edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
05/03/2018
Entre ministras, candidatas y gobernadoras

El Gobierno pretende la sorpresa con el nombramiento de tres mujeres

Al grito de ”más mujeres al poder” el Ejecutivo de Mariano Rajoy quiere dar la nota priorizando el género en los nuevos nombramientos; una ministra de Economía, una gobernadora del Banco de España...
Juan José González
Entre las paredes mudas del palacio de La Moncloa transitan estos días, encubiertos entre números y candidatos, listas de personas con currículum, antecedentes, referencias y pertenencias a familia política, social, amigos próximos, lejanos y adyacentes de quienes aspiran a sustituir a los salientes, cambiantes y mutantes de los más diversos puestos oficiales en juego y potencialmente vacantes. De Guindos deja desnudo al equipo más íntimo en el Ministerio de Economía, con sus ex colaboradores en huida. La mayoría ya cuentan con un nuevo nombramiento para abril. Es el tiempo y momento de los segundos espadas, de las manos derechas de los primeros espadas. El epicentro del movimiento político está situado en el Consejo de Ministros, y la onda expansiva alcanza al Ministerio de Economía, a pie de temblor, y un poco más alejado pero en el mismo radio de acción, el Banco de España. Recuerdan en medios oficiales la situación incómoda a la que tuvo que hacer frente el presidente del Gobierno a propósito de la solicitud de la oposición -en España y en Bruselas- para que una mujer fuera la designada por el Ejecutivo para ocupar el sillón de la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). Señalan los mismos medios que el candidato Luis de Guindos era inamovible pero que no por ello se renunciaba a alcanzar un acuerdo posterior para situar a una o a varias mujeres en puestos considerados de primera línea ejecutiva. Pero ahora el Gobierno trabaja en listas donde domina la presencia femenina, un terreno donde el presidente pretende la sorpresa y evitará a la oposición.
En el fondo, el Ejecutivo nunca tuvo dudas ni de la designación de su candidato para la vicepresidencia del BCE ni de la actitud de la oposición al respecto, dada su intención en hacer `bandera  feminista´ con ocasión de cualquier cambio. Y éste no era menor, como así ha quedado patente con el eco y ruido mediático alcanzado. Porque de un tiempo a esta parte los asuntos de género han adquirido mayor relevancia cuando se trata de elaborar listas, perfiles y relación de posibles aspirantes a cargos políticos.

Listas que hoy día no se limitan a la sustitución del ministro de Economía Luis de Guindos, camino del nuevo empleo en Frankfurt. Ya hay listas para sustituir a Luis Mª Linde en el Banco de España, cuando a la altura del mes de junio haya que proponer a una persona para el sillón que dejará vacante el actual Gobernador. Pocos, muy escasos e, incluso, se diría que hasta mal colocados, aparecen los primeros nombres de varones para los cargos más relevantes que a muy corto y a medio plazo deberán cambiar de nombre y apellidos. Incluso se quiere y desea que también de género.

Por eso anda el patio revuelto, expectante y vigilante. Atentos todos en Economía a las reuniones en Moncloa, en los movimientos de funcionarios que a diario vienen y van a presidencia de Gobierno para tratar asuntos más propios de la Secretaría de Estado, de los subsecretarios y de los jefes de gabinete ministeriales en sus tareas ordinarias y habituales. Esta semana es probable que se conozca ya a la persona que sustituya a Luis de Guindos, quizá el viernes. Y es probable que el presidente aproveche para dar su primera sorpresa con el nombramiento de una ministra de Economía.

Una ministra con la que intenta `tapar la boca´ a los más críticos, a la oposición política. En el caso de que el presidente se decida a poner en práctica la "sorpresa" -en palabras de un miembro del Ejecutivo- la ministra contará con un mandato tan breve como el que se estima para el resto de la legislatura, es decir, menos de dos años. En medios próximos al Ejecutivo se descarta cualquier nombramiento `florero´, tipo Elena Salgado y con el que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero logró salir del apuro tras la dimisión de Pedro Solbes.

Pero ahora el asunto de género no se limita al cambio en Economía o, visto desde otro ángulo, el movimiento en Economía -el punto más próximo al epicentro- sino que el temblor en la corteza política va a desencadenar desplazamientos en otras zonas del poder económico. Es el caso del Banco de España, destino probable de Margarita Delgado, la actual directora general del MUS, el mecanismo de supervisión bancaria europeo, para suceder a Linde. Sería la `sorpresa´ del presidente del Gobierno para Cibeles, aunque conocedores de las listas la sitúan también en Economía. Otros nombres `sorpresa´ que cuentan para Economía y Banco de España son los de Emma Navarro, secretaria del Tesoro y Rosa Sánchez, hoy en el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa. Sorpresas entre ministras y gobernadoras que el presidente del Gobierno desea como medallas y que evitará consensuar con la oposición.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...