edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
25/02/2019

El MWC de Barcelona se ha convertido en la arena para el combate entre Estados Unidos y Huawei

Washington centra el fuego contra la proveedora de tecnología 5G china argumentando espionaje
Carlos Schwartz
El Mobile World Congress de Barcelona (MWC), el acontecimiento anual de la telefonía y transmisión de datos móvil más importante del mundo, será este año la arena en la que la administración estadounidense librará su batalla con el objetivo de impedir la expansión de la china Huawei como proveedor de tecnología 5G para las operadoras europeas. La empresa ha sido centro del fuego diplomático del Gobierno de Donald Trump porque, de acuerdo con la inteligencia estadounidense, puede ser utilizada potencialmente por Pekín para espiar a las naciones del resto del mundo. Esta posibilidad se basaría en la existencia de algunos fallos de diseño que son el equivalente a puertas traseras que podrían ser utilizadas para obtener datos sin consentimiento de los operadores.
De acuerdo con el razonamiento de la inteligencia estadounidense, las puertas traseras quedarán empotradas en las infraestructuras de los operadores y, bajo demanda, Huawei podría pasar información al aparato del estado en Pekín. La empresa ha respondido que la mejora de los fallos en sus sistemas es un proceso permanente y que nunca ha tenido el objetivo de explotar esos fallos para obtener información de forma indebida. 

La polémica sobre Huawei ha dividido los intereses europeos en materia de telecomunicaciones y transmisión de datos, con algunos funcionarios de la Unión Europea formando bloque con Estados Unidos, mientras que los operadores y los países miembros de la Unión Europea se muestran manifiestamente divididos sobre este asunto. En materia mediática la ofensiva estadounidense contra el fabricante de equipo y teléfonos ha obtenido un impacto significativo, pero Washington no ha logrado un abierto rechazo entre los operadores europeos del proveedor chino. Uno de los reveses más importantes del intento por frustrar la penetración de la empresa china en el mercado de países desarrollados ha sido la decisión de la inteligencia británica de considerar que el riesgo de fuga de información es asumible por Londres. Entretanto, el MWC también será escenario de la batalla entre Huawei y Samsung en torno a un teléfono móvil con pantalla plegable desarrollado por ambas empresas de forma paralela en una innovación considerada como la superación de un importante reto tecnológico por parte de analistas del sector de las telecos.

La concentración de funcionarios estadounidenses es apabullante: hay en Barcelona funcionarios de la Comisión Federal de Comunicaciones, representantes del Departamento de Defensa, del Departamento de Comercio y una “gran delegación” del Departamento de Estado que tiene por cometido coordinar el proceso de influir sobre Gobiernos y operadores europeos, de acuerdo con fuentes próximas al MWC y a medios diplomáticos europeos. 
De acuerdo con 'Financial Times' un funcionario de la administración estadounidense afirmó que: “Hay una numerosa delegación viajando esta vez. La dificultad con la que se toparán es persuadir a los europeos de tomar decisiones sobre la base de inteligencia que es posible que no podamos compartir”. Es decir se trata de la palabra de funcionarios. Medios diplomáticos europeos admiten que hay un despliegue importante de fuerzas de diversos sectores de la administración estadounidense ejerciendo presión sobre gobiernos y operadores europeos para frenar el desarrollo comercial de Huawei. En la medida que Estados Unidos carece del desarrollo tecnológico necesario para sustituir los equipos que comercializa la empresa china, la administración Trump propone que la sustitución se haga con equipos producidos por Nokia de Finlandia y Ericsson de Suecia.

Mientras el rey Felipe VI y las figuras de la política local, como la alcaldesa Ada Colau y el presidente de la Generalitat Quim Torra, daban la bienvenida a los participantes en el MWC y se cruzaban mensajes tácitos, Huawei abría su gran stand en el congreso en el que expone equipo y terminales inteligentes. Pero como parte de su ofensiva en el mercado en el que tiene fuerte penetración, la empresa china se dedicó la semana pasada, en vísperas del MWC, a dar información y mantener conversaciones con los operadores EE, Three y Vodafone desde un hotel de Londres. Lo cual sugiere que el equipo de la empresa ya está en uso en el Reino Unido en la fase inicial del despliegue 5G, de donde va a ser difícil que se lo desaloje. 

Al Congreso de Barcelona mientras tanto ha acudido la plana mayor de la empresa, su fundador Ren Zhengfei, y los presidentes rotativos Ken Hu y Guo Ping. Pero como en un curioso telón de fondo, el presidente Trump la semana pasada desconcertó a los halcones en su gobierno afirmando el viernes que no deseaba bloquear al equipo extranjero para la tecnología 5G, lo que ha llevado a los analistas a pensar que el presidente ha rechazado la sugerencia del ala más agresiva de su gobierno para que prohiba el equipo chino, y de esta forma impedir que las operadoras del país lo compren. Trump añadió que incluiría a Huawei y a su competidor HTC en cualquier futuro acuerdo comercial con China. Esto supondría desbaratar los esfuerzos de algunos funcionarios de su administración que quieren separar la negociación de un acuerdo comercial con China de las relaciones con esta empresa. Es difícil saber qué es lo que realmente persigue Trump, pero, en opinión de algunos observadores, si al final logra lo que quiere habrá que ver qué cara se les queda a sus funcionarios embarcados en la primera línea de esta batalla.

Huawei y Samsung se encuentran mientras tanto enfrentados en la tecnología de un teléfono con pantalla plegable que permite utilizarla en modo desplegado y plegado. El equipo de la empresa china, el Mate X, ha tocado niveles de precio máximos con 2.600 dólares comparado con el equipo plegable de Samsung, el Galaxy Fold, que saldrá al mercado a 1.980 dólares. Pero todo parece indicar que lo que realmente está en juego en este MWC para Huawei es su supervivencia como proveedor dominante en equipos de infraestructura para telecomunicaciones con tecnología 5G. 

No cabe la menor duda de que hay mucho dinero en juego en este enfrentamiento. Es lo único que puede explicar el despliegue sin precedentes de fuerzas de la Administración Trump en Barcelona esta semana. Mientras el fabricante chino ha presentado antenas para 5G de un tercio del tamaño de las utilizadas en 4G; mástiles para telefonía móvil más pequeños y mucho más fáciles de instalar; y una línea de productos rotulados como de “inteligencia generalizada” con su propios chips para acelerar el 'switching' dentro de un centro de datos. El conjunto del equipo presentado tiene por objetivo transmitir la idea de que Huawei es la mejor opción para abaratar los costes de operar las redes con el nuevo protocolo 5G.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...