edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
08/05/2019
Hacienda elevará su rango

El nuevo Gobierno tendrá la vía libre para la reforma fiscal que aprueba Bruselas

Iincluirá el impuesto a las transacciones financieras y la `tasa Google´
Juan José González
El programa fiscal que ya había iniciado sus primeros pasos en los últimos meses pero que ha sido revalidado por el Gobierno en funciones, camina en dirección a su objetivo final: convertirse en la base de la reforma fiscal que comenzará a aplicarse a partir del primero de enero del próximo año. En principio no aparecen obstáculos en el camino para su aprobación, puesto que en líneas generales son conocidos por la Comisión Europea, que los considera positivos. Si Bruselas no pone impedimentos -nunca niega medidas que reduzcan el déficit- al Ejecutivo sólo le resta el trámite político parlamentario, donde deberá buscar algún apoyo. El resto está formado por un contexto que parece sumarse a los objetivos del Gobierno por cuanto supone un alargamiento de la fase de expansión económica en España, confirmada con algunos datos coyunturales, como los correspondientes al mercado laboral. Suma de datos y viento a favor de la economía que harán posible la mejora de la recaudación fiscal, al tiempo que reducirán el riesgo a las desviaciones en el compromiso de déficit con Bruselas. Un escenario casi perfecto para una reforma fiscal que puede marcar la legislatura.
Ya se sabe que las medidas más dulces, las que provocan mayor deleite al electorado, se `venden´ en campaña. Las relativas a la política social, ya se han conocido un mes antes de las elecciones y fueron rematadas en los `viernes sociales´, alcanzando su cota más alta en el último consejo de ministros con la rebaja del IVA del pan. Esta actividad política en las medidas económicas de carácter social, que eran en el fondo las destinadas a dotar de color ideológico al frustrado proyecto de Presupuestos Generales del Estado, podrán retomar ahora toda su fuerza y vigor con el nuevo Gobierno.

Otro asunto bien distinto, y aquí desaparecen dulzores y demás deleites presentes en las medidas de gastos, es la forma en que el Ejecutivo se propone financiar los gastos sociales, para lo cual no deberá tardar mucho -no antes del 26 de mayo, elecciones locales, autonómicas y europeas- habida cuenta que tanto las primeras medidas anunciadas como las de los célebres viernes -y se supone que alguna más novedosa- deberán ser incorporadas al proyecto de Presupuesto General del Estado para 2020 que el nuevo Gobierno deseará -se supone- tener listo para su aprobación antes del próximo 31 de diciembre.

Recordar que el programa del Gobierno en funciones, optó por enfriar coyunturalmente algunas de las medidas más polémicas para el sector empresarial -el impuesto bancario- y el laboral -la reforma laboral-, lo que ha servido para tranquilizar algunos sectores del mundo de los negocios. Asuntos que, sin embargo, recuperarán en breve toda su energía en el escenario político y social, donde se espera con expectación el tono que vaya a adquirir el nuevo Gobierno, lo que condicionará para los empresarios un futuro de mayor o menor peligrosidad -en los negocios- y estabilidad -en la política-.

En ese escenario y a la espera de conocer la procedencia de los ingresos que financien los proyectos sociales del Ejecutivo, se presentarán los nuevos impuestos sobre transacciones financieras y el denominado `tasa Google´, cuya tramitación exige otra vía singular, también en forma de decreto ley, pero que necesitará de mayores plazos de tramitación. Se espera que sean estos dos proyectos de nuevos impuestos sobre los que trabaje con más urgencia el nuevo Gobierno.

En este ambiente de la nueva legislatura, adquiere mayor interés el futuro equipo económico -hoy en funciones- que no parece que vaya a variar en su composición, si bien no se descarta que la cartera de Hacienda consiga el ascenso de rango para convertirse en vicepresidencia. Un cambio que podría marcar la legislatura si se tiene en consideración el peso que vaya a tener el departamento en una más que probable reforma fiscal. Para llevar a cabo el trabajo, el Ejecutivo cuenta con la aprobación de la Comisión Europea, conocedora de la subida de impuestos proyectada, en tanto que ya estaban recogidos en el proyecto del Presupuesto rechazado en el Congreso. Cuenta también con el viento a favor de la economía y sus registros positivos. Ahora sólo le faltaría superar el trámite parlamentario, para lo que deberá emplearse a fondo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...