edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
30/10/2018
LA OREJA DE LARRAZ

Empleo para los más vulnerables y consolidación de las pensiones, objetivos prioritarios europeos

Xavier Gil Pecharromán
El Pleno del Parlamento Europeo ha instado, a través de una resolución, a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) a que desarrollen acciones y estrategias en consonancia con el pilar europeo de derechos sociales para satisfacer las necesidades sociales de aquellos que se encuentran en la imposibilidad de acceder al mercado laboral, es decir, las personas que sufren privaciones extremas, como las personas sin hogar, los niños y jóvenes y quienes padecen trastornos físicos y mentales crónicos.
También ha decidido demandar estrategias nacionales y coordinación a nivel de la Unión para luchar contra la discriminación por razón de edad en los mercados laborales como respuesta al aumento del número de trabajadores de más edad en la mano de obra de la Unión.

Los europarlamentarios, en particular proponen dar a conocer la Directiva 2000/78CE relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación, adaptando las normas sobre salud y seguridad en el trabajo a los objetivos de empleo sostenible habida cuenta de los riesgos laborales nuevos y emergentes, y garantizando el acceso a oportunidades de aprendizaje permanente y mejorando las políticas de apoyo a la conciliación de la vida laboral y familiar.

El Europarlamento ha tomado en cuenta que la tasa de desempleo estacionalizada en la zona del euro se redujo en junio de 2018 al 8,3%, frente al 9,0% en junio de 2017. Esta fue la tasa más baja registrada en la zona del euro desde diciembre de 2008. 

No obstante, la diferencia en las tasas de desempleo entre los Estados miembros de la zona del euro es considerable, registrándose las tasas más bajas en Malta (3,9%) y Alemania (3,4%), y las más elevadas —y todavía preocupantes— en Grecia (20,2% en abril de 2018) y España (15,2%), que tienen una tasa de empleo del 57,8 y el 65,5% respectivamente.

Por otra parte, la tasa de desempleo juvenil en la zona del euro era en junio de 2018 del 16,9%, frente al 18,9% en junio de 2017. Sin dejar de decrecer de forma continuada, esta tasa sigue siendo inaceptablemente elevada y asciende a más del doble de la media del desempleo total, con cerca de uno de cada tres jóvenes desempleados en algunos países.

La disparidad en las tasas de desempleo juvenil de los Estados miembros de la zona del euro también es considerable, ya que las tasas de desempleo juvenil más bajas se registran en Estonia (6,5% en diciembre de 2017) y Alemania (6,2%), mientras que las más elevadas se registran en Grecia (42,3% en noviembre de 2018), España (34,1%) e Italia (32,6%).

La responsabilidad de luchar contra el desempleo juvenil recae fundamentalmente en los Estados miembros, a los que corresponde definir y aplicar los marcos reguladores del mercado laboral, los sistemas de educación y formación y las políticas activas del mercado laboral.

la tasa de empleo total de la zona del euro en 2017 era del 71,0%, siendo la tasa de empleo de las mujeres del 65,4%; que el objetivo de la Unión Europea en el marco de la Estrategia Europa 2020 es lograr al menos un 75% de empleo para las personas de entre 20 y 64 años, en particular mediante una mayor participación de las mujeres y los trabajadores de más edad y una mejor integración de los inmigrantes en la mano de obra. 

Al acabar 2016 la tasa de empleo de la zona del euro superó el máximo anterior a la crisis y creció un 1,5% en el segundo trimestre de 2018 en comparación con el mismo trimestre del año anterior; que, sin embargo, en algunos Estados miembros sigue por debajo de los niveles registrados hace una década, teniendo en cuenta que en los países del este de Europa esta circunstancia puede atribuirse a la disminución a largo plazo de la población total y no a una evolución negativa del mercado de trabajo.

La tendencia a una reducción del número de horas trabajadas por trabajador debida, entre otros factores, al aumento del empleo a tiempo parcial no deseado sigue siendo preocupante, con un suave descenso (0,3%) en 2017 con respecto al año anterior y a un nivel que sigue siendo aproximadamente un 3,0% menor que en 2008.

Según el informe de 2018 sobre la evolución social y del empleo en Europa, el moderado ritmo de crecimiento de la productividad por trabajador que afecta al crecimiento salarial está relacionado con factores como la mayor cuota de empleos a tiempo parcial y el menor número de horas trabajadas.
La tasa de empleo a tiempo parcial y de trabajo temporal en la zona del euro se ha mantenido estable desde 2013, aun cuando represente una elevada proporción del empleo total, y que, en 2017, el trabajo a tiempo parcial suponía el 21,2% de todos los contratos.

La proporción del trabajo a tiempo parcial entre las mujeres (31,4%) es significativamente mayor que entre los hombres (8,2%), fenómeno que puede tener importantes repercusiones en los ingresos y los derechos de protección social; que, en 2016, la mayor parte de los contratos temporales correspondía con mucho a los jóvenes, estando bajo este tipo de contratos el 43,8% de los trabajadores de entre 15 y 24.

Por ello, Estrasburgo pide a los Estados miembros de la zona del euro que aprovechen plenamente las perspectivas económicas positivas y prosigan las reformas del mercado de trabajo centradas en la creación de puestos de trabajo que pide a los Estados miembros que adopten y apliquen la propuesta de Recomendación del Consejo sobre el acceso a la protección social y que animen a las personas con formas de empleo no convencionales a inscribirse en regímenes de protección social; destaca la importancia de las negociaciones en curso relativas a la directiva sobre condiciones laborales previsibles y transparentes.

También, propone que los Estados miembros inviertan en servicios de atención a la persona durante todo su ciclo vital, a fin de mantener los esfuerzos por alcanzar los objetivos de Barcelona de 2002 en materia de atención a la infancia y definir objetivos de atención a las personas mayores y dependientes.

Así, considera que la prestación de cuidados dentro de la familia no debería afectar de forma negativa a las prestaciones sociales o de pensiones; pide a los Estados miembros, en este contexto, que garanticen la suficiencia de la acumulación de derechos de pensión.

Y finalmente, el Parlamento comunitario solicita a los Estados miembros de la zona del euro que reduzcan la brecha de género en materia de pensiones y garanticen la igualdad intergeneracional con prestaciones de jubilación dignas y suficientes, a fin de erradicar la pobreza y la exclusión social entre las personas de edad avanzada y, simultáneamente, velar por la sostenibilidad a largo plazo y la adecuación de los sistemas de pensiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...