edición: 2391 , Miércoles, 24 enero 2018
16/12/2008

En EEUU, Madoff. En Rusia, el rublo

Germán M. Crespo

Mientras que los mercados de medio mundo estaban atentos a las reacciones de las bolsas al ‘escándalo Madoff’, la otra mitad concentra su atención a la situación del rublo, devaluado por segunda vez en una semana, después de que las autoridades monetarias rusas se hayan gastado 161.000 millones de dólares de sus reservas en intentar mantener su paridad con el euro y el dólar. Pero ni por esas. Cómo el petróleo no reaccione al alza, seguiremos viendo nuevas devaluaciones del rublo. Y más pronto que tarde.

El Banco Central de Rusia no ha aguantado la presión del mercado de divisas y ha devaluado el rublo por segunda vez en una semana y ello tras gastarse en defender su moneda la nada despreciable cifra de 161.000 millones de dólares. Rusia ha destinado a la defensa de su moneda el 27% de sus reservas de divisas tratando de detener una depreciación del 16% que el rublo refleja frente al dólar desde agosto. La medida pretendía, de paso, defender los ingresos procedentes del petróleo, que han caído nada menos que un 69% desde agosto.

Pese a la reacción del Banco Central de Rusia, el rublo cayó un 1,8% frente al euro, situándose en el nivel más bajo de los últimos cuatro años, cotizando a 37,6772 rublos por euro, mientras que el retroceso frente al dólar fue del 0,2% y cerró en un cambio de 27,7365 dólares por rublo.  Todo ello se produce en el difícil entorno de crecimiento económico, con una recesión ya oficializada por el Gobierno ruso a finales de la pasada semana, con la crisis financiera mundial golpeando por todos los mercados y con los problemas que están encontrando las empresas rusas para la refinanciación de su deuda. Hay que recordar que la pasada semana Standard & Poor's rebajó su calificación de crédito a la Deuda rusa por primera vez en nueve años.

Pero esta devolución del rublo puede no ser la última, ya que si los precios del petróleo no se recuperan pronto, podría repetirse una actuación en el mismo sentido y algunos operadores hablan ya de dos o tres más devaluaciones del rublo a corto plazo.

La situación del Banco Central de Rusia es peliaguda, ya que pretende fomentar la confianza en la moneda a la vez que busca un nivel en consonancia con la reducción de los ingresos de las exportaciones de productos básicos, fundamentalmente el petróleo. La creciente devaluación, lejos de tranquilizar a los rusos, inquieta por igual a empresas y particulares.

Rusia ha pasado de gozar de un enorme superávit comercial  a un importante déficit de la balanza comercial. Alrededor del 80 por ciento de las exportaciones rusas se encuentran en petróleo, gas natural y otros productos básicos, los más afectados en la reciente crisis, con una fuerte caída en los precios de sus cotizaciones.

Diversos analistas apuntan ya a que la devolución razonable del rublo debería ser del entorno al 20% o el 30%. Pero las autoridades rusas no quieren volver a una situación como la vivida en 1998, cuando el rublo se devaluó un 70% frente al dólar y los ciudadanos acudieron en masa a retirar sus depósitos antes de que se quedaran sin ellos. Por eso, la devaluación será progresiva, para evitar el pánico en los rusos, además de confiar en una recuperación del precio del petróleo que evite una sangría en la economía rusa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...