edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
18/10/2018
banca 
El 2 de noviembre, resultados de los test de estrés

El nuevo escenario macro implica un posible deterioro más severo del sector bancario

Las pruebas de este año añaden una dificultad económica que no estaba prevista y que puede modificar las exigencias de capital de 49 bancos
Juan José González
En apenas dos semanas la Autoridad Bancaria Europea enviará a las entidades bancarias europeas el resultado de las últimas pruebas de resistencia, o test de estrés. No parece que vayan a conocerse sorpresas puesto que tampoco se han detectado en los últimos meses movimientos convulsos en el mercado que justificarían alguna modificación. Tan sólo se espera que sus resultados confirmen que las entidades siguen casi a pies juntillas los requerimientos de la autoridad bancaria. Y quizá la única novedad que cabe esperar de este nuevo resultado de las pruebas sea el relacionado con los requerimientos que se exigirán para el próximo ejercicio de 2019. Pero quizá el único elemento a destacar en esta fase final del ejercicio por su relación directa con otro requerimiento es el que hace referencia a las exigencias de capital de los bancos, donde estos están obligados a incorporar las exigencias de un proceso de la autoridad bancaria europea que se encarga, de manera específica, de la evaluación y de la supervisión del capital. Ahora el sector bancario está pendiente de los resultados de los test de estrés porque condicionan en buena medida la planificación para el próximo ejercicio de las exigencias de capital, que conocerán el próximo día 2 de noviembre. Será a partir de esta fecha cuando los bancos puedan fijar los objetivos de capital para el próximo año. Se extiende la crítica del sector hacia el retraso de los trabajos de la Autoridad Bancaria Europea en la medida en que en otras ocasiones ya se conocían, al menos, los borradores que permitían adelantar alguna planificación, lo que no ha sucedido esta vez, de ahí que se barajen varias hipótesis que apuntan hacia un cambio sustancial de las exigencias.
Tal y como estaba previsto, el consejo de supervisores de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) publicará el 2 de noviembre los resultados de los test de estrés que afectan a un grupo -denominado `muestra objetivo´- de 49 entidades bancarias de la Unión Europea y de los que 35 de estas están bajo la jurisdicción del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). Las pruebas recogen la nueva metodología y las plantillas de información implantadas por el consejo de supervisores a finales del pasado año, coincidiendo con las directrices de las pruebas para el grupo de bancos participantes.

Pero en esta ocasión se da la coincidencia de que los escenarios financieros y económicos están cambiando y lo están haciendo a una velocidad mayor de la prevista. Algunos indicadores de actividad económica, así como los anuncios de las instituciones económicas como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OCDE y el BCE, ya advierten sobre los riesgos futuros de algunas economías ante un nuevo escenario de final de ciclo expansivo. 

Este nuevo escenario, posible y probable en el medio plazo, obliga a la Autoridad Bancaria Europea a recomendar medidas `singulares´ de previsión que afectarían a las exigencias de capital de las entidades bancarias, en especial, en las participantes en las pruebas, que son las consideradas como `sistémicas´. En este marco de publicación de resultados de los test de estrés, y coincidiendo con el final del ejercicio de 2018 es previsible que el BCE adelante algunas de las líneas generales del escenario macroeconómico para 2019.

En esta ocasión no tendrán que someterse a las pruebas -por `exclusión específica´- Bankia -en proceso de fusión con BMN- como tampoco se analizarán el italiano Monte dei Paschi di Siena -con graves problemas- el alemán BZ Bank -en fusión con WGZ Bank- como tampoco los bancos griegos y portugueses, considerados como `entidades de sistemas débiles´. Pero a diferencia de anteriores resultados, las pruebas en esta ocasión, preocupan más que en pasadas ediciones, habida cuenta de que el escenario o factores susceptibles de cambio y riesgo, resultan más complejos a tenor de los cambios en varios indicadores macroeconómicos.

El deterioro de la actividad económica que evidencian algunas ratios básicas, modificarán los escenarios macroeconómicos previstos, lo que a su vez se reflejará en un deterioro mayor o más severo del escenario adverso base. Esta situación afectará más entidades como Sabadell, Ibercaja, Santander y BBVA, más ajustadas en capital que otras como Kutxabank o Unicaja, mejor situadas en el ranking de capital. Lo que sí es seguro es que estas pruebas (que no valorarán las ventas de carteras inmobiliarias realizadas en el ejercicio 2018) medirán la capacidad de resistencia de cada banco ante el escenario adverso previsto y en circunstancias complejas, como adelantan los mercados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...