edición: 2826 , Miércoles, 16 octubre 2019
18/09/2019

El precio del crudo baja tras versiones que dan por restablecida la producción en dos o tres semanas

El ataque a las infraestructuras productivas saudíes es un recordatorio del papel vital que juegan
Carlos Schwartz
El precio del crudo Brent cayó en torno a un 6% el martes tras un aumento disparatado del 15% el lunes por los atentados contra infraestructuras petroleras de Arabia Saudí el fin de semana. El crudo WTI bajaba un 5,4% hasta los 59,50 dólares por barril. Los precios respondieron de forma acusada a la toma precipitada de posiciones por parte de los fondos especulativos y los bancos de inversión, que se abalanzaron sobre las posiciones largas en el mercado de futuros respondiendo a las versiones que daban por segura una lenta recuperación de la producción en el reino saudí, el principal productor y exportador de crudo del mundo. Bastó que el martes la agencia Reuters reprodujera una versión de fuentes del sector afirmando que la producción se va a restablecer en dos o tres semanas para que se registrara una nueva liquidación de posiciones, sin mucha certidumbre sobre la orientación definitiva del mercado. Tanto la OPEP como los exportadores no agrupados en ese cartel, pero que actúan de forma coordinada con él, en particular Rusia, son conscientes de que el mercado está abastecido y que se marcha a una acumulación de excedentes en 2020 a pesar de los recortes de producción pactados por los países exportadores y sus aliados.
La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha detallado esta perspectiva la semana pasada. Por añadidura, las reservas estratégicas de Arabia Saudí y el crudo comercial almacenado por el reino podían hacer frente sin mayores riesgos a la caída en la producción, estimada en un 50% respecto de la cota diaria aproximada de 10 millones de barriles, lo que representa un 5% de la producción mundial. Por lo tanto, el aumento del precio sólo se puede explicar por una combinación de factores. El primero las tensiones geopolíticas. Tanto Riyad como Washington tienen en la mira a Teherán. 

El Gobierno de Estados Unidos afirmó que el atentado que sufrió la red petrolera saudí salió de Irán, alimentando las especulaciones sobre posibles hostilidades en represalia. Mientras tanto el Gobierno de Israel constituye una presión persistente ya que la política estratégica del Gobierno de Netanyahu es el de un cercamiento bélico a Teherán. Ciertamente que esa presión está ahora en hibernación a la espera de los resultados electorales en el país. Un clima bélico en la región trastornaría la producción y elevaría los precios.

Los otros factores son técnicos y están relacionados con la seriedad del percance y la demora necesaria para reparar los daños. Pero no hay factores fundamentales que puedan sugerir escasez, salvo guerra. La salida del asesor de Defensa estadounidense, el halcón John Bolton, lanzó en este sentido una señal de tranquilidad, mientras no sea una maniobra del presidente Donald Trump. Pero lo que ha quedado de todas formas en primer plano tras el incidente es el papel que juega el reino Saudí en el mercado del petróleo. 

La escalada de precios el lunes puso de relieve un hecho: la única nación con capacidad ociosa significativa en producción de crudo es Riyad, con más de 2000 millones de barriles de crudo por día. Se trata de reservas que se pueden convertir de forma rápida en crudo extraído puesto en refinería. Si se compara esta disponibilidad de reservas con el resto de las naciones exportadoras y productoras las cifras empalidecen. El pico de 69,02 dólares por barril registrado el lunes es el más pronunciado desde 1988, todo un récord. Pero si algo puede medir es la inestabilidad que impera en el Oriente Próximo, porque de ninguna de las maneras responde a la presión de la demanda. 

El papel estratégico de Arabia Saudita se complementa con su gran variedad de crudos, algunos de los cuales se destinan a Asia donde hay refinerías adecuadas a ellos en particular en China, Japón y Corea. Los diferentes grados de crudo tienen distintas densidades, contenido de azufre, y otras peculiaridades que hacen compleja su sustitución si se tiene en cuenta que las refinerías ajustadas para esos grados deben recibir ese tipo de crudo. Las naciones asiáticas no tienen una vasta red de proveedores entre los cuales elegir. Esto determina una dependencia industrial a cierto tipo de hidrocarburos, lo que refuerza el papel de Riyad como proveedor. Durante los meses previos al atentado, el precio del crudo se deslizó a la baja por las evidencias de que una desaceleración de la economía internacional estaba afectando la demanda de petróleo.

La escalada de los precios del lunes fue atribuida por varios agentes del mercado a la acción simultánea de los operadores que habían apostado a la baja sobre el crudo y las acciones de las petroleras y liquidaban sus posiciones, mientras que otros tomaban posiciones largas para aprovechar lo que consideraban que sería una onda larga de expansión de los precios. Una parte considerable de los operadores apuesta a que el crudo va a bajar hasta cerca de sus niveles previos a esta crisis, pero que se mantendrán levemente por encima. El nuevo nivel operaría como una suerte de prima de riesgo político en atención a los reiterados incidentes en la zona. 

Pese a las afirmaciones sobre la mayor capacidad de exportación de Estados Unidos, a expensas del auge del crudo no convencional, la producción de este país no podría en ninguno de los casos subvenir a los recortes en la producción saudí, afirman los expertos. “Los excedentes estadounidenses pueden romper el equilibrio preestablecido, pero no enjugar un déficit equivalente al 5% de la producción diaria del mundo”, señala una de las fuentes consultadas. Habrá que ver si los precios se orientan hacia un nuevo nivel estable.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...