edición: 2556 , Martes, 18 septiembre 2018
14/06/2018
banca 
Hernández de Cos se presenta

El Gobernador, inquieto: la rentabilidad bancaria sólo a expensas de la subida de tipos 

Las cuentas de Liberbank sometidas y las de BBVA resignadas a la normalización de la política monetaria, aunque una demora pondría en apuros a la asturiana
Juan José González
Primer toque del Gobernador, primera llamada de Hernández de Cos a los presidentes de los bancos. Llamada de cortesía, de presentación formal pero de gran utilidad para todos. Al primer contacto telefónico le seguirá una primera visita, similar a la diplomática entrega de credenciales de los banqueros en la sede del supervisor local, en Cibeles y uno por uno, uno tras otro. Trece banqueros que ya conocen la letra de una canción de la que apenas esperan cambios de música. La rentabilidad de la banca medida en términos de ROE, sobre el capital, dista mucho de las necesidades del sector, muy alejado de la rentabilidad que espera el mercado. Cálculos recientes del Banco de España fijan que la rentabilidad sobre el capital, en media anual en el conjunto del sector alcanza el 5% y con muchas dificultades, mientras que el mismo supervisor subraya como un hecho preocupante la distancia que le resta a ese porcentaje para alcanzar la rentabilidad mínima que exige el mercado, en el entorno del 10%. La diferencia entre el rendimiento del capital y la rentabilidad exigida por los inversores se viene reflejando en las bajas valoraciones bursátiles, acordes con el nivel de los márgenes, con precios objetivos contenidos en espera de la normalización de la política monetaria y con esta el regreso a los valores pasados del precio del dinero.
Pero mientras tanto, la travesía del desierto se acerca al final de un largo camino que parece querer cerrarse en un escenario dominado por la recuperación económica, en plena expansión y con notable ventaja la española frente al resto de Europa, al tiempo que con el regreso a una fase en la que se prevé una fuerte demanda de crédito hipotecario. Situación que puede hacer posible una recuperación rápida de los márgenes -el de intermediación en particular- como también una nueva vida para las cuentas de resultados. Ahora resta por conocer si el Banco Central Europeo adelantará la fecha del regreso a la normalidad o será necesario esperar para controlar otros desequilibrios, también bancarios.

Los bancos están inmersos en la búsqueda de la diversificación de las fuentes de ingresos debido a que la subida de los tipos de interés no comenzará a producirse de forma oficial en los próximos ocho meses, e incluso, llegada la fecha, su aplicación a la operativa del negocio bancario no es, en la mayoría de los productos, automática ni inmediata. En esa tarea de diversificación de ingresos los bancos analizan en la actualidad la aportación al margen de los nuevos servicios y productos telemáticos, online y digitales, en los que el sector tiene depositadas muchas esperanzas, dado que se trata de una de sus principales apuestas y en la que tiene comprometidas la mayoría de sus inversiones.

Cabe esperar que, si las condiciones de financiación y de liquidez necesarias para el negocio bancario se mantienen estables, como reflejan los indicadores económicos, parecería razonable esperar un aumento importante en la concesión de préstamos y una mayor demanda de crédito, tanto de particulares como empresarial. Este escenario, que sobre el papel parece más factible, es sin embargo, cuestionado por las autoridades más escépticas en Bruselas que se muestran más preocupadas por los problemas pendientes.

Como todas las cosas, el cambio de política monetaria también va por barrios. Para Liberbank la subida de tipos puede tener dos efectos contrapuestos, una trágica, en forma de puñalada por el elevado peso de la cartera de bonos que figuran en su balance y que dispararía los costes para la entidad, y otra un balón de oxígeno o espaldarazo por los mayores ingresos que obtendría por la vía del alto volumen de crédito hipotecario que mantiene en cartera. Por tanto, la subida de tipos -a la que el sector prefiere calificar como `normalización´ de tipos- puede ser clasificada por las entidades en función de sus fortalezas y debilidades en el balance.

De ahí resulta la diferente posición de unas y otras; más penalizada la antigua Caja de Asturias y hoy Liberbank, frente a las que probablemente se verán beneficiadas por la recuperación del precio del dinero como Caixabank y sin perder de vista a BBVA que, como el resto de entidades bancarias han venido sufriendo la política monetaria de los tipos de interés más bajos de la historia, situación que sigue estando reflejada en los estrechos márgenes de intermediación y por tanto, en la cuenta de resultados.

Porque a la espera de solución permanece el destino definitivo de la Unión Bancaria, aún sin concluir, y también el cada día más alarmante de la crisis que no cesa de dos bancos italianos, otros dos alemanes y sin olvidar que en España todavía tiene pendiente, entre otros, la privatización de Bankia, el destino final de Liberbank, la conclusión de la integración de Popular en Santander o el nuevo rumbo que puede tomar BBVA tras la próxima salida de su actual presidente, Francisco González.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...