edición: 2910 , Viernes, 21 febrero 2020
08/01/2020
Balance político en precario

El Gobierno en funciones saca partido de las ventajas de la falta de iniciativas legislativas

Sin iniciativas no hay gestión y al estar en funciones, el Ejecutivo apenas ha podido legislar y, por tanto, tampoco se ha podido confundir
Juan José González
A la espera de conocer el nuevo Gobierno presidido por el Pedro Sánchez, investido hace apenas unas horas, se impone una primera reflexión sobre las ventajas que conlleva haber vivido una etapa de varios meses con un Gobierno en funciones, lo que lleva también a considerar la virtualidad de haber cubierto una etapa de dos años con un único Presupuesto del Estado o, dicho de otra forma, con uno prorrogado como es el correspondiente a 2018. Salta a primera vista que el pueblo que es capaz de gobernarse sólo, con casi una veintena de ministros en funciones equivale, salvando algunas distancias, a una ausencia de Gobierno que, como se sabe, es la ensoñación de los ideales anarquistas. Y también, por qué no, del ideal comunista por aquello de que la falta de un Gobierno efectivo hace posible la administración de las cosas. En la práctica, es cierto que no se ha dado el uno ni el otro aunque también es verdad que el Ejecutivo en funciones en todo este tiempo sólo pudo gestionar o administrar lo heredado por el anterior y dándose la paradoja que todavía algunas de las reformas del anterior gabinete (del PP) figuran en el futuro Gobierno de coalición como todo un objetivo a pelear como es la derogación de la reforma laboral. Anécdotas al margen, y aquí se apunta una ventaja, quizá la mayor de todas, de contar con un Gobierno en funciones es que no ha podido tomar demasiadas iniciativas, de ahí que se le tache más de administrador de una herencia que de precursor de nuevas reformas e iniciativas.
En realidad, en los últimos cinco años -de 2015 a diciembre 2019- ha habido poco, muy poco o escaso gobierno. Lo cual no ha pasado inadvertido por los inversores internacionales que han sido testigos de una larga etapa de gobierno en funciones, hasta el punto que buena parte de ellos se han mostrado partidarios de mantener la fórmula en adelante, pues un Ejecutivo con muy escasa (por decir algo) producción legislativa elimina con esta práctica todos los niveles posibles de error. Y, por supuesto, no se equivoca nunca porque la ausencia de Gobierno no permite mantener una mínima actividad de producción normativa.

Bien es sabido que existe una tradición un tanto absurda que tiende a identificar el éxito de un Ejecutivo por su actividad, o más bien, activismo, legislativo, de modo que a mayor producción legislativa mayor es el triunfo de un determinado Gobierno. Pues bien, la práctica viene demostrando que no cabe dicha identificación y que lejos de ser esta (la gran producción legislativa) un atributo de la calidad de un Ejecutivo acaba siendo todo lo contrario. En este sentido, parecería más inteligente pensar en que, por razones de cantidad, será mejor aquel gobierno que menos legisle en el entendido de que a menos leyes también menos errores.

Claro que siempre puede haber excepciones a estas reglas un tanto informales. Es el caso, nada descartable, de la llegada de una eventual recesión que pilla a un país con un Gobierno en funciones. Qué hacer? Pues en este caso, más bien poco, es decir, lo mismo que se venía haciendo desde 2018, primer año del Presupuesto que ahora, ya en 2020, acaba de acompañar al nuevo Gobierno a una nueva legislatura, Presupuesto que, obviamente, modificará a toda velocidad para poder cumplir con todos o con buena parte de sus compromisos.

Se trata de un Presupuesto (el heredado) que se mostró ideal para una situación de crisis, un documento contable equilibrado, no expansivo pero tampoco contractivo, es decir, el término medio presupuestario que siempre se persigue pero que nunca se consigue. Con éste instrumento se han pasado dos ejercicios completos y complejos, y por si fuera poco, con el beneplácito y aprobación de los supervisores europeos, los siempre molestos técnicos del Banco Central Europeo. Milagro se podrá decir, incluso, de Presupuesto que, junto al desgobierno o Gobierno en funciones, ha conseguido el milagro de seguir manteniendo el crecimiento en positivo, por encima de los socios europeos y de la media de la Unión Europea.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...