edición: 2705 , Viernes, 26 abril 2019
11/03/2019

El salario mínimo como medicina

Las primeras cifras de desempleo nacional han servido a los críticos militantes anti salario mínimo para reclamar las razones que movieron sus argumentos técnicos y menos técnicos en contra de la medida laboral gubernamental. No fue necesaria campaña de acoso y derribo porque estaba muy claro que las cifras, cuando llegasen, les iban a acreditar como auténticos gurús de la apocalíptica medida. Y llegaron.

Se podrá afirmar que la primera en la frente –caída del empleo- pero queda por saber si vendrá la segunda o, incluso, la tercera, y si esta última será también en la misma frente del Gobierno o de los empresarios. Conocida ya la primera, la del efecto negativo en el empleo, la segunda bofetada por venir tendría que ver con los efectos provocados por ese nuevo salario mínimo en las rentas y en el consumo, y si este se vería estimulado o, por el contrario, sería el ahorro el beneficiado. Habrá que esperar un poco más.

Pero quizá es la tercera posibilidad, la duda que resta por resolver, la más interesante y la de mayores consecuencias. Se trata de mostrar la realidad de las cosas, tal y como es y cómo se presenta. Y es que la reacción contraria a la medida del salario mínimo no está relacionada, únicamente, con la productividad, pues en numerosas empresas la baja productividad resulta suficiente como para que el empresario mantenga los mismos niveles de salario mínimo anteriores a la reforma del Gobierno. Así que, mejor no tocar nada y que todo siga igual.

Sin embargo, la realidad viene a constatar un hecho lamentable (para todos) como es el de que muchas, quizá demasiadas, empresas españolas sólo pueden sobrevivir con salarios bajos, de modo que una subida de los mismos sólo traería problemas al empresario y, seguramente, el cierre de la empresa o despidos a discreción. Quizá sea éste el problema a combatir y que con un salario superior se estimule la productividad y no la complacencia empresarial. Seguir instalados en las guerras patronales y sindicales sólo servirá para alimentar la precariedad laboral, precisamente una de las enfermedades que necesitan tratamiento urgente y que el salario mínimo puede llegar a curar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...