edición: 2742 , Miércoles, 19 junio 2019
04/01/2019
Las orejas del lobo, del `profit warning´

El recorte en los resultados de Apple muestra al mercado el perfil de una crisis

La caída de las previsiones en las grandes tecnológicas, las locomotoras económicas, y el freno en las ampliaciones de capital, avisos para navegantes
Juan José González
En la búsqueda de pistas que ayuden a indagar e identificar la dirección de los mercados, los inversores se fijan en los problemas de Apple y de Tesla y los recortes de resultados y previsión de ingresos para el presente ejercicio. Sus responsables han comunicado a los analistas que esperan turbulencias en los próximos meses. Sucedió algo similar hace un año, cuando Inditex reconoció en privado a los analistas que la textil esperaba un empeoramiento de las previsiones. Entonces se habló, con razón, de que el reconocimiento explícito de esas expectativas equivalía a un `profit warning´ en su versión más elemental. La compañía textil perdió cerca de 6.000 millones en bolsa y fue entonces cuando el mercado (y la CNMV) reconocieron un `profit warning´. Algo muy parecido es lo que acaba de suceder con Apple y Tesla, lo que ha provocado la reacción inmediata de los inversores. No es fácil reconocer que la empresa va a ingresar menos, y que, seguramente como consecuencia de esto, su beneficio será menor. Situación complicada para los inversores, para el mercado que sospecha que con la caída de resultados ganará menos dinero y que entrarán en riesgo los dividendos.
En el fondo, lo que hacen las empresas que anuncian en privado sus previsiones de ingresos, mayores o menores, es el reflejo de una situación objetiva: los mercados de demanda se desaceleran y que en el caso de Apple es la respuesta precisa. El máximo responsable de la compañía avisa de que la reducción de los ingresos para los próximos trimestres se basa en la desaceleración de la economía china, de donde llegan los primeros vientos que pueden traer un buen puñado de `profit warning´.

Aseguran que los inicios de las crisis tienen un perfil similar en las economías occidentales. Se empieza por unos informes negativos firmados por el grupo de bancos de negocios habituales, lanzando sospechas a los cuatro vientos: mercados inestables, incertidumbre en el mercado de divisas, previsión de caída de ventas, aumento de costes financieros y, finalmente, reconocimiento de un deterioro en las ventas que conlleva una caída de los márgenes y de los resultados. La cadena de desgracias se sucede y amplía para llegar a todos los rincones de los mercados en forma de réplica por parte de las numerosas casas de análisis.

Todo indica que 2019 reúne todas las características básicas para replicar el mismo comportamiento. Son varias las empresas que ya han comunicado a sus accionistas las dificultades que viven los mercados internacionales, en medio de una situación que combina elementos de una guerra comercial con posibles acuerdos, sanciones o cese de hostilidades, y con la inestabilidad instalada en el mercado de cambios. Si bien los expertos no coinciden en las valoraciones e interpretaciones de los hechos, sí se puede afirmar, con muchos matices, que la conclusión dominante es similar: advierten de un cambio de mercado, de escenario y de ciclo económico.

El escenario actual muestra a una compañía tecnológica cuyas acciones se desploman más de un 7% a raíz de una carta del consejero delegado de Apple a los inversores, en la que reconoce o advierte de un recorte en la facturación por la desaceleración económica de China. La singularidad del acontecimiento es relevante en tanto que se trata de una de las dos compañías más valiosas del mundo junto con Microsoft, Amazon y Google, todas ellas integrantes, en distintas áreas de actividad, de un sector como el tecnológico, sector que marca el ritmo de la actividad económica mundial.

De la misma forma, la textil española Inditex o las industriales Arcelormittal, Técnicas Reunidas o Acerinox, por citar algunas cotizadas, pueden estar preparando el formato para comunicar a sus inversores, accionistas y analistas la posibilidad de que se reproduzcan en sus cuentas situaciones semejantes a las reconocidas en Apple o Tesla, por análogos motivos y con parecidos efectos sobre los resultados económicos.

Ahora esta incertidumbre de los inversores se proyecta de forma inquietante sobre las empresas, sembrando las dudas aquellas que hayan decidido paralizar, frenar o posponer las inversiones mediante la ampliación de capital. Es probable que muchas de ellas hayan pensado que sus planes de expansión interior o exterior deban esperar y ver, comprobar si el Gobierno, los mercados internacionales o las señales que envíe a los inversores el BCE, aportarán las garantías suficientes para que apuesten por invertir. Si invertir pasa para las cotizadas por ampliar capital, o para las no cotizadas por salir al mercado, todo indica que no, que no piensan invertir en el medio plazo. Luego, el frenazo inversor parece servido.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...