edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
07/11/2019
banca 

El ministro alemán de Economía aboga por un fondo de garantía de la Eurozona creando tensiones

La economía germana se orienta a un recesión técnica y el Consejo de Economistas pide más gasto
Carlos Schwartz
El ministro alemán de finanzas Olaf Scholz publicó una tribuna de opinión en el Financial Times abogando por un fondo de garantía de los depósitos de la zona del euro que ha despertado tensiones en el seno de la Gran Coalición entre socialistas y la CDU que gobierna el país. El ministro señala que es hora de acabar con siete años de bloqueo a esta propuesta, con plena conciencia de que el primer objetor hasta ahora ha sido su país. Los sectores más conservadores de la vida económica del país y el partido de Angela Merkel, la CDU, hasta ahora se han opuesto sobre la base de que no están dispuestos a colectivizar los problemas de la banca de las naciones de la zona del euro. Durante el pico de la crisis de deuda soberana en la eurozona, Alemania actuó como principal prestamista del sistema a través del Banco Central Europeo (BCE), suscitando fuertes críticas por parte de los sectores más conservadores de la vida económica del país.
Scholz no es ingenuo y sabe que su posición es resistida por un sector de su propio gobierno, pero tiene muy presente que la banca de Alemania no es ajena a los problemas de rentabilidad y puede eventualmente requerir el apoyo de un sistema colectivo de garantía de los depósitos que supondría un ahorro a las arcas públicas de su país si hay una quiebra en el sistema.

Scholz afirma en su artículo que la importancia global de la UE se vería minada sin la cohesión de la unión financiera, que quedaría incompleta si no se aborda esta cuestión. La idea de centralizar y cohesionar el sistema financiero europeo en un mercado único de capitales y una unión bancaria se convirtió en un objetivo unánime hace siete años en medio de la crisis de la deuda soberana. La pérdida de Londres como gran centro financiero europeo tras el Brexit añade relevancia a esta tarea postergada, de acuerdo con el ministro. El presidente del Mecanismo Único de Supervisión, Andrea Enria, señaló al respecto que para completar la unión bancaria es necesario desarrollar su tercer pilar: el fondo de garantía europeo de los depósitos.

Los funcionarios del BCE y de la Comisión Europea en Bruselas han invocado de forma reiterada la necesidad de superar las divisiones políticas que bloquean el progreso de la unión bancaria. La disposición por parte de Scholz a acabar con ese bloqueo sorprendió a miembros conservadores del Gobierno que no estaban al tanto de que Scholz haría públicas sus posiciones, dando estatuto de divergencia política formal a la cuestión de la unión bancaria en el seno de un gobierno de coalición con los cristiano demócratas de la CDU.

Sin embargo, el ministro ha enfundado su propuesta en un envase menos atractivo de lo que parece a primera vista, porque propone un endurecimiento de las normas de disciplina para la supervisión y la resolución de las crisis bancarias con vistas a minimizar la posibilidad de que una crisis bancaria en otros países de la eurozona supusiera cargas financieras para Berlín. Esta parte de la propuesta puede despertar reticencias por parte de los bancos en el resto de la eurozona, quienes a su turno van a presionar a sus gobiernos para evitar la amarga medicina que propone Scholz. No está de más contemplar la propuesta en el contexto de la desaceleración económica y la baja rentabilidad de la industria bancaria en un entorno de muy bajos tipos de interés.

El BCE bajo Draghi ha renovado su política de tipos de interés negativos y de inyección de liquidez al sistema mediante nuevas adquisiciones de bonos y deuda, y la nueva presidenta de la entidad, Christine Lagarde, va a seguir en esa línea lo que implica que no habrá grandes modificaciones de política monetaria en la zona del euro. El Brexit supone la pérdida de un punto de liquidez internacional para el euro, aun cuando el Reino Unido esté fuera del acuerdo de la moneda única, porque hasta ahora como gran centro financiero internacional atraía capitales dispuestos a invertir en euros, algo perceptible en el hecho que la city de Londres alberga la principal entidad central de contrapartida europea para los derivados denominados en euros.

Pero los deseos de Scholz reflejan también la preocupación que hizo pública esta semana el Consejo de Economistas Expertos que asesora al Gobierno. Los miembros del Consejo, entre los cuales se encuentra la economista que ha sido designada por Berlín como representante en el consejo del BCE, Isabel Schnabel, han reducido la previsión de crecimiento este año para la principal economía europea desde el 0,8% al 0,5% y al 0,9% en el 2020 desde el 1,7% anterior. Los analistas privados esperan que las cifras del tercer trimestre que se harán públicas el 14 de noviembre mostrarán una nueva contracción, lo cual colocaría a Alemania en recesión técnica. El Consejo ha hecho propuestas poco habituales en el país, como un incremento de la inversión y el gasto públicos.

Las previsiones suponen la ruptura de la tendencia al crecimiento sostenido en una tasa del 2% anual que se ha registrado de forma consecutiva en años pasados. Los economistas atribuyen la desaceleración a la guerra comercial global y a lo que denominan “disrupción digital”. Lo sorprendente de las recomendaciones del Consejo es que considera poco recomendable mantener el pacto político del déficit cero, que impide a Berlín utilizar su política fiscal como instrumento de dinamización económica. 

El documento enviado al parlamento afirma que sería suficiente ajustarse al freno de la deuda que está incorporado a la constitución federal y que la limita al 0,35% del producto interior bruto. Pero de los cinco miembros del consejo, dos han hecho un voto particular afirmando que el límite de deuda debería ampliarse para dotar de más flexibilidad a la política fiscal en periodos de mayor deterioro de la economía. Es evidente que el escenario de desaceleración está despertando temores profundos en el gobierno y sus asesores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...