edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
06/09/2019
Estrategia para extender el sistema de `lotes´

El Gobierno abre el melón de la representación en los consejos de instituciones públicas

Por el sistema de reparto por grupos, o lotes -según la representación parlamentaria- los socios o coaligados con el Gobierno tendrán su asiento en los consejos de supervisores y reguladores
Juan José González
El ICO, el Banco de España, la CNMV, la CNMC, el CIS, RTVE, el Defensor del Pueblo, el Consejo de Seguridad Nuclear, el Consejo de Estado y hasta la Agencia Tributaria parecen vivir una situación de interinidad, un tiempo de descuento en un largo partido cuyo final no figura, hoy día, escrito en ninguna parte. El sorteo institucional propuesto por el actual Ejecutivo en funciones, con la disposición manifestada por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a entregar a su `socio preferente´ Podemos las presidencias y primera responsabilidad en las instituciones mencionadas, es un sistema de tómbola orgánica hasta ahora desconocido, si bien cuenta con varios antecedentes aislados (no a modo de paquete) en la historia de la democracia española. Instituciones políticas y económicas cuyo funcionamiento se quiere poner a disposición del juego político, del intercambio entre partidos. Órganos en teoría de perfil independiente que en virtud de las necesidades de la coyuntura política perderían seguramente su neutralidad y autonomía. En esencia, se puede decir que la iniciativa del ofrecimiento institucional a Podemos, supone trasladar el actual reparto del control político, en la práctica actualmente en el poder judicial y otras instituciones de control. Lo que no impide pensar en la posibilidad de pérdida de independencia y debilidad de las instituciones si el reparto en cuestión llega a materializarse.
Todo comenzó con el ofrecimiento del PSOE a Podemos de dar entrada a un representante de la formación política en el Consejo de Seguridad Nuclear para `cumplir´ con una cuota de representación. Era el principio de la estrategia que pretende desarrollar ahora el partido en el Gobierno con las nuevas propuestas conocidas en los últimos días para dar entrada en órganos de gobierno de algunas de las instituciones más influyentes de la Administración del Estado.

Se trata de órganos decisivos de control y gestión de intereses públicos con enorme repercusión en los intereses privados, en la vida de la ciudadanía y en la actividad económica del país como son las instituciones ofrecidas en mercadeo político a los hoy `socios políticos preferentes´. Sobre el papel se presenta el movimiento del Ejecutivo como una parte del sistema establecido de lotes por partidos de representación parlamentaria, lo que sirve en esta ocasión para abrir la puerta de un grupo de instituciones, como las señaladas al principio, a nuevos representantes que encontrarían un sitio en el primer órgano de gobierno: en el consejo de administración.

El sistema actual de reparto del poder por lotes, según representación parlamentaria, es efectivo en la práctica en algunos órganos del poder judicial. Pero ahora se pretende abrir el abanico y extenderlo a otras instituciones del Estado con capacidad regulatoria. La estrategia de desarrollar ese sistema llega ahora, o pretende llegar, a una veintena de instituciones y órganos de la Administración con poder regulatorio en el ámbito económico y financiero.

El ofrecimiento del Gobierno en funciones a Podemos se enmarca en esa estrategia de extensión del sistema de lotes, o reparto del poder, en función de la representación política.
La primera oferta se centra en puestos de dirección y continúa con puestos en el consejo de administración, el órgano de control y mando preferido por los representantes políticos en tanto que centro neurálgico de poder real en una institución o sociedad.

Ante esta iniciativa, sorprendente para algunos de los máximos responsables de las instituciones citadas, cabría imaginar lo que debe pasar por su cabeza, testigos de la utilización de estas instituciones brindadas a sus socios como si de mercancía vulgar se tratase. Seguramente esos responsables, de la CNMV, la CNMC, RTVE, CIS o incluso el Banco de España, no se hayan tomado muy en serio lo que parece ser un globo sonda lanzado en un momento de vientos cruzados. Aunque cabe la posibilidad de que se lo hayan tomado en serio y ya estén pensando en su próximo destino. Se sabe que uno de los responsables afectados por el posible movimiento político fue `sosegado´ por un superior del Gobierno quien le matizó que dar entrada en una institución no era lo mismo que controlarla.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...