edición: 2306 , Martes, 19 septiembre 2017
20/07/2016
banca 

Elliot Management, el fondo de inversión de Paul Singer inició juicio contra Bank of East Asia

La entidad de crédito, en la que son accionistas relevantes Criteria y Sumitomo, citada para septiembre
Carlos Schwartz
Tras un prolongado periodo de evoluciones indirectas y de presiones de muy diversa índole el fondo de alto riesgo Elliot Management, propiedad del millonario estadounidense Paul Singer, presentó una acción judicial contra Bank of East Asia (BEA) este mes. El objetivo de la batalla legal entablada es que la justicia de Hong Kong obligue a BEA a anular los pactos parasociales establecidos con Criteria Caixa Holding (CCH) y Sumitomo Mitsui Banking Corporation (SMBC). En marzo de 2015 Elliot Management argumentando que tenía el 2,5% del capital de BEA -aflorado para la ocasión- solicitó judicialmente que se suspendiera una emisión de acciones reservada a Sumitomo Mitsui argumentando que estaba destinada a diluir su participación en la entidad de Hong Kong. La iniciativa fue derrotada pero le permitió revisar la documentación confidencial del banco y tomar conocimiento de algunos detalles de los acuerdos. Sin embargo, los acuerdos eran públicos y no habían sido objetados por otros accionistas de la entidad.
La gestión del banco está bajo el control de la familia Li que lo fundó en 1918. David Li, que fue consejero de Caixabank, es su presidente y Consejero Delegado. La familia Li es titular de un 7% del capital del banco y su posición en la gestión es resultado de los pactos entre accionistas que han respetado esta situación. De acuerdo con la documentación judicial la familia Li y los inversores institucionales controlan un 45% de las acciones con derecho a voto. Elliot por su parte controla el 7,1% del capital y de acuerdo con la información judicial inició la adquisición de títulos el 14 de enero de 2015 con las acciones a 30,85 dólares de Hong Kong. Una fuente del mercado sin embargo señaló a ICNreport que “Elliot controlaba acciones de forma indirecta a través de diversos vehículos antes de esa fecha”.

Elliot Management ha tenido su momento de mayor brillo este año cuando alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Argentina tras el triunfo electoral de mauricio Macri por el cual logró que la montaña de deuda adquirida a precio vil le fuese pagada por su nominal. La entidad se ha ganado el mote de fondo buitre por su táctica de acaparar despojos. Pero en el caso de BEA se trata de favorecer la venta del banco actuando como fondo activista que derriba las barreras de control del accionariado a la espera de una oferta de adquisición que le permita hacer una buena ganancia de su participación.

El consejo de BEA reaccionó ante la ofensiva del fondo y David Li afirmó que: “Resistiremos de forma enérgica el ataque de Elliot al banco y a sus consejeros. Sus actos tienen por único fin su propio beneficio y han sido calculados para distraer al equipo de gestión y al consejo que mantienen su compromiso para extremar el valor para el accionista. En el medio operativo de hoy en día que constituye un reto seguimos considerando que la mejor forma de alcanzar ese objetivo es centrarnos en seguir ejecutando nuestra estrategia”. Li afirmó que ya habían escuchado en el pasado los argumentos de Elliot y “continuamos considerando que sus métodos de intimidación y acoso persiguen como único objetivo sus intereses de corto plazo y no el interés de los accionistas del banco en su conjunto”.

En un comunicado la entidad señaló que tras la pretensión por parte de Elliot en febrero de este año de que se proceda a una subasta de la entidad “el consejo estudió en profundidad la posibilidad de una venta del banco y en una carta abierta anunció que de forma unánime consideró que la propuesta de Elliot no servía a los intereses del banco o de sus accionistas”. El consejo de BEA considera que la emisión de acciones destinada a SMBC era la forma más eficaz, rápida y a un precio justo de incrementar capital en la entidad. El banco señaló que mantiene un contacto permanente con la Autoridad Monetaria de Hong Kong sobre sus planes de capital, y que el banco resolvió que la mejor forma de implementar esos planes era con una emisión de acciones reservada a SMBC. El consejo de la entidad considera que tanto Criteria Caixa como SMBC son socios estratégicos de BEA y que el hecho que entidades independientes, cotizadas, supervisadas y bajo el escrutinio de sus propios accionistas hayan elegido a ese banco como su socio en China supone un apoyo de la estrategia del banco y de su equipo de gestión.

El banco señala que el año pasado entregó toda la documentación confidencial solicitada por Elliot y que a pesar de ello el fondo no es capaz de señalar evidencia alguna de que la colocación para SMBC se haya debido a objetivos impropios. En marzo de 2015 Elliot cuestionó judicialmente la necesidad del BEA para incrementar su capital, que es de un 11,6% Tier 1 de sus activos en riesgo, aduciendo que es una forma de ocultar que de lo que se trata en el fondo es de diluir a otros accionistas favoreciendo a Sumitomo Mitsui. De allí la afirmación de BEA de que en materia de capital mantiene un contacto permanente con el regulador de Hong Kong.

Elliot tiene antecedentes de haber entrado como cuña en otro banco de Hong Kong y haberse hecho un hueco en el capital desde el cual pretendía sacar partido de la venta de la entidad con su consiguiente plusvalía. El fondo entró el 2014 en el capital del Wing Hang Bank en el momento en que Oversea Banking Corp de Singapur lo estaba comprando con una oferta de 5.000 millones de dólares. La entrada en el capital tenía por objetivo interferir en esa compra para lograr un aumento de precio. Finalmente Elliot Management abandonó la operación.

En el pasado David Li declaró que solo consideraría una oferta que valorara al banco entre tres y cuatro veces su valor en libros. No hay en el mercado nadie dispuesto a pagar una prima de esa envergadura. Las maniobras de Elliot Management solo podrían tener viabilidad si se resquebraja el frente interno de los accionistas de referencia que brindan su apoyo a la familia Li. En el pasado reciente otros bancos en Hong Kong con capital familiar que retenía la gestión fueron finalmente vendidos tras el asedio de compradores pacientes que lograron que se fracturara el frente interno. Ejemplos como Wing Hang y Chong Hing dan testimonio de ello. Los bancos se han vendido entre 1,5 y 2 veces su valor en libros lejos de las aspiraciones de Li. En todo caso de momento lo que hay es una batalla judicial con una vista el 21 de septiembre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...