edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
08/05/2018
El `filtro político´ para esconder el peligro

El Gobierno oculta los riesgos de un escenario económico lesivo para el empleo

Una ligera distorsión del petróleo, del dinero y del comercio exterior darían al traste con los 600.000 empleos prometidos
Juan José González
Los cálculos del Gobierno deparan en los últimos meses uno de los horizontes económicos más optimistas con los que pueda soñar la ciudadanía. Sobre una base de incierta previsibilidad, se ofrecen un escenario económico fuertemente influenciado por un filtro político bajo el que se esconden probabilidades, riesgos y peligros. Manda el relato del crecimiento económico como concepto de justificación de la recuperación. Crecimiento sostenido para los próximos años aunque sea a costa de una ligera desaceleración -entre dos y cinco décimas- leves desviaciones posible pero dentro de las previsiones del ministro de Economía. En principio, las cifras que recogen los escenarios son esperanzadoras, al menos, en los dos primeros ejercicios de 2018 y 2019: crecen y avanzan los indicadores `buenos´ y se reducen los `malos´. Es decir, bajaría la tasa de desempleo, y subiría el nivel de ocupación; caería el déficit público y se reduciría la deuda pública. Y si todo sale bien se crecerá en 2018 y siguientes, hasta 2021, cuando desde Bruselas soliciten un nuevo Plan, documento muy parecido al Programa de Estabilidad remitido a la Comisión el mes pasado. El Programa en cuestión, sin embargo, lleva incorporadas tres variables externas cuyo dominio no corresponde al Ejecutivo, sino a los mercados. Tres variables incontrolables que pueden convertir los sueños en pesadillas, según de dónde y cómo pegue el viento. Tres hipotecas como el precio del petróleo, el precio del dinero y la incertidumbre en torno al comercio internacional. Tres situaciones y tres escenarios que entrañan riesgos sobre los que el Gobierno no se pronuncia, porque no tenga plan alternativo o porque el filtro político aplicado no permite imaginar riesgos mayores.
Preocupación especial en Economía por el ritmo de la subida del petróleo, materia prima que ya registra los niveles más altos desde 2014 y que en sólo un mes ha subido lo mismo que a lo largo de 2017. Precios por encima de los 70-72 dólares que ni siquiera ha conseguido frenar la escalada del dólar. Temores en el equipo de Escolano que ve en el desequilibrio entre oferta y demanda una amenaza para los escenarios económicos contemplados en el Plan de Estabilidad que obra en poder de Bruselas desde el pasado mes de abril.

El riesgo en el precio del petróleo se encuentra a tan sólo tres o cuatro dólares del escenario "alternativo", que sitúa el precio del barril en los 75 dólares para 2018. En el escenario que baraja actualmente el Ejecutivo, el barril se sitúa en el entorno de los 67 dólares para 2018 y 64 dólares para los dos siguientes, lo que da idea del riesgo que comportan unas cifras ya desfasadas para las previsiones que puedan haber hecho otros agentes económicos. Porque en el caso de una desviación mayor de tres dólares por barril, sería obligado un ajuste en el crecimiento de tal calibre que se llevaría por delante tres o cuatro puntos en el conjunto del período que contempla el Programa de Estabilidad.

Los precios del dinero es otra variable que tiene en cuenta el Programa, si bien, en este caso, el Ejecutivo asegura que las variaciones en los tipos de interés no producirán mayores problemas y que, salvo imprevistos, es decir, que se produzcan subidas mayores que las estimadas por las autoridades, no será necesario ajustar el crecimiento de la economía. Sólo en una situación de subida brusca de tipos, se produciría una rebaja del PIB de un punto, habría más déficit, más deuda y 122.000 empleos menos.

La tercera variable incontrolable para los responsables de la economía se encuentra en el escenario exterior: los mercados de exportación españoles se encuentran actualmente a merced de los impulsos proteccionistas de EE UU y de la reacción del resto de grandes mercados. Y aunque en este punto los efectos sobre el crecimiento económico, la deuda, el déficit y el empleo serían ligeramente menores a los provocados por la subida del precio del petróleo y del dinero, el Gobierno se vería obligado a hacer un ajuste en sus previsiones y que, en el caso del empleo restaría 83.000 puestos de trabajo.

Pero quizá el aspecto más llamativo del Programa de Estabilidad del Gobierno no se encuentre tanto en las cifras que dibujan los dos escenarios -central y alternativo- como en la ausencia de un marco de urgencia para el caso en que las tres variables consideradas -petróleo, dinero y comercio- se produjeran, no al mismo tiempo -sería una catástrofe- si no que se sucedieran con mayor intensidad de la prevista, o bien, con un mínimo espacio de tiempo entre ellas. Aspecto llamativo porque no se ofrece un escenario que se puede producir, posible, al ser eliminado por un filtro político que evita cualquier hipótesis que no sea positiva.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...