edición: 2975 , Miércoles, 27 mayo 2020
03/04/2020
banca 
La postcrisis, la hora de la consolidación final

El mapa bancario nacional no está cerrado y la pandemia es una oportunidad

Liberbank, Unicaja, Abanca, Sabadell... entran en ese perfil de candidatos que pueden aprovechar la coyuntura para agotar las sinergias de una operación de fusión
Juan José González
Estos días varios líderes bancarios recuerdan aquellas palabras en boca de la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, a propósito de las vías disponibles del sector bancario español para mejorar la cuenta de resultados. Delgado fue directa y tajante al afirmar que una de las escasas alternativas que le queda al sector es la reducción de costes. La referencia, en realidad, venía a cuento de algunos movimientos que se habían detectado en el sector y que no eran más que aproximaciones y tanteos de aspirantes para llevar a cabo fusiones. Delgado, obviamente, conocía (y conoce al detalle) todos estos movimientos y quizá su primera manifestación ("escasas alternativas para mejorar las cuentas") estaba relacionado con un parón en esos movimientos de los aspirantes que, de forma inesperada, desaparecieron por arte de magia en los dos primeros meses del año. Hoy se sospecha que ya estaban descontando la pandemia y que sería cuestión de meses que esta fuera un hecho, como así ha sido. Cabe preguntarse si los entonces candidatos a fusionarse echaron el freno por la coyuntura difícil que se les venía encima, porque de la misma se desprenderían oportunidades interesantes o por otros motivos que seguramente desconocen las autoridades. Lo cierto es que la coyuntura de la pandemia (la postpandemia) a nadie se le oculta que traerá oportunidades (lamentables) para reducir empleo y oficinas y que pueden ser aprovechadas, como sugería la subgobernadora para mejorar las cuentas.
Claro que las declaraciones de Delgado no tenían en cuenta los efectos de la crisis sanitaria y por tanto cualquier interpretación se puede considerar fuera de contexto. En cualquier caso, el sector bancario sigue el minuto (o al segundo) las previsiones en función de la actividad financiera y observan la velocidad de caída de los márgenes y del ROE, que, con independencia de la particularidad de las entidades, la media del sector se estima que puede oscilar entre 2,5% y 3%. Una cifra que alarma a cualquiera si se tienen en cuenta que el coste de capital continua siendo más del doble, lo que puede dar una primera idea del deterioro al que tienen que hacer frente los bancos desde una larga temporada.

Si además se tiene en cuenta que en esos cálculos preliminares sobre la previsión de actividad, las entidades ya están calculando una caída del beneficio de casi la mitad del esperado, tampoco debería extrañar que algunos bancos entrasen en pérdidas. Y todo este escenario parece ser el más propicio para acelerar a aquellos que a mediados y finales de año eran aspirantes a poner en marcha su proyecto de fusión. El escenario es a partir de ahora, si cabe, más propicio a las operaciones por cuanto los problemas que afectarán al negocio bancario en los próximos meses podrán tener mayor incidencia en las cuentas. 

Es decir, el sector ya cuenta para hacer sus previsiones con un aumento de la morosidad y la caída de ingresos, lo que se traduce en una disminución en el corto plazo de la rentabilidad prevista. Y la caída de la rentabilidad estará en función de la duración de la crisis sanitaria. Es bajo estas nuevas condiciones de mercado donde comienza a justificarse el mayor interés en acelerar la consolidación del sector. Incluso se podría asegurar que en algún caso es la mejor alternativa y en otros la única para evitar fuertes pérdidas. 

Se trataría por tanto de un `ahora o nunca´ porque el mercado no va a proporcionar mejor oportunidad para fusionarse. Pero no todos los bancos están en la mejor posición para acceder a estas `ventanas de consolidación´ que se abren a propósito de la crisis sanitaria. Los más grandes viven en otra división y es probable que el planteamiento de una operación corporativa ni siquiera figure entre los asuntos prioritarios: seguramente, el nuevo escenario que resulte de la salida de la crisis sanitaria les tiene reservados otros cometidos relacionados con los impulsos que va a necesitar la economía para reactivar el sistema productivo.

Pero no parece que sucederá lo mismo en el segundo grupo de entidades bancarias a las que una consolidación les libraría de sufrir una crisis de la que hasta es posible no puedan sobrevivir. Liberbank, Unicaja, Abanca, Sabadell... entran en ese perfil de candidatos que pueden aprovechar la coyuntura para agotar las sinergias de una operación de fusión. Aquí es donde tiene sentido recordar las palabras de la subgobernadora Delgado respecto a que la reducción de costes es una de las pocas vías que le quedaban al sector para salvar las cuentas de resultados. No se sabe si la misiva iba dirigida a los bancos medianos que siguen la guerra por su cuenta.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...