edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
03/06/2015

Empresas energéticas europeas proponen un acuerdo internacional de derechos de emisión

Seis petroleras ofrecen participar en el desarrollo de un acuerdo para limitar las emisiones de carbono
Carlos Schwartz
Seis grandes empresas europeas del sector del petróleo y el gas han enviado una carta a la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidas y al presidente de la conferencia de Cambio Climático de París, que está prevista en diciembre de este año, proponiendo la adopción de un régimen internacional de derechos de emisión. Los máximos ejecutivos de British Gas, British Petroleum, ENI, Royal Dutch Shell, Statoil y Total han defendido en una carta hecha pública esta semana la adopción del gas como energía de elección para la generación de electricidad señalando que su nivel de emisión es la mitad que la del carbón. Al mismo tiempo señalaron que el gas permite el nivel de carga básico requerido en el sector de la electricidad y constituye por tanto “un socio flexible para las renovables mientras prosiguen los esfuerzos para mejorar el almacenamiento de la electricidad producida por la generación solar y eólica que son intermitentes”.
Las empresas que señalan que han hecho importantes inversiones en el sector de la energía renovable, afirman que ese sector tiene “un papel creciente que jugar”. Las empresas abogan además por un control de las emisiones del gas a lo largo de toda la cadena de valor para lograr su reducción, objetivo en el que dicen estar trabajando.

El grupo de empresarios se declaran unidos en su alarma por el reto que supone el cambio climático y urgen a los gobiernos a tomar decisiones en la cumbre del Cambio Climático de diciembre en París. Pero los ejecutivos puntualizan que no aspiran a que se conceda un trato especial a ningún combustible, tampoco al gas natural, sino que lo que proponen es un acuerdo internacional para poner en marcha un sistema que adjudique un precio a las emisiones de carbono en todos los países. Es decir internacionalizar el concepto de derechos de emisión. Los ejecutivos afirman haber detallado su idea sobre un mecanismo internacional de este tipo al órgano competente de las Naciones Unidas.

Las empresas solicitan la posibilidad de participar activamente en el desarrollo de esta propuesta mediante contactos directos con los Gobiernos y con las Naciones Unidas. Una fuente próxima a la petrolera española Repsol dijo que observaban “de cerca y con un profundo interés”
esa iniciativa y añadió que la empresa tiene previsto hacer una intervención “más adelante en la perspectiva de la Conferencia del Clima de diciembre en París”.

Entretanto, el 7 y 8 de junio se reúne el G7 en Schloss, Alemania, en una cumbre en la que Canadá y Japón insistirán en la necesidad de postergar el abandono de los combustibles fósiles. La Unión Europea (UE) ha hecho llegar en marzo a la Convención del Cambio Climático de las Naciones Unidas sus propuestas para la adopción de medidas con el objetivo de reducir las emisiones de carbono e impedir un aumento de 2 grados de la temperatura terrestre.

“La contribución de la UE a este proceso es la reducción de la emisión de gases de invernadero del 40% para 2030 respecto de los niveles de 2010”, señaló un portavoz de la UE a ICNreport. El portavoz indicó que en febrero pasado en Ginebra los países miembros de la Convención acordaron un texto para avanzar en el acuerdo que se debería cerrar en París en diciembre, tras la cumbre de 2013 en Varsovia y del 2014 en Lima. La reacción de fondo de los grandes grupos energéticos europeos que tienen fuertes inversiones en la producción de petróleo y gas y han entrado en el sector de las energías renovables es contra la presencia del carbón cuya utilización en la generación de energía eléctrica se disparó a escala internacional, incluyendo Europa por sus bajos precios mientras los precios del petróleo se disparaban. Las eléctricas alemanas han cerrado de forma sistemática ciclos combinados de gas para la generación de electricidad con un alto nivel de eficiencia por no ser rentables.

Esta situación ha vuelto a colocar al carbón como el combustible fósil de elección para la generación de electricidad en Europa por su bajo precio y el desplome de los derechos de emisión. La paradoja es que mientras crecen las energías renovables aumentan las emisiones de carbono por el abandono del gas que carece de protección alguna como combustible de bajo nivel de emisiones. Las seis empresas energéticas europeas que firman la carta para las Naciones Unidas tienen un importante nivel de inversión en el sector del gas. Mientras, el precio de este combustible en los Estados Unidos ha caído de forma significativa como resultado de la explotación de las reservas no convencionales.

Las principales empresas de energía de Estados Unidos, como Chevron y ExxonMobile, se han mostrado opuestas a concertar una acción junto a sus competidores de Europa. Altos ejecutivos de estas dos empresas han dejado claro que tomarán sus propias iniciativas y manifestaron su oposición a la acción de sus competidores europeos y el rechazo al sistema de derechos de emisión. La idea central de las energéticas europeas es impulsar en la mayor cantidad posible de países un régimen de emisiones de carbono regulado para penalizar las emisiones.

No cabe la menor duda de que un sistema de este tipo tiene costes implícitos. Las mismas empresas lo reconocen. Pero en parte esta es precisamente la batalla, porque la adopción parcial de un sistema de derechos de emisión como el de Europa crea una desventaja comparativa a la infraestructura industrial europea al incrementar sus costes. La forma de “nivelar el terreno de juego” es internacionalizar el sistema.

La acción concertada de las energéticas europeas no es solo un intento de mejorar su imagen ante la opinión pública sino la expresión de una preocupación real, no solo por el aumento de la temperatura terrestre, sino por las desventajas comparativas ante los intereses estadounidenses.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...