edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
13/06/2019

El precio del crudo sufre una fuerte caída por un imprevisto aumento de los stocks en Estados Unidos

La Agencia Internacional de la Energía vuelve a reducir la expectativa de la demanda mundial
Carlos Schwartz
Los precios del crudo retrocedieron otra vez esta semana tras un incremento inesperado de las existencias de crudo almacenado en los Estados Unidos. El precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) cedió un 4% en el mercado de futuros del New York Mercantile Exchange fijando un precio de 51,14 dólares el barril, la cotización más baja desde enero. Esta caída implica más de un 20% desde su máximo de abril, y deja al crudo en territorio bajista. Mientras, el crudo de referencia Brent cayó un 3,7% hasta los 59,97 el barril en el mercado ICE de Londres, lo cual representa un mínimo de 19 semanas. El sobresaltó fue alimentado por los datos difundidos por la Agencia de Información de la Energía de Estados Unidos, de acuerdo con la cual las existencias crecieron la semana pasada en 2,2 millones de barriles. Las expectativas de analistas y traders por otra parte era de una caída de entre 600.000 a 700.000 barriles de las existencias entre los más optimistas. Los precios ya estaban en caída antes del anuncio pero la tendencia se ha visto reforzada. Las preocupaciones por el estado general de la economía internacional se han manifestado en la cotización del crudo en semanas recientes. Una de las preocupaciones que despierta un nivel de precios del Brent por debajo de los 60 dólares, es que los países exportadores de crudo no podrán equilibrar sus balanzas de pago y sus presupuestos generales. 
Esto afecta directamente a Arabia Saudita que lleva la voz cantante en el cartel de exportadores, la OPEP. Por su parte la caída en el precio del WTI va a someter a presión a la industria del petróleo en Estados Unidos. También subieron las reservas de gasolina en EEUU y los precios futuros del producto cayeron más de un 4%. Los movimientos de la víspera se vieron alimentados por un informe del Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) de acuerdo con el cual las existencias de crudo no cesan de crecer en el país. El resultado de esta conjunción de informes negativos tuvo un efecto decisivo sobre las expectativas del mercado.

Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) redujo esta semana su previsión de incremento de la demanda de crudo. En su Panorama de la energía en el corto plazo afirman que la “AIE ahora pronostica para el corto plazo que los precios spot del crudo Brent caerán en promedio de los 71 dólares por barril de 2018 a 67 dólares por barril en 2019. La previsión del precio para 2019 cayó tres dólares por barril respecto de la estimación en el informe sobre perspectivas en el corto plazo del mes pasado, mayormente por cambios en las condiciones macroeconómicas”. 

La AIE en su informe de junio afirma además que espera este año que la demanda supere levemente a la oferta,  pero que el año que viene oferta y demanda se verán en estado de equilibrio. Respecto de este año, la argumentación se basa en la existencia de fuertes recortes por parte de algunas naciones productoras de crudo, como es el caso de Arabia Saudita, además de problemas de producción en Rusia y en el Mar del Norte. Las expectativas de que oferta y demanda se equilibren el año próximo se deben a que la AIE estima un fuerte incremento de la producción entre las naciones que no son miembros del cartel de la OPEP.

Los analistas señalan respecto de este cuadro que el año pasado, cuando todo el mundo preveía una mayor caída de la demanda, el consumo se disparó a raíz de reducciones en los tipos de interés en varias economías avanzadas. La advertencia va en el sentido de que si la Reserva Federal finalmente vuelve a reducir los tipos de interés de referencia, esa decisión no sería neutral para la venta de gasolina.

La AIE se mostró convencida de que habría un aumento de la producción de crudo, y que Estados Unidos tendría una producción récord en 2019 y 2020. De acuerdo con este organismo las exportaciones de gas natural licuado estadounidense se orientan hacia nuevos récord de producción y de exportación en los próximos años, en la medida que se inauguren las nuevas infraestructuras del sector en fase de construcción. De acuerdo con la AIE las exportaciones de GNL estadounidense  alcanzarán los 18.000 millones de pies cúbicos diarios para finales del año que viene. Por afán de comparación, los Estados Unidos exportaron 9.900 millones de pies cúbicos de promedio en 2018.

Estas perspectivas no hacen mella en las intenciones de algunos miembros del Gobierno de Trump en Washington. El secretario de Energía del Gobierno de Estados Unidos, Dan Brouillete, sostiene que el país va a continuar produciendo 12 millones de barriles diarios de crudo y que en el curso del año próximo puede alcanzar incluso los 13 millones de barriles de crudo. Algunos analistas consideran que el crecimiento de la producción en Estados Unidos va a generar debilidad en los precios a lo largo del año que viene. Los operadores del mercado sopesan las posibilidades que tienen la OPEP y sus aliados para sostener los precios cortando aun más la producción de crudo, mientras las sanciones a Irán y Venezuela también han tenido su efecto sobre un menor aporte de crudo a los mercados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...