edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
17/06/2018

El truco de prometer nada

La llegada de un nuevo responsable a un departamento ministerial, ha venido acompañada habitualmente de nuevas expectativas, nuevos aires, se entiende que benefactores, a favor de los propios intereses, en este caso, de las compañías energéticas. Otro asunto es que posteriormente se cumplan en algo, en parte, en todo o en nada las esperanzas. El energético es un asunto pendiente en este país, tan acostumbrado a pasar la pelota al siguiente, al vecino o a quien sea. Pendiente es para el Gobierno dibujar un camino, una vía para impulsar las nuevas energías, aspecto en el que España parece sufrir un cierto retraso.

El Gobierno es el encargado de definir ese camino para fijar eso que llaman reparto de las cargas del “mix energético”, paso sin el que difícil será el desarrollo de las energías renovables, esas, las mismas, con las que llenan sus bocas los políticos cada vez que hablan de eso, de energías. Todos o casi parecen estar de acuerdo en algo básico: que el cambio climático es un hecho, es cierto, y que las emisiones de gases de “efecto invernadero” necesitan un tratamiento y cumplimiento inminente y serio. Y lo contrario es la catástrofe.

Ahora bien, algunas cosas son tan evidentes como que la desaparición del carbón, obsesión europea, como fuente contaminante, puede ser un hecho a la vuelta de la esquina. Como también es un hecho que las energías eólica y solar, cuya aportación industrial va en aumento, no será suficiente como para sustituir al carbón. Luego, aquí se plantea una primera incógnita a despejar y a la que ningún Gobierno ni institución política común se atreven a arriesgar una solución.

Así llega la nueva responsable al Ejecutivo, Teresa Ribero, encargada, según parece, de crear expectativas al sector pero con la imposición de sus superiores de no poner nombres ni apellidos, ni cifras ni fechas. Nada de leyes de “cambio climático” o de “transición energética”, no vaya a ser que luego pasen lista de los asuntos pendientes. Se puede, si acaso, abrir algún pequeño melón para debates que no van a ningún sitio, como es pronunciar las palabras "energía nuclear", que ya veremos, o hablar de la "caducidad" de las térmicas, también que ya veremos. Pero como se le ocurra a algún nuevo responsable ministerial mencionar una cifra o fijar una fecha, que se dé por muerto. Porque lo prometido es deuda y hay que cumplirlo. Por eso, de prometer, nada de nada. Ese es el truco.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...