edición: 2973 , Lunes, 25 mayo 2020
29/01/2020
El período transitorio finalizará el 31 de diciembre

Empresas españolas, a la caza de negocio en el futuro acuerdo comercial británico

Infraestructuras, inversiones y profesionales tienen sus esperanzas depositadas en las necesidades de la economía de Reino Unido tras su salida de la Unión Europea
Juan José González
El Brexit ya está aquí, se puede ver y tocar este próximo viernes que cierra enero a eso de la medianoche española. Desaparecerán las banderas de los mástiles de todas las instituciones comunitarias europeas, dando por cerrado cerca de medio siglo (47 años) la condición de Reino Unido como socio e integrante de la Unión Europea. Habrá zanjado también, y sobre todo, los deseos de la mayoría británica que en junio de 2016 votaron en referéndum abandonar la estructura política e institucional del continente europeo. La culminación, por tanto, de un irrefrenable deseo por regresar a las islas, se confirmará este próximo viernes. Es la culminación de una trayectoria histórica de los británicos, su euroescepticismo, y la confirmación también de un enfado por las políticas de inmigración implantadas por los políticos y burócratas de Bruselas. Se puede decir, por ello, que los británicos recuperan el control y la gestión de sus leyes, una suerte de soberanía que a su juicio le había sido sustraída por las élites de Bruselas. El próximo sábado comenzará el período transitorio que finalizará el 31 de diciembre de este año. Serán unos meses en los que las autoridades británicas se moverán en busca de acuerdos comerciales que deben garantizar la continuidad de la actividad económica y del crecimiento pero fuera ya de las instituciones europeas. Será entonces cuando muchas empresas españolas, y profesionales, puedan contar con nuevas oportunidades que vienen de la mano del Brexit.
Con el cumplimiento de los plazos y la fecha del 31 de enero llega el momento a partir del cual se podrán medir los efectos de esa decisión británica sobre las empresas españolas, las inversiones en Reino Unido, el intercambio comercial y los negocios en el nuevo régimen del ya ex socio de la Unión Europea. Los próximos meses van a ser capitales y trascendentes para el futuro no sólo de las islas británicas sino también de aquellos países que seguirán manteniendo relaciones comerciales con Reino Unido. La sensación sin embargo, de muchos empresarios españoles es que es probable que la nueva situación sea favorable para algunos asuntos que estaban bloqueados desde hace varios años en Bruselas, o negocios e inversiones que no resultaban rentables con las exigencias normativas de la Unión Europea.

De ahí que lo que antes fue presentado durante casi cuatro años -el Brexit- como una desgraciada fatalidad para las relaciones comerciales, se convierta ahora, una vez tomadas todas las precauciones legales, financieras y técnicas, como una oportunidad de oro para muchas empresas, tanto grandes como medianas y pequeñas, y también para las entidades financieras. Seguramente Londres dará inicio a una nueva etapa en la que esté obligado a recuperar el tiempo, el espacio y los negocios o inversiones perdidas a lo largo de este largo período entre junio de 2016 y febrero de 2020.

Con esta perspectiva, las autoridades españolas, aunque obligadas en obediencia y normativa con la Unión Europea, deberían colaborar con las empresas que decidan acudir al mercado británico pensando en las oportunidades que brinda la necesidad de los británicos de alcanzar acuerdos comerciales en este período transitorio que se abre el uno de febrero y que durará hasta el 31 de diciembre. Será en esa fecha cuando los efectos del Brexit serán completos. Para entonces, las empresas españolas ya deberían contar con un nuevo marco de acuerdo comercial.

Pero no sólo en el terreno comercial se van a presentar nuevas y buenas oportunidades de negocio. En el nuevo escenario británico (puesto que los cambios se van a manifestar en Reino Unido) necesitarán sustituir empresas y personas que hasta ahora venían desarrollando sus actividades en tanto que eran sociedades y ciudadanos europeos. Lugares, huecos y puestos de trabajo que ahora deberán ser cubiertos en función de las nuevas necesidades británicas. Seguramente que el país va a necesitar nuevos técnicos y trabajadores para atender las necesidades del nuevo modelo migratorio que impulsará el Gobierno británico.

Al margen de los cambios sociales, políticos y normativos que vivirá Reino Unido en su nueva etapa fuera de la Unión Europea, se abren también oportunidades comerciales y negocio en infraestructuras, en el sector financiero, atento a los nuevos programas de inversión pública. Está pendiente de aprobación el proyecto de una vía de alta velocidad entre el sur y el norte de la isla donde, es más que probable que pueda acudir alguna empresa española. La salida de Reino Unido de la UE es por tanto, una nueva oportunidad para el comercio español que no debe perder de vista que Reino Unido necesitará con urgencia empezar a mover ficha.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...