edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
07/11/2019
banca 
Deben mejorar el colchón anticrisis

El supervisor bancario europeo frena los planes de fusión de Cajamar y Liberbank

Quiere asegurar que serían capaces de absorber pérdidas en un escenario adverso y evitar que una posible recapitalización tenga que ser cubierta con dinero público. Las fusiones vendrían después, una vez asegurados los riesgos
Juan José González
El sector bancario supervisado por Europa, una docena de entidades, parece gozar de buena salud, si acaso algún cuidado puntual con la rentabilidad, la liquidez, algunos riesgos y poco más. Pero la salud de los balances causa buenas sensaciones en el Banco Central Europeo y por tanto, también en los mercados financieros. Sin embargo, no se puede considerar la docena de bancos españoles como un todo, común y homogéneo en la medida en que las diferencias entre las entidades, según el parámetro o ratio elegida, las acaban diferenciando, de modo que no todas están en situación de llevar a cabo una operación corporativa. En este sentido, y según las opiniones del supervisor de la Junta Única de Resolución bancaria (JUR) que se convierten en recomendaciones a las entidades, las cuales deben ser consideradas como advertencias o exigencias a tener en cuenta, algunos bancos del sistema financiero español no estarían en la actualidad en la posición ideal para acometer un proceso de fusión. En concreto, el supervisor bancario europeo habría concluido en un informe reciente sobre el sector, en la misma línea que el realizado en junio pasado, que Cajamar, Ibercaja y Liberbank no estarían en la mejor posición de cara una futura integración.
La recomendación negativa se basaría en su deficiente situación en el apartado de capital, parámetro en el que las entidades citadas no habrían salida bien paradas de los últimos exámenes del supervisor realizados en los últimos meses y filtrados parcialmente en la semana pasada. La razón fundamental para que el supervisor emitiera una opinión negativa preocupa en tanto que se trata de una advertencia relacionada con la gestión de riesgos y de la planificación de capital, dos apartados en los que tanto Cajamar como Liberbank no parecen discurrir entre los parámetros deseados.

Claro que no es una situación comparable a la que registra uno de los grandes, BBVA, el peor valorado por las autoridades bancarias en los apartados de riesgos y planificación de capital. El problema de las valoraciones negativas tiene que ver directamente con la asignación del colchón anticrisis, apartado en el que Liberbank y Cajamar salen mal paradas. De ahí que la opinión, más allá de las consideraciones puntuales para corregir las posiciones, suponga un freno para algunas decisiones de futuro que como las fusiones, pudieran estar considerando las entidades señaladas.

Las cuentas que se hacen en la JUR sobre el colchón anticrisis en relación con los pasivos y los fondos propios, dejan en mal lugar a Liberbank y Cajamar, y al BBVA entre estas entidades. Sobre activos ponderados por riesgos son de nuevo Liberbank y Cajamar las que peor situación registran. No se trata de que la mejor o peor posición en una relación de entidades respecto al colchón anticrisis suponga una nota negativa, una penalidad o una advertencia seria a las entidades. Se trata sencillamente de subrayar que el supervisor sigue con atención y de cerca la evolución de las ratios del banco así como de sus decisiones para corregir la posición hasta situar a la entidad en la senda de las exigencias.

Incluso se podría asegurar que no son los grandes bancos los que lideran la prioridad de la supervisión, sino las entidades de medio y pequeño tamaño, precisamente los grupos bancarios más reducidos a los la regulación recomienda, con insistencia, pensar en una fusión. Son en principio las más vulnerables, las que pueden tener mayor dificultad para sacar los márgenes, para lograr la rentabilidad. El supervisor estima que son estas entidades las que pueden empezar a sufrir el frenazo de la actividad económica, las más sensibles por el tamaño a quiebras e impagos. 

El supervisor se teme que esta situación adversa que parece indicar la coyuntura económica, sean Liberbank, Cajamar e, incluso, Ibercaja y Unicaja las entidades con mayor dificultad para absorber pérdidas así como recurrir a una recapitalización interna. Lo cual obliga a pensar que, ante estas dificultades (teóricas, en tanto no se presenten) la única salida para recapitalizar los bancos con problemas sería el dinero público. Está en juego la formación de un gran banco regional que sería líder en el noroeste español, una entidad que pasaría a ser el sexto banco español por activos por delante de Bankinter y detrás del Sabadell. Una posición de mercado que puede trastocar el juego de la competencia y la relación de poder en el mercado de crédito y de ahorro. Probablemente un aspecto al que no es ajeno el supervisor europeo bancario.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...