edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
02/11/2018
Para Moncloa el supervisor es gafe

El Gobierno subestima las advertencias del Banco de España ”por pesimistas”

Economía, Trabajo y Hacienda preparan una contestación para matizar el discurso del Gobernador Hernández de Cos
Juan José González
Salta en su debut el Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, a la arena del ruedo político en medio del revuelo hipotecario, de numerosas y variadas apuestas sobre previsiones económicas privadas, en medio de la pugna judicial con uno de los juicios más comprometidos de la democracia, como el asunto catalán, y en la antesala de una controvertida aprobación presupuestaria para el próximo ejercicio, con nuevos impuestos y reformas de amplio alcance como la del Salario Mínimo (SMI). No es el mejor de los escenarios posibles para pasar inadvertido, por lo que todo indica que se trata de una intervención seleccionada en tanto que el discurso y el fondo de su mensaje persiguen la clara intención de llamar la atención. El Banco de España suele manejar varias hipótesis sobre escenarios futuros, económicos y financieros, que entiende deben ser comunicados al público y a los que acompaña con su interpretación y opinión. Así lo ha venido haciendo desde décadas con sus análisis, advirtiendo de posibles consecuencias, fundadas en datos, y basadas en la calidad del análisis, lo que a menudo le ha costado fuertes críticas como también el reconocimiento del acierto de sus predicciones. Los análisis del Banco de España suelen desatar una batería de ataques en su contra y en la práctica el cruce de críticas entre el supervisor y el bando político, integrado por el Gobierno y demás fuerzas políticas y sociales. Interviene el Gobernador en el momento preciso, cuando el Ejecutivo es contestado por el sector empresarial y en un escenario al que llegan los primeros signos de deterioro de expectativas.
Advierte el Banco de España en su análisis de la necesidad de reducción del endeudamiento del sector público y de la deuda pública. Advierte de las consecuencias del aumento salarial, del SMI en un 22%, de los riesgos que entraña la medida en relación con las pensiones y su referencia al IPC. Son consejos y observaciones que no agradan al Ejecutivo al ir en contra, frontalmente, del criterio y planes de las autoridades políticas. Si en el Gobierno no se esperaba que el banco público emitiera precisamente una loa de los planes políticos que piensa llevar a la práctica, tampoco contaban con una crítica tan directa y concreta centrada en la reforma del SMI.

Quizá por la falta de experiencia del equipo económico del Gobierno, que debería haber repasado las intervenciones de anteriores responsables del banco, más centrados con frecuencia en aspectos laborales, salariales, dada su repercusión directa en el gasto público a través de las pensiones y, por supuesto, en la forma en que pudiera afectar a la contratación de determinados segmentos o colectivos de trabajadores, las advertencias de Hernández de Cos suenan a críticas del enemigo.

Es probable que las responsables de Economía, Trabajo y Hacienda ocupen una parte del puente festivo en analizar el texto del supervisor y comparar los cálculos utilizados por el Gobierno para proponer las medidas laborales y fiscales con los datos del Banco de España. Esta parece haber sido la recomendación del presidente del Ejecutivo a sus ministras cuando esta semana valoraba la intervención del Gobernador señalando que la economía no es una ciencia exacta.

Pero es la derivada de los gastos de las pensiones públicas y su relación con la inflación la que parece haber causado más inquietud y preocupación en el banco público. En primer lugar porque los planes del Ejecutivo no revelan la forma o el mecanismo de financiación de las nuevas propuestas. Es probable que esta laguna en la información respecto a la forma de financiación, al necesitar esta de mayores recursos, no sea el momento más oportuno o conveniente para comunicar que, obviamente, las propuestas tanto de nuevo salario mínimo como de mayores prestaciones públicas pasan en todo caso por un aumento de la presión fiscal. Y no precisamente a los grandes patrimonios, sino a un amplio segmento de colectivos de trabajadores.

Las críticas desde el lado político, en este caso, con el Gobierno al frente y el respaldo de fuerzas sindicales y políticas próximas, están valorando que el banco público se equivoca en sus pronósticos sin entrar a considerar qué parte de razón pueden tener sus advertencias, que a fin de cuentas es lo que son y pretenden. Aunque tratándose de que los pronósticos del Banco de España cuentan con un fuerte reconocimiento y crédito sus conclusiones deberían preocupar más al Ejecutivo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...