edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
25/09/2018

El Santander sufre anemia

Los cuidadores del valor Santander no saben qué hacer para evitar que no baje de los 4 euros, una línea roja que pondría en apuros a muchos gestores y al balance del banco, obligado a provisionar la colosal minusvalía que acumula el valor. Las recomendaciones negativas sobre la evolución de sus títulos se suceden y multiplican al tiempo que describen un cúmulo -un tsunami- de problemas de efecto inmediato sobre su cotización. La crisis del consejo de administración tampoco parece que se frenará con los nuevos nombramientos de Botín.

El primero de esos problemas es la constatación de que la adquisición del Popular está ocasionando una digestión que provoca un enorme volumen de ácidos que arrasa con dineros y dotaciones millonarias, y se lleva por delante ratios de capital y todo lo que pille. En consecuencia, después de un año se llega a la conclusión de que Popular añade red, cartera de clientes pero, y sobre todo, problemas, litigios mil, horas extra de trabajo de difícil retribución y otros rotos menos visibles desde el exterior. La casa, y sus empleados, tienen anemia.

En descargo de la mala suerte o racha del Santander por la apuesta Popular, dicen en Boadilla que la ocurrencia de la presidenta ya se sabía que no sería un camino de rosas, pero tampoco un campo de minas. Y así, llegado el tiempo de hacer balance, los ahorradores del banco se encuentran con que sus acciones pierden un 19% en lo que va de año y que algo más pueden perder hasta fin de año. Algunas valoraciones expertas estiman en 2.000 millones de euros el coste de adquisición del Popular, al que habría que añadir 1 euro pagado a Bruselas.

Si la valoración de las acciones reflejan el estado de salud del banco todo indica que deberá atender las recomendaciones que desde junio pasado recibe el banco desde el BCE, y que van en la línea de reforzar los recursos, recuperar las ratios de capital perdidas, mermadas por la aventura de Botín en el Popular. Los más previsores hablan de la necesidad de una nueva fusión para evitar el descalabro en el beneficio del banco. Aunque los más pesimistas (o quizá los más realistas) saben que estás enfermedades se curan con más capital, con una (otra más) nueva ampliación de capital.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...