edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
08/01/2016
Ajustes de previsiones

Empresarios e inversores dan por perdido el ritmo de la economía

El retraso en la solución de gobierno amenaza con la ruptura de la inercia económica
Juan José González
Los Reyes Magos se han mostrado neutrales y no parecen haber influido en las matemáticas para ayudar a los partidos políticos en sus problemas para formar Gobierno. El tiempo puede jugar a favor de algunas formaciones apurando los plazos de sus estrategias. Pero el mismo tiempo no es el aliado más eficaz para mantener la confianza de empresarios e inversores en el camino hacia la recuperación de la economía. Los primeros comienzan ya a exigir, de forma más o menos discreta, mayor premura a los responsables políticos, si quieren que se mantenga el ritmo de los dos últimos años en creación de empleo, mientras que los inversores demandan hechos reales y objetivos que estimulen el mantenimiento de la confianza para los próximos meses. En principio, las casas de análisis proceden a ajustar sus previsiones para el mercado español.
Empresarios, banqueros e inversores se muestran más tensos al respecto, mientras algunos socios de la Unión Europea y varias instancias de éste observan con preocupación y temor el posible impasse de las políticas reformistas. En clave interior, los inversores analizan los posibles efectos de una demora en la solución (acuerdo o alianza) entre los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE) con opciones y aspiraciones a formar Gobierno. El temor a una prolongación de la fase con un Ejecutivo en funciones, puede dar paso a las dudas y estas a la desconfianza generalizada, con el consiguiente peligro de ruptura de la inercia económica de los dos últimos ejercicios.

En un rápido ejercicio de valoración de la situación, los analistas ya contaban con un impasse relativo en este tiempo inicial del ejercicio, marcado, fundamentalmente, por el incómodo acuerdo o alianza que deberán lograr los partidos dominantes (mayoritarios, a tenor de los resultados electorales) interesados o aspirantes en liderar el Gobierno central. El `atascamiento´ político que se daba por hecho se basaba en las dificultades de los argumentos políticos de los dos partidos mayoritarios, inicialmente muy distintos y distantes, aunque se da por hecho que tarde o temprano (esta es la cuestión) terminará por imponerse la suma matemática en cuestiones básicas o clave. En este punto, empresarios e inversores dan por descontado la ausencia de metas utópicas en una futura o posible alianza política.

Los ajustes, sin embargo, se han visto desconcertados por otros hechos puntuales de mayor alcance como las nuevas turbulencias en la economía china (caída del indicador PMI y el consiguiente reflejo en el mercado bursátil) y la inestabilidad fruto de la tensión entre Arabia Saudí e Irán. Aquí las matemáticas sí han sumado para aumentar las dudas y, con estas, las previsibles dificultades para la economía española. Porque sobre el terreno ya surgen las primeras dudas respecto a las previsiones de crecimiento económico en este primer trimestre del año.

Unas previsiones inicialmente formuladas entre noviembre y diciembre pasado que ahora, sin embargo, comienzan a estar cuestionadas y que podrían ser objeto de revisión. La base de la misma se basaría en la dificultad de llevar a cabo las reformas adicionales para cumplir con, por ejemplo, los objetivos de déficit presupuestario comprometido con la Unión Europea. Como difícil también, o imposible, sería mantener el crecimiento económico previsto, seguramente, revisado en dos o tres décimas a la baja. La temperatura que pueda registrar la actividad económica en esta fase de Gobierno en funciones, se reflejará en el mercado bursátil, donde la inestabilidad política interior estará acompañada por la que registrará también a diario la economía china y los acontecimientos geopolíticos de Arabia Saudí. El termómetro bursátil no estaría muy lejos de los 8.500 puntos del Ibex35, si la niebla llega a cerrarse demasiado.

La tensión del sector empresarial, por tanto, seguirá en aumento en la medida en que se prolongue el impasse en la formación del Ejecutivo. En este tiempo, no obstante, habrá que valorar los resultados de las empresas en el pasado ejercicio, que comenzarán a publicarse en breve, así como las expectativas y las previsiones para el presente ejercicio. Estas previsiones se verán afectadas no solamente por la incertidumbre política del nuevo Gobierno y su mayor o menor estabilidad a lo largo del año, sino también por las novedades incluidas en los programas electorales que, sin duda, afectarán a la tributación de algunos productos financieros y de inversión, al consumo y al ahorro, entre otros. En todo caso, las fuerzas políticas deberán evitar que se rompa el ritmo de crecimiento económico, el cual ya había conseguido una inercia que la mayoría de los socios europeos no alcanzará en el presente ejercicio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...