edición: 3102 , Viernes, 4 diciembre 2020
12/05/2020

El sector del alquiler de coches hace frente al peor escenario en su historia con las grandes amenazadas

La sombra de la quiebra en el sector se suma a una fuerte caída en el precio de los coches usados
Carlos Schwartz
A la industria del automóvil le ha sobrevenido una nueva amenaza. Mientras el sector saluda con salvas un leve repunte de la venta de coches en China en abril, las cifras del balance de las empresas de alquiler de coches para el primer trimestre son una verdadera amenaza de quiebra de las grandes del sector. Mayo es un mes de inicio de la temporada fuerte de turismo en Europa continuando la Semana Santa, especialmente en las grandes ciudades turísticas de España como Barcelona o Sevilla, además de Madrid. Pero este año no hay alquiler de coches. No sólo no existe demanda, sino que al haber confinamiento no hay turismo ni alquiler de coches. Las grandes empresas tradicionales del sector han apelado a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), pero en la medida que no ven que el panorama se vaya a aclarar en el futuro inmediato, estudian la restructuración de plantillas y de su negocio financiero. Al cierre del primer trimestre Avis anunció pérdidas de 150 millones de dólares, pero advirtió que el segundo trimestre puede ser peor porque en algunas regiones del mundo, como Estados Unidos, enero y febrero no fueron meses de parálisis completa. Esto también ha afectado a las plataformas tecnológicas que se basan en el alquiler de vehículos de particulares y las de vehículos compartidos.
Y qué decir de las plataformas de 'car sharing', patrocinadas por marcas, como Car2Go o Zity, que han debido suspender actividad. Hertz, la multinacional con una fuerte participación del empresario Carl Icahn se encuentra embarcada en un intento de refinanciación de una deuda que alcanza a los 17.000 millones de dólares y ha solicitado de sus bonistas un aplazamiento del vencimiento de una emisión que maduró a comienzos de mes hasta el 22 de mayo. El caso es sugerente porque la empresa tiene en propiedad 770.000 automóviles de forma global. Los coches están en filiales específicas que los ceden en leasing a las oficinas de alquiler de la propia Hertz. La compra en firme de los vehículos se hace sobre la base de 13.400 millones de dólares de deuda que tiene como colateral los propios coches, camiones y furgonetas. Es decir que se trata de un mercado de obligaciones de deuda con el respaldo de activos (ABS, por sus siglas en inglés) que resuenan a la crisis de 2008.

Avis no es la única empresa que basa su modelo de negocio de alquiler de coches en la compra en firme de vehículos, solo que está apalancada en una colosal masa de dinero. La otra grande es Enterprise. Pero la base de este modelo es que el mercado de segunda mano mantenga de forma permanente precios al alza. Las empresas de alquiler de coches son proveedores de coches usados para las empresas de reventa, y tanto Hertz como Enterprise, al igual que las restantes de alquiler se deshacen de su flota con regularidad antes de que los coches, furgonetas y camiones superen un kilometraje bajo. Lo que sucede es que en los principales mercados en los que estas empresas operan se ha registrado una caída en el precio de los coches de segunda mano, especialmente en Estados Unidos, aunque de acuerdo con los analistas del sector este comportamiento se está extendiendo de forma acelerada a otras regiones.

El problema no solo afecta a las empresas de alquiler de coches que necesitan desprenderse de los vehículos para renovar flota, o simplemente para reducir sus dimensiones cuando cae la demanda o aliviar su carga financiera. También afecta de lleno al sistema de venta de coches que se ha convertido en la fórmula mágica en todo el mundo, el 'pay per use', que consiste en una forma de alquiler financiero con una cuota final con el compromiso del vendedor de recibir el coche usado para cancelar la deuda residual y usarlo como entrada del nuevo. Esto determina que las marcas también tengan un nivel creciente de coches usados de los que deben disponer.

El otro modelo que hay en el mercado de alquiler de coches es la compra con compromiso de recompra por parte de la marca vendedora, con un precio fijado de antemano y en un determinado plazo de tiempo. Este es el modelo usado por la francesa Europcar, propiedad del grupo Eurazeo, quien ha detectado una fuerte caída de la demanda al igual que todas las otras, y negocia con sus financiadores un crédito de 220 millones de euros con aval del estado por el 90% del total. Por su parte la alemana Sixt, se aseguró un crédito de 1.600 millones de euros otorgado por el banco de desarrollo estatal alemán KfW. Pero en definitiva, las empresas que han optado por el modelo conservador con pacto de recompra se ven en mejor situación financiera aunque no pueden tampoco hacer caja liquidando la flota.

El problema que se presenta para las grandes que han utilizado el modelo de mayor riesgo es que el sistema de financiación que han desarrollado supone un ajuste trimestral sobre el precio en los mercados de coches usados. La valoración del mercado se hace de forma mensual, pero el ajuste del precio de venta se hace de forma trimestral, y cada vez que los precios del mercado caen las empresas deben aportar dinero efectivo como garantía suplementaria. En abril los precios en el mercado de usados estadounidense cayeron un 12% comparado con marzo lo cual se deberá reflejar en el ajuste de junio. Los analistas consideran que Avis deberá hacer frente a una factura de 700 millones de dólares por el segundo trimestre lo cual va a provocar una sangría considerable a sus reservas de liquidez estimadas en 1.600 millones de dólares.

El núcleo de este problema está de momento en Estados Unidos donde el modelo de alto riesgo se extendió de forma considerable porque la ilusión de que era fácil desprenderse a buenos precios de coches con pocos kilómetros rodados atrajo a empresas más pequeñas. En 2015 los coches comprados en firme en el sector de alquiler de vehículos representaban el 58% del total y en 2019 supuso un 79%. Los analistas estiman que Hertz con un 90% de su flota adquirida en modelos de riesgo deberá afrontar un pago en junio de 800 millones de dólares, lo que supone un duro golpe a una liquidez de 1.000 millones de dólares.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...