edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
19/03/2019

El mutis cómplice del BdE

A propósito del lío que tiene montado el BBVA en el asunto de las escuchas ilegales y el expionaje realizado por el excomisario Villarejo, por presunto encargo del expresidente Francisco González, viene a la memoria reciente una ausencia inexcusable, quizá provocada por una táctica premeditada más que fruto de un imperdonable olvido: la falta de manifestación alguna del Banco de España, bien de su Gobernador Hernández de Cos, bien por persona autorizada por el supervisor local.

Se supo de la reacción del Banco Central Europeo en boca de su vicepresidente, Luis de Guindos, apremiando a los responsables a la resolución de una investigación en marcha del propio banco que, según parece, consumirá unas cuantas semanas más de trabajo. Porque la preocupación primera para las autoridades, obviamente, es eliminar cualquier sombra de sospecha, descartando oscuras maniobras de personas de la entidad bancaria. Al tratarse en este caso del expresidente del banco, la premura dobla la necesidad de la urgencia.

Por otro lado, el sucio asunto de Villarejo nos transporta a una etapa pretérita de la guerra económica sucia, en tiempos de Mario Conde y Javier de la Rosa, con dosieres, informes, filtraciones y mil chismes con medios de comunicación afines. Aquellos métodos del pasado reviven hoy, apoyados por hechos ciertos, pero con la misma complicidad de sus actores. Es por todo por lo que una intervención del Banco de España, a través de su opinión cualificada, serviría para despejar el humo que envuelve, y esconde, la realidad del BBVA. En ausencia de su opinión, parece razonable la duda de clientes, accionistas e inversores.

Y es que la sospecha que se viene extendiendo como una mancha de aceite apunta a que el problema del banco no guarda relación con su solvencia ni con un pretendido contagio sectorial, sino con la falta de credibilidad de su pretendida estrategia, la diseñada por FG y heredada por Torres que, bajo la cobertura de un muy preocupante problema reputacional esconde el verdadero conflicto que preocupa a las autoridades bancarias europeas, como es el colosal riesgo vivo que tiene el banco en Turquía, un escollo que sólo encontrará una solución, o salida, acordada con el Gobierno turco. El resto, reputación y digitalización, son meros fuegos de artificio. Lo dicho, el problema es el posible roto que pueda provocar Garanti en el grupo financiero español.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...