edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
22/10/2008

Empresas del Ibex aprovechan la caída de la Bolsa para amortizar títulos

Mejoran el PER, se ahorran dividendos y se “apoya” la cotización
Juan José González

En los últimos tres meses, desde finales de julio, 12 compañías del Ibex 35 han variado el porcentaje de su autocartera por distintos motivos, eso sí, respetando en todo momento que la misma no superase el 5% del capital al que obliga la ley. El resultado final es que ocho empresas, de esa docena, reducen capital y cuatro lo aumentan. En la mayoría de los casos la variación de la autocartera se hace mediante la recompra de títulos para su amortización.

Ha sido precisamente en estas nueve semanas cuando las empresas, aprovechando las fuertes caídas de su cotización bursátil (entre el 15% y 18%), han aprovechado el momento para hacer  amortizaciones “salvajes”, un movimiento que no se ha reducido  únicamente al ámbito de las empresas españolas sino que también fue aprovechado por numerosas compañías del resto de Europa.

Las operaciones más agresivas han correspondido a las compañías constructoras. Se trata de FCC y ACS que han procedido a reducir su autocartera hasta el 1,2 en el caso de Fomento de Construcciones y Contratas, y al 2% en el de la compañía de Florentino Pérez. Las dos empresas utilizaron la fórmula de amortización de acciones para reducir el capital social, lo que equivale a retirar de la circulación el porcentaje que estaba en su autocartera. Tanto ACS como FCC realizaron la operación de reducción en pleno verano cuando sus cotizaciones habían caído menos que el selectivo español y quizás con demasiada precipitación, puesto que semanas más tarde la operación les hubiera reportado mayores ganancias y menos costes.

Las operaciones de Santander, Sabadell e Indra son consideradas menores por el tamaño, ya que si observamos sus autocarteras la reducción de títulos es mínima: -0,62% el Santander; -0,11% el Sabadell y -0,19% en el caso de Indra. Banesto registró, igualmente, movimientos en su cartera por -0,72% y la industrial Acerinox redujo la suya en un 1,73%.

Desde el punto de vista técnico y también de imagen, las empresas pueden presumir de un mejor PER al aumentar el beneficio por acción, no porque el beneficio aumente sino porque el divisor, el número de acciones, es menor. Bancos y empresas acostumbran a incluir en su publicidad el concepto de creación de valor para el accionista. Pues bien, entre otras fórmulas, esta, la reducción del capital, es una de ellas, quizás la más socorrida en los últimos tiempos.

Otras cuatro compañías del Ibex 35 han optado por una política distinta, contraria y han procedido a aumentar su autocartera. En este grupo se encuentran Abengoa, OHL, Repsol y BBVA. En el caso de las dos primeras, sufrieron fuertes caídas en Bolsa por lo que es razonable que hayan tomado la decisión de aumentar su autocartera en porcentajes casi insignificantes. Parecido es el caso de Repsol que a finales de julio no contaba con ningún título propio en cartera y semanas más tarde subió hasta el 0,58%.

Caso distinto es el de BBVA. Su autocartera –como recogió capitalnews.es- pasó de forma inexplicable desde el 1,35% al 3,41% a mediados de octubre. Lo que en principio parecía una amortización para evitar el desembolso de dividendos, ha sido justificado por la entidad como una “cobertura delta”, es decir, una maniobra técnica para cubrir derivados de clientes y eliminar el riesgo económico.

Pero quizás el caso más llamativo, de adquisición de títulos propios -por su ambición y volumen y porque fue anunciado ya en 2007 por la dirección-, es el que viene realizando Telefónica en los últimos meses. La recompra de acciones de la operadora, que recientemente ha adquirido 50 millones y ampliará el plan para la adquisición de otros 50 más, comenzó a mediados de julio pasado con una reducción del capital del 1,43% de sus títulos, unos 68,5 millones de acciones de las 4.774 millones del total. Las reducciones de capital harán que la compañía tenga que desembolsar menos dividendos, puesto que tiene menor número de acciones.

Los analistas señalan que estas operaciones persiguen varios objetivos. Uno de ellos tiene que ver con la actualidad ya que en estos meses tan convulsivos las cotizaciones descienden hasta niveles próximos al pánico provocando huidas de inversores que venden para ponerse en liquidez. En este caso, este tipo de operaciones son realizadas porque permite a la compañía apoyar el valor en los peores momentos y a muy buen precio.

Pero la política de amortización de títulos tiene seguidores y detractores. Los primeros, grandes inversores y fondos de capital, apoyan esta práctica como técnica de retribución al accionista, porque cuando se adquieren para luego ser eliminados de la autocartera, el resto de los títulos aumenta de valor. Los segundos, sin embargo, prefieren en pájaro en mano que supone el dividendo. En todo caso, dicen las compañías, que ponen el ejemplo de una tarta para menos personas; si se reduce el capital, las acciones valen más porque la compañía es la misma.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...