edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
03/06/2018

El supervisor despistado

Convencidos por la argumentación oficial del BCE y de medio mundo de la necesidad de contar con bancos más grandes, potentes y saneados para hacer frente a crisis y temporales, y que esta aventura pasaba por concentrar entidades, cuando, de repente, el Banco de España se descuelga con una teoría que parece contradecir una parte del argumento principal. Porque, sobre el papel, menos bancos, más grandes, seguros y rentables redundarían en beneficio de la clientela, con mejores servicios, más asesoramiento y menos comisiones, es decir, menos bancos y más grandes, igual a economías de escala más favorables para todos.

Pero no, parece que ahora el supervisor español está preocupado -o dice desconfiar- por el exceso de concentración, no vaya a ser que como son menos, tienen menos competencia y acaban imponiendo condiciones a la clientela que pueden resultar abusivas. Llama la atención, a buenas horas mangas verdes, que el Banco de España se preocupe por una posible escasez de competidores en la industria bancaria y su impacto sobre la calidad de los servicios al público cuando en tiempos no muy lejanos, con 46 entidades distintas, poco o nada se preocupaba del grado de satisfacción de la clientela ni de los servicios recibidos.

Quizá se despreocupó el supervisor mirando para otro lado, consintiendo algunas situaciones vergonzosas y, a la postre, delictivas, como las aventuras bancarias en Galicia, donde sí, es evidente que el oligopolio ha campado por sus fueros e impuesto su ley en precios y servicios. El Banco de España, quizá contemplativo en otras zonas de España, apenas se ha molestado en llamar la atención de los `concentrados´, cuyas economías de escala en nada han beneficiado a los clientes, que han visto cómo sus cajas o bancos de toda la vida cerraban o se iban.

Y es este el auténtico problema el que debería ocupar al Banco de España, el de la exclusión financiera, el que mantiene a millón y medio de habitantes sin acceso a una oficina bancaria, cientos de municipios sin banco sus habitantes para retirar la pensión o el efectivo para la compra, lugares donde la banca online -se dice que el futuro de la banca- o no llega o no es rentable. En cualquier caso, la exclusión bancaria y la que identifica el Banco de España como una amenaza para la clientela, no es más que una desatención y desidia de sus obligaciones como supervisor, controlador, árbitro e intermediario por ley y vigilante de que la calidad de los servicios, sus precios y comisiones al cliente sean correctos y no abusivos, justos y no desmesurados como muestran los centenares de reclamaciones que recibe el supervisor. Y no citemos a los tribunales, ahítos que están sus señorías de contenciosos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...