edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
10/10/2019

El sabio señala la crisis

El más fiel espíritu de Cantinflas y la acidez inocente de Gila quisieron unirse hace unos días en la pregunta que una periodista reputada le espetó a la ministra Calviño, cuyo interés no era otro sino saber si la ministra avisaría al personal de la llegada de una crisis. Una breve iluminación bastó a la política para contestar que "por supuesto". Y con la promesa del aviso se fueron a la cama miles de oyentes, como si fuera necesario avisar con carácter previo de la llegada, mañana a las diez treinta (por decir algo) de la crisis.

Llama la atención que al personal le interese más la llegada de la misma que prevenirla, protegerse, prepararse o ajustarse el cinturón. Se pueden conocer estos días algunos datos que deberían mover al temor y desconfianza del ciudadano. Por ejemplo, que se crece menos, que el turismo está tocado, y la creación de empleo de frena... etcétera, lo cual debería ser ya suficiente como para sospechar que algo no va bien. Otro asunto es cuando, advertida la debilidad y el frenazo económico se constata la caída y el desempleo se dispara.

Y así da la sensación que la gente está más preocupada por el aviso de que viene la crisis, que por hacerle frente. Si esta sensación errónea se traslada a un estadio superior, como es el ámbito del Gobierno, habrá que pensar que un Ejecutivo razonable ya estaría preparando la munición precisa para repeler el ataque y en este sentido, ajustar las cuentas del sector público, controlar el déficit y vigilar los gastos. Y algunas de las promesas escuchadas días atrás sobre subidas de las pensiones y demás muestran que el Gobierno está pendiente del aviso (de alguien) de que la crisis ya está ahí, a la vuelta de la esquina.

Es cierto que la crisis aún no ha llegado. Que sólo se conoce de ella el relato oficial que ofrece el Gobierno en funciones, al cual sólo le interesa que se cree la atmósfera y la sensación de crisis para alinearse con los intereses de los votantes 8Y viceversa) a los que subirá las pensiones. Las diferencias son siderales si se compara la actitud del Gobierno español con el alemán. Mientras los alemanes han puesto a funcionar sus instrumentos para animar la demanda, los españoles, entretenidos en la campaña electoral, permanecen atentos al horizonte, al parecer, en espera de atisbar la crisis, como cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo. Pues eso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...