edición: 2719 , Viernes, 17 mayo 2019
15/02/2019
Sin Presupuestos del Estado

Empresas constructoras e industriales deberán revisar su previsión de ingresos para 2019 

Inversores extranjeros frenan en seco sus proyectos ante el previsible final de la transición energética, que se cobrará dos puntos del PIB
Juan José González
Cambia el escenario político y con éste también el económico, el fiscal y el laboral que afectan directamente al ámbito de las inversiones locales o internas así como a las exteriores. Entran en fase de expectativa pendiente de futuro un buen número de planes de inversión, muchos de ellos, obras públicas cuya aprobación en su fase ministerial tan sólo dependían de su publicación en el BOE para su licitación inmediata. La incertidumbre política asesta un golpe en forma de parón a los planes inversores en marcha, echa el freno los ambiciosos proyectos alrededor de la transición energética, más de 200.000 millones de euros que deberán esperar a que se despeje la niebla que cubre el horizonte político. Todo dependía de un proyecto de Presupuesto General del Estado que no ha pasado el filtro de la aprobación parlamentaria. Dentro de ese gran proyecto estrella del Gobierno figuraba la Ley para el Cambio Climático y otro grupo de decretos-ley que ahora guardan cola a la puerta de la nevera. Pendiente también del destino político queda el `apagón nuclear´ y un buen número de piezas legislativas diseñadas para construir el marco regulatorio indispensable para que los planes del Ejecutivo llegaran a buen puerto. Fomento y Transición Ecológica están obligados a partir del rechazo de los Presupuestos para 2019 a rediseñar planes pero también a eliminar proyectos de inversiones cuyos ingresos ya estaban siendo incluidos en la planificación estratégica del Gobierno para los próximos cinco y ocho años. Está en juego la pérdida de dos puntos de PIB en 2019.
La paralización de inversiones como consecuencia del rechazo político a los Presupuestos, afectará directamente a la expansión económica, por tanto, al crecimiento del PIB en el presente ejercicio y que según los primeros cálculos se podría llevar por delante, además de las previsiones de empleo, unas dos décimas del PIB. La coyuntura a corto y medio plazo dibuja un panorama desolador en la medida en la que la conjunción de una crisis de Gobierno, con la incertidumbre de unas elecciones en todos los ámbitos institucionales (locales y europeos) y los resultados económicos que puedan deparar los acontecimientos políticos en marcha (formación de un nuevo Gobierno y sentencia del `Procés´) son todos ellos eventos de gran trascendencia política y efectos económicos.

El primero de estos es la reflexión que muchos agentes económicos se están haciendo a propósito del cambio probable en el Ejecutivo. Un cambio que elimina de facto numerosas medidas en trámite orgánico pero que finalmente no podrán entrar en las Cámaras legislativas por falta del consenso político necesario. Otras, las pocas, pueden entrar en vigor en próximas semanas, pero no serán estas las que esperan los inversores domésticos y tampoco los extranjeros. Quedan por tanto bajo sospecha de ejecución a corto y medio plazo, medidas legislativas con impacto económico. Es el caso de las normas que contemplaban subidas fiscales o la aplicación de tasas a la actividad financiera y a la tecnológica. En este sentido, el daño no es otro sino el incumplimiento de los objetivos de ingresos.

Los inversores habían depositado su confianza en los grandes proyectos del Ejecutivo, pendientes únicamente, de la tramitación legislativa, es decir, de la aprobación del Presupuesto. Pero tras su rechazo este miércoles, quedan en suspenso todos los proyectos en torno a la transición energética, quizá el capítulo financieramente más goloso para los inversores domésticos y extranjeros. Un buen número de empresas industriales que ahora deberán revisar sus planes de crecimiento y previsiones de ingresos para 2019. Empresas constructoras y de materiales de instalación energética, así como un numeroso grupo de empresas proveedoras especializadas que se verán afectadas por el parón. Sectores que tampoco demandarán empleo en 2019.

Otro asunto, y no menor, que afecta de lleno a planes y proyectos de inversión es la certeza de que, tras el rechazo presupuestario y la consiguiente crisis de Gobierno, el desorden (o caos) en el área económica puede causar problemas de otro tipo, como por ejemplo que el Ejecutivo se olvide de cumplir con algunos de los objetivos acordados con Bruselas, léase, el déficit público. Es probable que los inversores extranjeros no califiquen positivamente el mercado español al entender que una economía que puede ser sancionada por Bruselas por incumplir pactos básicos, es un mercado con más incertidumbre y dificultades para los negocios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...