edición: 2719 , Viernes, 17 mayo 2019
31/05/2018

El secretario Ross dice que el viernes comienza la aplicación de derechos compensatorios para Europa

Estados Unidos aplicara las nuevas tarifas para el acero y aluminio alineando a la UE con China
Carlos Schwartz
En su política de ahorcar sin sofocar a la espera de concesiones de último momento el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció en París sin previa comunicación formal que el viernes se inicia la aplicación de derechos compensatorios a las importaciones de productos de acero y aluminio de la Unión Europea (UE) a su país. El alto funcionario estaba de visita en la capital de Francia con motivo de una reunión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y tiene prevista una visita a China el próximo fin de semana. Los funcionarios de la Administración Trump han adoptado los métodos de su presidente. Métodos que le han dado bastante resultado hasta ahora. El ejemplo más reciente es el de Corea del Norte de quien Trump dijo que no era lo suficientemente fiable como para negociar con su primer ministro cancelando los encuentros previstos. Así logró que Pyongyang diera un paso más en la dirección deseada haciendo pública la destrucción de infraestructuras nucleares. 
El efecto ha sido la reanudación de los contactos. Ross ha señalado a la UE que es posible negociar mientras se sufre la aplicación de derechos compensatorios y citó a China como un ejemplo de que eso es posible. “Puede haber negociaciones con o sin tarifas, no es que no se pueda hablar con tarifas”, señaló el secretario de Comercio. “China es un caso interesante en este sentido, están pagando las tarifas que entraron en vigor en marzo y no han utilizado este hecho como excusa para no hablar.

Es sólo la UE la que insiste en que no podemos negociar si se imponen las tarifas”, añadió durante las sesiones de la OCDE. La política de soberbia con el objetivo de ablandar al enemigo es el estilo presidencial y se ha convertido en la norma de los funcionarios que lo rodean. Los que no coinciden con estos criterios se ven obligados a abandonar como ha sido el caso del secretario de Estado Rex Tillerson. La presión extrema no sólo ha dado resultado en el caso de Corea del Norte con quien Trump anunció que finalmente negociará… de momento.

También con Pekín que mientras soporta las tarifas arancelarias para el acero y el aluminio ha reducido los aranceles para las importaciones de automóviles, una medida que beneficia a la industria automotriz estadounidense. Para Europa estos desplantes tienen un efecto complejo porque Estados Unidos ha sido el aliado infalible a quien se ha acudido cada vez que las patatas quemaban en las manos de los funcionarios europeos. Pero el presidente ha dejado claro que no admitirá privilegios derivados de relaciones históricas en cuestiones que hagan a la balanza comercial cuyo déficit quita el sueño a Trump y su administración.

Washington aplica presión creciente sobre la UE, los gobiernos nacionales de la Unión y sus reguladores con el objetivo de obtener concesiones tales como una reducción del 10% de las tarifas a las importaciones de coches estadounidenses como condición para revisar los derechos sobre el acero y el aluminio. La administración Trump quiere además imponer una cuota a las exportaciones europeas de acero y aluminio “con el objetivo de hacer ver a China que nadie queda excluido de limitar sus excedentes” de acuerdo con una fuente diplomática. Es decir usar el castigo al aliado europeo como ejemplo. 

Ross señaló mientras tanto que el próximo fin de semana estará negociando en Pekín un hecho que de acuerdo con los analistas no estaba claro que finalmente ocurriría. De acuerdo con la fuente diplomática Washington está disgustado con la actitud desafiante de la UE que no está dispuesta a negociar si se le aplican los derechos compensatorios. Mientras tanto la secretaría de Comercio ha iniciado investigaciones destinadas a verificar si las importaciones de coches también afectan a la seguridad nacional, el mismo pretexto aplicado para imponer derechos al acero y el aluminio. Si la industria del automóvil cae en las redes de la “seguridad nacional” la industria europea se vería seriamente afectada.

En opinión de Ross, el beneficio de los derechos compensatorios excede de lejos al incremento de los costes de los productos de importación que la industria estadounidense requiere como insumos habituales para su producción de manufacturas. El secretario de Comercio declaró que las tarifas no constituían ninguna catástrofe para su país y por el contrario “creaban muchos puestos de trabajo en los sectores del acero y el aluminio, eso es algo real. No veo que las fábricas de coches vayan a cerrar, ni las plantas de producción de latas”. 

La comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom exigió claridad a las autoridades estadounidenses sobre el mecanismo de limitación de importaciones que se utilizará cuando expire la exención temporal en la aplicación de los derechos esta semana. En una reunión con parlamentarios europeos el martes, Malmstrom dijo que en su interpretación Washington no va a aplicar los derechos del 25% para el acero y del 10% para el aluminio de forma directa sino que lo hará cuando las exportaciones europeas a Estados Unido sobrepasen un determinado límite, y que por tanto para lo que hay que prepararse en lo inmediato es para el establecimiento de ese límite que no está cuantificado. 

De la opinión de Malmstrom no se desprende de forma directa que sus expectativas se funden en información fehaciente. En sus comentarios esta semana a los parlamentarios dijo que no estaba claro si Washington iba a aplicar un límite duro o blando como umbral para las tarifas. En mayo las autoridades europeas seguían solicitando de Washington la exención completa de las tarifas sin obtener respuesta. Ésta sobrevino la víspera con las declaraciones de Ross que cayeron como un cubo de agua fría. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió contra el nacionalismo proteccionista y sus graves riesgos para el comercio internacional y abogó por encontrar una solución a la disputa con Washington en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...