edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
10/06/2020
banca 
El horizonte de la consolidación se aleja

El mercado bancario, resignado a aplazar fusiones a 2022 por aviso de demora en los planes

Los informes buscan candidatos para unas fusiones que no llegarán hasta 2022 y se prodigan posibles combinaciones para formar pareja estable y de futuro y dominio presencial de Sabadell, Bankia y BBVA
Juan José González
La `nueva normalidad´ para la banca tras la fase más convulsa de la crisis sanitaria, tendrá como protagonista la digestión de las nuevas cifras de la economía, las que vayan comunicando las empresas y las que se registren en el negocio bancario y que a su vez terminarán en las cuentas de resultados. El segundo trimestre del año parece que será el indicador que marque la pauta de actuación del sector para el resto del ejercicio: un año que también puede ser indicativo de lo que pueda ser capaz el sector no sólo en materia de cuenta de resultados, sino también en el aspecto de los movimientos corporativos. Tres ejercicios, si se cuenta el presente, como plazo en el que coinciden demasiadas opiniones que se tomará la crisis. Hoy se están decidiendo las fórmulas y las alternativas para afrontar una nueva travesía. El sector ya había alcanzado un tamaño considerado por las autoridades y por el mercado como razonable, adecuado. Otras voces, sin embargo, han creído que es insuficiente y que será preciso hacer más concentración. Es probable que estos últimos tengan razón, aunque no estaría de más que aportasen alguna pista que ayudara a definir el futuro del sector y, sobre todo, que formulasen nombres y apellidos, pues las apuestas de candidatos pueden estar demasiado abiertas. Tan abiertas que dan para que la veintena de casas de análisis y departamentos bancarios del país hagan juego y traten de alimentar las expectativas sobre aquellos candidatos que más convenga.
Entre Sabadell, BBVA y Bankia anda el juego, sin descartar a Caixabank o ya en una `segunda división´ a Liberbank y Unicaja, ambos sin dirección conocida y un Abanca a la expectativa, con opciones y posibilidades de elegir pieza. No está claro que Sabadell, BBVA y Bankia estén en condiciones de poder elegir porque los tres cuentan con situaciones particulares muy comprometidas. Sabadell con mayor urgencia que el resto; el BBVA en una posición más débil que nunca en su historia y Bankia condicionado por las decisiones de un dueño temporalmente público y ocasionalmente interesado, o no, en una batalla corporativa. Y el denominador común que une a todos los bancos en liza; la ausencia de rentabilidad que ahora se va a ver acompañada por la `vieja amiga´, la morosidad. Los informes extienden sus escenarios hasta 2022 en un claro mensaje de que lo mejor será dejarse de aventuras en 2020 y casi en 2021 y centrarse en el negocio porque los números siguen sin salir.

En principio, los informes de los analistas tienen por objetivo desinteresadas y altruistas recomendaciones de inversión en Bolsa, si bien, en el fondo, se cuelan intenciones y preferencias... y estrategias de precios futuros. Puestos a centrar los objetivos de los expertos y analistas, se muestra en primer lugar el dúo Sabadell-Bankia, al parecer el ideal por los ajustes que sumarían ambos, ajustes de reducción de empleo, al parecer, la unión menos gravosa para los empleados de uno y otro. Menos gravosa significa que la mitad de la suma de ambos no contaría con un puesto de trabajo en la futura unión. No es la primera vez que se reclama el sacrificio del empleo en el sector como condición para, mediante un ahorro de costes de corto y medio plazo, alcanzar una rentabilidad que nunca llega. Y eso que el sector ha eliminado casi todos los agujeros de un cinturón al que apenas le restan uno o dos por ocupar. O tres, según quién pinte el futuro.

Con un ajuste de ese tamaño -el 50% de la plantilla- la suma de Sabadell y Bankia daría unas ganancias limpias de entre el 20% y el 30% en el ejercicio de 2022, el último año de la crisis, según contemplan hoy los escenarios de algunos analistas. No es la única apuesta, la de Sabadell-Bankia, presente en las quinielas pues el dúo Sabadell-BBVA es una opción que lograría, como todas las combinaciones, sinergias y ahorros anuales de 400 millones de euros y una sangría en las redes que afectaría a nada menos que 1.300 sucursales. Los avances en el terreno de los beneficios serían escasos y la rentabilidad no estaría asegurada. Como tampoco se lograría con otras combinaciones, aunque eso sí, todos los informes coinciden en apuntar al ajuste de las redes como la clave que podría dar acceso directo a la rentabilidad. 

Porque todo hay que decirlo, según señala un banco de negocios en su informe "la banca española lo ha intentado todo, ya no le queda nada que probar". Es posible, salvo las operaciones corporativas, el único campo que parece contar con buenas posibilidades y sorpresas de todo tipo. Y aquí la opinión más extendida es que la fusión más eficaz para los beneficios sería, sin duda, Sabadell-Bankia. Otro escenario que los informes gusta considerar contempla la unión Caixabank y Bankia, igualmente como la anterior con Sabadell generaría grandes ahorros y provocaría un aumento considerable del beneficio. En este caso, el ajuste de tamaño, de red y empleados, sería mayor que en el caso de Sabadell-Bankia.

La banca ya está acostumbrada a oír hablar de fusiones, de escuchar a expertos y leer informes, quinielas, apuestas, hipótesis y escenarios que vienen conformando en los últimos años un sector bancario para el futuro. Seguramente hoy puede resultar irreconocible, pero que a nada que se tengan en cuenta las cábalas en circulación (siempre interesadas) no diferirá mucho de alguna de las hipótesis conocidas. Las fusiones bancarias en España parecen ser hoy habas contadas para el futuro, con entre seis u ocho entidades fijas y cuatro o seis variables en una combinación que no debe andar muy lejos de empezar a despejarse.

Las proyecciones económicas, contra la opinión de muchos expertos y organismos financieros, no parece ser el escenario propicio para las fusiones en 2020 y 2021, quizá para 2022 o quién sabe si la crisis será la gran oportunidad que identifique más de una entidad bancaria para lanzarse a la aventura, ya que difícilmente se puede calificar el arriesgado movimiento. Viene siendo habitual en el sector financiero emitir informes sobre el sector bancario con una clara orientación de inversión bursátil. Pero hasta entonces, hasta que salte a la arena el primer espontaneo, los informes de los analistas (siempre interesados en algún ganador) hacen sus apuestas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...