edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
26/07/2018

El gas del Mediterráneo oriental busca una salida a los conflictos políticos multilaterales con Turquía

Los acuerdos entre Egipto e Israel apuntalan al país árabe como el punto de distribución del combustible
Carlos Schwartz
La firma este año de un acuerdo entre Israel y Egipto por 15.000 millones de dólares para que el primero suministre 64.000 millones de metros cúbicos de gas durante 10 años se ha convertido en el acuerdo comercial de mayor importancia entre ambos países desde 1979. El acuerdo firmado entre el Grupo Delek de Israel y Dolphinus Holdings de Egipto despertó un profundo malestar por parte de Turquía, país que en el pasado tenía inmejorables relaciones con Israel. Los israelíes pasaban sus vacaciones en las playas turcas y las empresas israelíes vendían equipo militar israelí a las fuerzas armadas turcas. Pero el clima de distensión se fue enrareciendo lentamente en la medida que el Gobierno de Recep Tayip Erdogan se erigió en apoyo de las fuerzas de Hamas que controlan la vida política en la franja de Gaza. El acuerdo entre Jerusalén y El Cairo es una salida para los yacimientos de gas off shore de Tamar y Leviatán que son explotados por el Grupo Delek en asociación con el grupo tejano Noble. Ambos campos son una inmensa bolsa de gas bajo el lecho marino en el Mediterráneo oriental con el agravante de que otros países de la región reclaman derechos sobre esa reserva como es el caso de Líbano. Por su parte ENI con el gigantesco campo de Zohr y BP que explota otras reservas de gas también muy importantes en Egipto ya están bombeando gas a las plantas de licuefacción sobre la costa.
Egipto tiene una importante capacidad instalada para licuar gas sobre el Mediterráneo que permanece casi ociosa desde la revolución de 2011 que desembocó en el golpe de 2013 encabezada por Abdel Fattaj Al Sisi que tras un levantamiento popular depuso al gobierno islamista electo.

El desarrollo de los inmensos campos de gas de Egipto y la contribución de las exportaciones israelíes apuntan a convertir a Egipto en un centro de distribución de gas natural licuado con destino a Europa o a Asia a través del canal de Suez. La alternativa es la existencia de un acuerdo entre Israel, Chipre y Grecia para que las reservas de gas de los dos primeros suministren gas mediante un gasoducto submarino que pase por Chipre para su tránsito vía Grecia al sur de Europa. Este sería un sustituto tardío del proyecto denominado South Stream de Rusia a Italia bajo el Mediterráneo que fue hundido por la resistencia de Alemania al recorrido de la infraestructura. 

Turquía ya levantó la voz en contra de la explotación de gas por parte de Chipre, isla bajo el control Griego pero con una partición entre el norte de mayoría turca ocupado militarmente por Ankara desde 1974 y el sur griego. Este año la armada turca durante unas maniobras interceptó una plataforma de ENI que intentaba perforar el lecho marino en Chipre y el Gobierno de Erdogan reclamó los derechos de los turco chipriotas sobre las reservas. Egipto reaccionó con energía afirmando que sus derechos sobre el Mediterráneo Oriental eran irrenunciables, subiendo el tono del debate.

Los planes para hacer llegar el gas desde Leviatán hasta Dolphinus en Egipto no son claros, pero las empresas han hecho público un documento en el cual se especifica que se utilizaría un viejo gasoducto entre Israel y Egipto que se conectaría ahora a las infraestructuras en desarrollo y cuyo alcance se extendería también hasta Jordania. Israel tiene otras opciones que también han generado una fuerte tensión con Ankara. En diciembre pasado los ministros de energía de Israel, Grecia, Chipre e Italia firmaron un memorándum de entendimiento para el desarrollo de un gasoducto que tiene la bendición de la Unión Europea (UE) y se denomina EastMed con una inversión prevista en 6.000 millones de dólares. Esta inversión tiene sus retos, tanto financieros como técnicos por la gran profundidad en parte del recorrido. 

Pero es probable que el principal obstáculo sea la oposición de Turquía que reclama los derechos de la comunidad turca de Chipre sobre las reservas de gas. Ankara está además irritada por el acuerdo alcanzado entre Atenas y Macedonia para que este último país utilice la denominación de Macedonia del Norte lo cual permitiría que el país se incorpore a la OTAN y se establezcan en su suelo bases militares algo que Turquía pretende evitar. El nivel de tensión se ha incrementado de forma significativa y círculos políticos y diplomáticos en Atenas en las últimas semanas se apresuran a señalar que la tensión creciente puede acabar en una provocación militar en la región, una opción hasta hace poco descartada por los analistas regionales.

Los dirigentes de Israel, Grecia y Chipre realizan reuniones trilaterales regulares, la última en mayo, para debatir el desarrollo de los intereses comunes en el Mediterráneo oriental y se resienten de la presión de Turquía sobre los planes energéticos regionales. Antes de la virtual ruptura de las relaciones entre Ankara y Jerusalén el Gobierno turco había negociado la posibilidad de que Israel suministrara gas a su país para reducir su dependencia energética de Rusia. 

“Hay dos países empeñados en el control del Mediterráneo oriental, Turquía e Israel. Hay que elegir con quien se establecen las alianzas. La ocupación militar de la región turco chipriota en la isla en 1974 hace que para Atenas el aliado sea Israel. Esto ha llevado a que Grecia mantenga una defensa testimonial de los derechos del pueblo palestino pero bloquee en sus puertos los convoyes marítimos destinadas a llevar a la franja de Gaza material sanitario y alimentos en operaciones humanitarias simbólicas destinadas a romper el bloqueo de la región controlada por el movimiento islamista Hamas apoyado por Turquía. Este cambio diplomático por parte del Gobierno de Syriza hay que leerlo en función de los intereses energéticos del país”, señala una fuente diplomática de la región.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...