edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
16/07/2020

El Gobierno italiano se arruga y salva a Atlantia de la quiebra tras pactar su salida de Autostrade

La empresa de los Benetton, socia de ACS en Abertis y Hochtief, tiene una colosal carga de deuda
Carlos Schwartz
El Gobierno italiano que lanzó rayos y truenos contra Atlantia por el derrumbe del puente de Genova en agosto de 2018, y la amenazó con multas y la resolución de los contratos, anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con la familia Benetton para que se retire de forma escalonada de la operadora Autostrade. Atlantia tiene el control de la operadora de infraestructuras italiana y ha sido una bomba de dinero para los Benetton. Los grandes dividendos obtenidos de la operadora y concesionaria fueron en detrimento del gasto en mantenimiento que de acuerdo con las causas abiertas por la justicia italiana está directamente vinculado a la catástrofe que costó la vida a 43 personas que transitaban por el viaducto en sus vehículos. En su momento la coalición en el gobierno dijo que tomaría medidas severas y además de una multa dijo que forzaría una resolución de los contratos de Autostrade. El efecto de las admoniciones fue un derrumbe del precio de las acciones de Atlantia en Bolsa, porque una resolución de los contratos de explotación sin compensaciones sumados a una multa suponía la quiebra de la empresa. La propia Atlantia se ocupó de dejar en claro que su futuro estaba en juego. En enero pasado Fitch degradó a Atlantia a BB por su fuerte exposición a la deuda y las incertidumbres que el proceso negociador con el Gobierno podían deparar para la empresa.
Este movimiento dejó abierta la posibilidad de obligar al repago de 2.000 millones de euros al Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la estatal Cassa Depositi e Prestiti (CDP). También a comienzos de este año en medio de la asfixia financiera Atlantia sondeó en el mercado la posibilidad de vender su participación del 24% en Hochtief que ACS le endosó, no sin habilidad, como parte del trágala para entrar en Abertis. En febrero ante versiones de la prensa italiana que apuntaban a que ACS compraría la participación de Atlantia en Hochtief el presidente de ACS Florentino Pérez desmintió la versión y señaló que: “Tenemos una muy buena relación con nuestros socios italianos y vamos a seguir desarrollando proyectos en Abertis como hasta ahora”. 

De acuerdo con los estados financieros de Atlantia en 2018, los últimos disponibles, la deuda neta de la empresa era de 37.931 millones de euros, y el negocio en Italia representaba el 46% del total. Esto quiere decir que la empresa perderá un volumen de negocio considerable, pero no deberá ir a la quiebra, al menos en lo inmediato. El negocio en Francia representa un 18% del total y el de España un 16%.

La reunión del Consejo de Ministros en el que se cerró el acuerdo se inició a las 22.54 horas del martes 14 y acabó en la madrugada tras varios intercambios de propuestas entre el Gobierno y la empresa. Atlantia ya había ofrecido vender su participación en Autostrade per l'Italia (Apli) de la cual tiene el 88% como forma de solventar el pleito y salvarse de la catástrofe, algo que se había rechazado en el pasado. El mecanismo diseñado por el Gobierno es una ampliación de capital reservada a la entidad bancaria estatal CDP. La entrega por Atlantia de su paquete de acciones para que el Gobierno disponga de él transmitiéndolas a los inversores institucionales que considere oportuno. La futura salida a bolsa de Apli. El bloqueo de reparto de dividendo por Atlantia de la venta de acciones de Apli. La escisión de Apli del perímetro de consolidación de Atlantia. 

La operación es una nacionalización transitoria de la concesionaria de autopistas que indirectamente favorece a Atlantia en la medida que ésta se sustrae al coste de inversión que supone poner en orden la red viaria del país severamente deteriorada por la falta de mantenimiento. El acuerdo del consejo de ministros establece medidas de compensación a cargo de forma exclusiva de Aspi por importe de 3.400 millones de euros. Pero ocurre que finalmente esta operación de compensaciones va a quedar en manos de la propia CDP que pasa a ser su accionista mayoritario de forma transitoria y quien carga con una ampliación de capital para poder hacer frente a los planes de saneamiento de la operadora y las obras previstas. Es a toda luces una situación en la cual el Gobierno ha decidido, probablemente influido por la severa crisis económica del país y global, no dar la puntilla a Atlantia, aunque el futuro de la empresa queda envuelto en un halo de misterio y no parece de por sí muy promisorio si se tiene en cuentas que pierde el 46% de su negocio. 

Eso sí, se libra de una convocatoria de acreedores en el corto plazo. Esto se reflejó con una subida en bolsa de sus acciones del 20%. Queda por cuenta de los analistas de inversiones la valoración de si su negocio en el resto de Europa, que representa el 34% del total, puede compensar la pérdida de Italia. El resto del mundo virtualmente no cuenta puesto que se trata de economías emergentes abocadas a severas crisis económicas cuando no a recesiones de caballo. El acuerdo con Atlantia incorpora el abandono de todos los litigios judiciales en torno a la reconstrucción del puente Morandi interpuestas de forma cruzada entre Atlantia y la abogacía del estado, el reconocimiento de los cambios de regulación en materia de tarifas de tráfico en autovías -que fueron reducidas por el gobierno- en un decreto ley del 30 de diciembre de 2019. El reforzamiento de los sistemas de control a cargo del concesionario y un severo aumento de las sanciones por incumplimiento de obligaciones, que hasta ahora eran ridículas, como en España. Queda por ver si esta intervención providencial del Gobierno permite a Atlantia mantener el pulso vital. En los mentideros vinculados a las obras públicas hay quien dice que el presidente Pedro Sánchez recordó al primer ministro italiano Giuseppe Conte que Atlantia tiene intereses en España…

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...