edición: 2978 , Lunes, 1 junio 2020
21/01/2020
fiscal 
En los impuestos de Sociedades e IRPF

El Plan Económico del Gobierno deja margen para una negociación fiscal con los empresarios

El aumento del gasto público, como en anteriores ocasiones, ha asegurado la caída del empleo y de la inversión
Juan José González
Con mucha discreción. Así preparan los dos socios de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, los próximos Presupuestos Generales del Estado, al calor de los primeros pasos del nuevo Ejecutivo y muy condicionados por la coyuntura. El Plan Económico de la legislatura verá la luz cuando se midan o valoren los condicionantes, es decir, las limitaciones que lleguen de Bruselas y de Frankfort, y las constitucionales, que las hay, son importantes y no se pueden eludir. Con todo, el Plan Económico del Gobierno de coalición incorpora numerosos capítulos donde se puede comprobar que la línea general de actuación del Ejecutivo vendrá marcada por el aumento del gasto público. Así las cosas, y fijando como premisa el aumento del gasto, la mayoría de los sectores económicos y, por supuesto, el empresarial, dan por hecho la caída de la inversión, el aumento del desempleo y la probable vuelta a una situación de crisis. A esta opinión habría que descontar un pesimismo táctico que parece oportuno oponer a la presión del Gobierno. También se da por hecho que Bruselas será crítica con los planes del nuevo Ejecutivo en tanto que no servirán para recortar (8.000 millones) el déficit en los términos acordados entre ambas partes.
El argumento que pretende hacer valer la ministra Nadia Calviño en Bruselas, es que la coyuntura ha cambiado, hay freno en el crecimiento pero España se mantiene en una posición óptima, y que la Comisión ha relajado la presión sobre el déficit en algunos países de la Unión como Italia o Francia. El Plan Económico es un documento con muchos conceptos y definiciones de objetivos pero con escasas cifras, lo que deja entrever que los lobbys tendrán una puerta abierta para influir y negociar en abundancia.

El Plan Económico del nuevo Gobierno se encuentra en esa fase final de incorporación de últimas ideas y obligaciones nacidas de la negociación propia de cualquier coalición política. El Plan es la reserva intelectual de los próximos Presupuestos Generales del Estado, la hoja de ruta ideológica de ambas formaciones políticas en la que se funden las propuestas programáticas originadas a su vez en las promesas electorales. En el Plan confluyen ideas nuevas y viejas, pues algunas de las medidas que forman parte del mismo ya estaban escritas en el programa político del anterior Gobierno del Partido Popular. En líneas generales, los conocedores del documento señalan que el incremento del gasto que contempla el Plan no sobrepasará los 35.000 millones de euros, si bien, fuentes cercanas al equipo económico lo rebajan sustancialmente, casi a la mitad.

En cualquier caso, el aumento del gasto está garantizado. Se encargan de ello la actualización de las pensiones, con referencia al IPC, con un cambio sustancial en la fórmula de cálculo. Aumento de gasto por esta vía que supondrá unos 1.500 millones en 2020 (si el incremento es del 0,9%). Si se suma el incremento de esta medida al coste total de las pensiones del sistema público se llega a que en este apartado del gasto, las pensiones, el 41% del gasto del Estado, el Gobierno se juega buena parte de sus promesas electorales, puesto que para cumplir con las pensiones, la revalorización de las mismas y la actualización del sueldo de los funcionarios (3.300 millones) se deberían comer el estrecho margen de maniobra con que cuenta el Ejecutivo.

El Plan Económico, como era de esperar, no encaja en los planes de inversión de presente ni de futuro de los empresarios porque se asienta sobre la base de mayores ingresos por la vía de la recaudación, es decir, por el aumento de los impuestos. Suben los impuestos en los tipos máximos de IRPF, con tan `buena suerte´ para los nuevos legisladores que la historia más reciente (anterior Gobierno del Partido Popular) acredita la subida en cuestión como la salvadora de las arcas del Estado cuando en 2011, según testigos oficiales, se encontraban a un paso de la quiebra técnica. 

Cuentan además los redactores del Plan Económico con alguna opinión favorable -y muy cualificada- a la subida del IRPF, como cuando la directora gerente del Fondo Monetario Internacional aseguraba que la subida de impuestos en la franja superior de los ingresos no perjudicaba para nada el crecimiento económico, luego ya se sabe que habrá subida del IRPF. En este punto, va a ser difícil, por no decir que altamente improbable que se animen a actuar los lobbys.

Donde sí se da por hecho la actividad de los grupos de presión -financieros y empresariales, básicamente- es en el resto de propuestas, ideas y proyectos que llegan de la mano de las nuevas formaciones al Gobierno. Es el caso de las deducciones de dividendos en las filiales del exterior de las empresas y bancos españoles que siguen estando exentos en su totalidad. Otro tanto sucede con el Impuesto de Sociedades a aplicar a los bancos a las grandes empresas, del 18% para los primeros y del 15% en el caso de los segundos.

En estos casos es donde parece que la intención del nuevo Gobierno es la de dejar abierta una puerta a los empresarios y otros sectores de actividad para intentar un acercamiento de posturas, una negociación sobre las propuestas finales que el Ejecutivo llevará al Congreso. Se juegan en esta negociación entre empresarios y Ejecutivo el futuro de los planes del Gobierno y con éste, la creación de empleo y la inversión necesaria para llegar al final de la legislatura. Por esta razón, y dada la imprecisión de los acuerdos entre los dos socios de Gobierno, es por lo que todo parece indicar que habría un margen interesante de actuación para que los empresarios y otros grupos de interés negocien con los redactores del Plan Económico las medidas fiscales que el nuevo Gobierno planea llevar al Congreso.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...