edición: 2700 , Miércoles, 17 abril 2019
11/11/2018

El piso, la mascota nacional

Se sorprenden propios y extraños de la inseguridad jurídica que salpica la vida de los españoles en sus relaciones con la propiedad horizontal. El fallo del fallo de un tribunal, quizá precipitado en el asunto, ha provocado que la sociedad a voz en cuello clame en pos de una tranquilidad en todos los asuntos relacionados con la vivienda y sus colaterales. La propiedad forma parte de esas cadenas coloreadas del ADN ibérico, de ahí que cuando al personal los tocan los colaterales, reaccionen. Entiéndanse por colaterales las cosas de la hipoteca, los impuestos y demás, y no los otros.

Si al tribunal al que llaman Supremo hubiese reflexionado sobre la conflictividad de cualquier decisión relacionada con los bienes raíces, seguramente no se habría metido en el charco. Porque, cómo iban a pensar Sus Señorías que los pisos tienen algo que ver con las hipotecas y estas con los bancos y los impuestos. La apreciación por defecto le ha jugado en esta ocasión esa mala pasada que le ha precipitado a la parte no deseada de la popularidad: la mala fama.

Advierten los muy supremos magistrados su ignorancia en las aficiones de los españoles, siendo la vivienda una muy principal. Ya advertidos en su falta de apreciación, caen en la cuenta de que esos pisos, casas y viviendas deben ser construidos, financiados, habitados, alquilados y gravados. Y todas ellas tareas de mucha enjundia y posible conflicto. Por si no fuera bastante, una reciente crisis, de nombre financiera, de apellido inmobiliaria, no parece haber marcado su huella en la Magistratura, pues es evidente que en algún sitio moraban y moran los sujetos pasivos de la Justicia.

En España el 82% de la población cuenta con, al menos, una vivienda en propiedad, luego la Magistratura no debería ignorar que imparten y reparten Justicia en un país de señores propietarios. Se diría que los que viven de alquiler son los menos y que es por todo por cuanto el piso se tiene en el ideario común al modo de una mascota; la mascota nacional. De ahí que cuando fallan sobre los colaterales, impuestos en el registro de las hipotecas, la inseguridad ya no es sólo jurídica sino intelectual pues ¿en qué país se creen que viven Sus Señorías? En el país de los pisos. Espabilen.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...