edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
16/04/2020

El pacto forzado por Washington entre la OPEP y sus aliados para recortar producción no da resultado

El acuerdo para reducir extracción no logra superar la caída internacional de la demanda de crudo
Carlos Schwartz
El precio del barril de crudo no despegó esta semana como una optimista administración estadounidense vaticinaba tras un acuerdo trasnochado entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados externos, entre los que destaca Rusia por su capacidad de producción y exportación. El recorte, en cuyo acuerdo participó Estados Unidos, es del 10%, y supera los 9 millones de barriles diarios. El pacto dio de forma fugaz cierta firmeza al mercado, pero a mitad de la semana los precios cayeron tras difundirse el análisis de mercado mensual de la Asociación Internacional de la Energía (AIE). El informe hace hincapié en que la demanda de crudo en el 2020, comparada con la del año anterior, caerá en promedio 9,3 millones de barriles diarios de crudo lo que va a esterilizar cualquier reducción de la producción para sostener los precios. La cifra de la Agencia es un promedio, pero en la medida que la caída abrupta del consumo se registró en marzo, la distribución del recorte se concentra en menos meses con lo cual la demanda en estos momentos ha caído por debajo de la cifra media estimada para todo el año. La operación de la Casa Blanca, destinada a forzar un acuerdo entre Arabia Saudita y Rusia, es el resultado de las amenazas por parte de Donald Trump de aplicar a las importaciones sauditas y rusas nuevas tarifas compensatorias.
Washington tenía por objetivo evitar la quiebra de la industria petrolera no convencional estadounidense, asfixiada financieramente. Pero si los precios no se afirman, la ola de quiebras en el sector se va a mantener y va a afectar a los bancos más comprometidos con la financiación de la producción de crudo. La aventura saudita de inundar el mercado mundial de crudo para atacar a Rusia por su negativa a un acuerdo de reducción de la producción, además de desestabilizar el mercado del crudo provocó un hundimiento de las bolsas mundiales. Riyad no sólo aumentó la producción, sino que firmó contratos de derribo para quitar cuota de mercado a sus competidores, en particular a Rusia. Pero al mismo tiempo la estrategia ha socavado de forma definitiva la figura del responsable de esa política, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, resquebrajando la relación con su único aliado internacional, Washington, y ha debilitado la capacidad de la OPEP de forma definitiva. Es difícil que tras esta cadena de enfrentamientos y cambios precipitados de política el cártel de exportadores de crudo recupere algún espacio de control sobre los precios y la producción. El grupo ha quedado devastado.

La AIE señala que las medidas de restricciones a la movilidad para combatir la Covid-19 a escala global ha afectado a 187 naciones y territorios con la consecuencia de que la demanda de crudo en abril caerá en 29 millones de barriles por día comparado con el mismo mes el año pasado, lo que representa un nivel comparable al de 1995. Para el segundo trimestre de este año se espera que la demanda caiga en 23,1 millones de barriles diarios respecto de igual periodo el año anterior. De acuerdo con la AIE la recuperación durante el segundo semestre será gradual y en diciembre la demanda estará aún por debajo del mismo mes en 2019, con una diferencia de -2,7 millones de barriles diarios. Por el contrario, el suministro va a caer en mayo la cifra récord de 12 millones de barriles diarios tras el acuerdo de la OPEP con sus aliados el pasado fin de semana, en el que se materializó el pacto de recortar la producción en 9,7 millones de barriles diarios. En la medida de que la producción de abril fue muy alta, la reducción real será de 10,7 millones de b/d. Otras reducciones de la producción van a provenir de Estados Unidos y Canadá. 

La reducción total de la producción de países no miembros de la OPEP será del orden de los 5,2 millones b/d en el último trimestre del año, pero la media para el conjunto del año será de 2,3 millones de b/d respecto de 2019. De acuerdo con las previsiones de la AIE el refino este año caerá en 7,6 millones de b/d respecto de las cifras de producción de 2019 a causa de la caída en la demanda de combustibles. La Agencia estima que la entrada de crudo a las refinerías en el segundo trimestre de este año caerá en 16 millones de b/d con cortes de producción y paradas a escala global en las plantas. Pese a la reducción en la actividad de las refinerías se estima que la acumulación de stocks se alimentará al ritmo de 6 millones de b/d. La recuperación de la actividad de refino se hará de forma muy lenta en la medida que las existencias se reduzcan.

“Cuando miremos hacia atrás 2020 se nos aparecerá como el peor año en la historia de los mercados del petróleo, y el segundo trimestre puede resultar ser en retrospectiva el peor de todos”, señaló el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, quien añadió “dentro de ese trimestre abril puede haber llegado a ser el peor mes, puede quedar en la historia de la industria petrolera como su 'Abril negro'.” Para la Agencia, “No existe un acuerdo posible que recorte la producción lo suficiente como para hacer frente a las pérdidas de la demanda en el corto plazo”. La AIE prevé que la caída del PIB mundial este año será del 4,8%.

En este contexto, el futuro de Arabia Saudita se destaca como una luz de alarma. El país tiene los costes de producción de crudo más bajos del mundo y unas reservas inmensas, además de una colosal capacidad de refino. Pero el crudo es su única fuente real de ingresos fiscales y para la corona saudí de lo que se trata no es de un precio de equilibrio para su industria, ARAMCO, sino para su déficit fiscal. El precio por barril que le cierra las cuentas a los amigos del rey emérito es de 85 dólares el barril, mientras que, por dar un ejemplo, para Rusia el precio de equilibrio desde el punto de vista fiscal es de 45 dólares por barril. El sector petrolero, y el de la energía en general, tienen por delante un año muy duro.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...