edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
15/07/2019
La inestabilidad política no afecta, por ahora, a la economía

El futuro Gobierno jugará la baza de la inversión pública para frenar la desaceleración

Reformas, Presupuesto y plan de inversiones públicas deberán apuntalar la expansión de la economía que, a pesar de los piropos europeos, se desacelera
Juan José González
Las cifras de actividad económica en España no parecen dar la sensación que cabría esperar de cualquier episodio político caracterizado por una situación de inestabilidad política. Al menos, la ausencia de Gobierno no está provocando una caída de la actividad económica o de un repunte del desempleo. Incluso habría que valorar que, a pesar de que el Ejecutivo actual lo es en funciones, los datos internos y las instituciones económicas europeas despejan cualquier sombra de duda sobre la buena marcha, a pesar de todo, de la economía. La actividad económica tampoco parece resentirse con un Gobierno en funciones y un horizonte difuso e imprevisible respecto a posibles pactos de gobierno y legislatura. Conscientes de este escenario, las autoridades europeas han valorado el dinamismo económico despreciando cualquier peligro de desaceleración que pudiera causar la inestabilidad política. En otras palabras, la Comisión Europea ha venido a decir que la situación política no incide en la buena marcha de la economía, a diferencia de las valoraciones pesimistas internas de distintos medios económicos, patronales y lobbies empresariales. Otra cuestión es que, al margen de que se vayan a cumplir los pronósticos del Gobierno (hoy en funciones) y de la Comisión Europea, existe el riesgo de perder la inercia del crecimiento, dinámica que se puede romper para España si no se desatascan algunas cuestiones urgentes que necesitan reformas inaplazables.
Las autoridades económicas europeas, al contrario de lo cabría esperar, parecen haber renunciado a hacer valoraciones políticas en sus pronósticos sobre la economía española, de la que han alabado su buen ritmo de crecimiento y actividad. Es decir, no se han detenido en valorar los efectos nocivos que la inestabilidad política -Gobierno en funciones y ausencia de alianzas- podría provocar en la marcha de la economía. De esta forma, los pronósticos sobre el crecimiento previsto para 2019 y para 2020 no sólo no han sido ajustados a la baja sino todo lo contrario, mejorados y con cifras al alza.

Se produce esta actitud positiva hacia España en un momento peculiar, coincidiendo la inestabilidad política de un Gobierno en funciones con la incertidumbre en la economía internacional provocada por la inestabilidad comercial y los efectos de esta sobre algunas industrias nacionales, en concreto, los problemas para algunas empresas y productos en el mercado de la exportación. Sin embargo, los informes europeos (primero del Eurocofin y luego el de la Comisión Europea) se fijan en un aspecto nada despreciable que interesa a la actividad política: la falta de reformas económicas. En este sentido, la referencia al mercado laboral es directa y advierte de la urgencia de determinados cambios en la legislación laboral. Pero además, los informes dejan de manifiesto una ausencia relevante en la actividad política relacionada con la economía que sí tiene que ver con la falta de Gobierno: la falta de un Presupuesto del Estado así como de un plan de inversión pública.

En este sentido, se echa en falta sobre todo la colaboración de la inversión pública, el impulso de los programas de inversión del Gobierno, que deberían estar animando aún más la expansión económica, pero que, debido a la falta de Gobierno y, por ello, a la falta de un Presupuesto del Estado está dejando que sea el sector privado el que tire del carro. Quizá sea esta la gran baza que tiene guardada el Gobierno en funciones para que cuando consiga cerrar un pacto para la formación del nuevo Ejecutivo, presente un Presupuesto llamado, finalmente, a consolidar el crecimiento actual y asegurar el próximo ejercicio.

Es probable que el Gobierno en funciones esté haciendo una lectura únicamente política de los informes sobre España que, como el más reciente de la Comisión Europea o el anterior del Ecofin, pronostican un crecimiento de la economía del 2,3% del PIB y, por tanto, la sitúan como el alumno europeo aventajado para el presente ejercicio (revisado hasta el 2,3% del PIB) así como también para el próximo. 

Si la lectura es política, el nuevo Ejecutivo sólo tendrá que activar la aprobación del Presupuesto del Estado y proponer un plan de inversiones públicas moderado, sin excesos, para vencer a los pesimistas y cumplir con las expectativas europeas de crecer más que la media de la Unión Europea y más que muchos socios. El plan puede salir redondo si no se dejan sentir demasiado los ruidos de la guerra comercial internacional, los únicos que pueden desbaratar los planes del Gobierno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...