edición: 2826 , Miércoles, 16 octubre 2019
20/09/2019

El interés de los Repos en Nueva York se dispara forzando la intervención de la Fed  

El banco central ofrece liquidez en sucesivas rondas para evitar la tensión por la caída de reservas
Carlos Schwartz
La Reserva Federal (Fed) ha entrado al mercado interbancario de préstamos a un día contra deuda denominado 'Repo' para disipar las tensiones ocasionadas por las dificultades de los bancos para mantener el nivel de reservas en el sistema del banco central. El tipo de interés de los 'Repo' que deberían estar en torno al 2% se disparó esta semana hasta el 10%, lo que determinó tres intervenciones de la autoridad monetaria, para ofrecer dinero a cambio de bonos del Tesoro y deuda de alta calidad. En la última subasta el jueves llegó a dejar en el mercado 75.000 millones de dólares. Los analistas consideran que esta ronda de liquidez otorgada por la Fed disipará las tensiones entre la banca. El incidente ha despertado inquietud entre los observadores porque trae recuerdos de la crisis de liquidez por la que atravesaron los bancos en 2008 a consecuencia de la crisis financiera internacional. La banca en España sufrió de forma muy acusada la parálisis del mercado interbancario por la desconfianza de las entidades para prestarse dinero entre si, incluso con deuda pública como garantía en los momentos de mayor tensión en la crisis de la deuda.
La banca española obtuvo una ventana de liquidez en la London Clearing House, la entidad central de contrapartida en Reino Unido, a la cual acudieron un grupo reducido de grandes bancos españoles que repartían la liquidez luego entre las otras entidades del sistema. Esta situación crítica parece ahora parte de un mal recuerdo, algo que nadie quiere suscitar incluso como lección. Los analistas tienen razón cuando aseguran que las tensiones en el mercado interbancario estadounidense no tienen nada que ver con las de 2008. No estamos en una situación de parálisis del mercado por falta de liquidez y gobernado por la desaparición lisa y llana del mercado interbancario, sustituido por la liquidez de emergencia del bombero del sistema, la Fed. Sin embargo, no se puede decir que los fenómenos de entonces y de ahora sean hechos que carecen de vasos comunicantes. El primero de ellos salta a la vista.
 
La Fed inició de forma paulatina la reducción de su balance, que se había ampliado durante el proceso denominado 'Quantitative Easing', en 3 billones de dólares. El regulador se dedicó a adquirir de la banca deuda pública y otros instrumentos de primera calidad como forma de inyectar liquidez en el sistema bancario, lo que permitió que las reservas depositadas en el banco central alcanzaran a los 2,9 billones de dólares en 2014. Para drenar la liquidez la Fed el año pasado dejó de inyectar dinero y cuando el dinero del vencimiento de los bonos entraba en sus arcas destruía ese dinero de banco central entregado por el Tesoro. De esta forma achicaba la liquidez del sistema.
 
Sin embargo, el Tesoro adolece de un problema, de momento insoluble, la financiación del déficit del Estado. De tal suerte que, al mismo tiempo que la Fed destruye liquidez, el Tesoro necesita drenar dinero del sistema para colocar sus emisiones de deuda, que son uno de los pocos negocios rentables para la banca. La situación que se ha creado es que el nivel de reservas de la banca estadounidense en el banco central es de 1,4 billones de dólares actualmente, la mitad que en 2014. Pero estas reservas están comprometidas por los coeficientes y encajes de la banca en el banco central, lo cual deja la liquidez del sistema bancario en una situación de estrechez para operar en el mercado de crédito. La pregunta lógica en este contexto es si realmente esto nada tiene que ver con la crisis de 2008.
 
Las tensiones del mercado de 'Repos' a un día resultan efecto de la conjunción de dos factores, la esterilización de dinero por la Fed y la necesidad de colocación de bonos del Tesoro por parte del estado para financiarse. Si deshacer los mecanismos extraordinarios instaurados para dar liquidez a los bancos en 2007/2008 puede ocasionar tensiones en las presentes condiciones del mercado, a una década larga del comienzo de la crisis, se puede concluir entonces que las medicinas heroicas no se le pueden retirar al paciente sin ocasionarle serios trastornos.
 
La coyuntura se ha prestado para que el ahogo se produjera esta semana. De un lado empresas y particulares pagaron impuestos drenando dinero de las cuentas bancarias destinado al Tesoro. De otro los bancos se vieron anegados de deuda del Tesoro de subastas recientes que debían pagar. Pero el efecto no es resultado de una coyuntura desfavorable en la cual se han sumado circunstancias adversas. El ritmo de creación de deuda del Tesoro es superior a la velocidad de destrucción de liquidez por la Fed generada por el vencimiento de la propia deuda del Tesoro, potenciando el efecto de reducción de liquidez.
 
El equilibrio está roto y es necesario volver a dar liquidez al sistema. La tendencia general es a que la Fed deba reanudar el famoso 'QE' para evitar las tensiones en el sistema. Esto es un claro indicio de que una década después la economía de Estados Unidos no puede seguir operando sin el apoyo de la liquidez que el estado entrega al sistema a través de la Reserva Federal al conjunto del sistema financiero y a las grandes empresas, que fueron también beneficiarias de la entrega de liquidez contra deuda, incluso corporativa. Como telón de fondo el presidente Donald Trump se dedica a denostar la Fed afirmando que debe reducir a cero los tipos de interés. Todo llegará, sin duda.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...