edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
26/09/2009
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

En el ‘Olimpo’ de Masmovil, Simyo y Pepephone empieza a faltar sitio para todas las OMV

Las operadoras virtuales dejan de hacer por igual el ‘agosto’ de la portabilidad y sienten ya el frío del overbooking
Sólo entre cinco se reparten el 90% de las líneas, hay una docena con menos de 200.000 clientes en total y la mitad pierden en portabilidad
Buscan salida en el internet móvil y las velocidades de subida, los mercados diferenciales, las tiendas de móviles y de aplicaciones y las ofertas dirigidas
Ana Zarzuela

Han calentado la crisis al sol de la guerra de precios, lo justo como para hacerse con la plaza más poblada para los nuevos clientes de telefonía móvil en los dos últimos trimestres. Pero ni los rayos de la portabilidad, que han llevado a Lebara y a Happy Móvil a perder clientes por primera vez- 6.000 y 14.000- , ni el descenso del consumo del mercado móvil de voz son ya suficientes para alumbrar a toda la veintena de operadoras virtuales que pelean un 2,5% del mercado móvil y a la decena de OMV que aguardan aún para ver la luz. No, desde luego, para hacerlo por igual. Una decena de telecos virtuales echa cuentas para respirar con menos de 20.000 clientes y no caer del otro lado de la línea roja de la supervivencia, ésa que ya empieza a separar a las cinco mayores, con el 86% de las líneas -Euskaltel, Lebara, E-Plus, Happy móvil y MÁSmovil- del resto. Las ‘elegidas’ para el podium del sector dejan poco más que migajas del mercado a las demás. Sólo Ono io, FonYou y Orbitel se han atrevido a volver a la vida de las operadoras virtuales en este trimestre. El juego de las sillas, la carrera de la exclusión promete dejar a más de una en la incubadora y a más de dos en el limbo de los números rojos. Lo saben ya las cadenas de distribución -Carrefour Móvil, Diamovil, Eroski Móvil y Hits Mobile -, que sumaron en los siete primeros meses del año un saldo negativo de 20.000 clientes; sólo Pepephone entre ellas salva la piel OMV, al menos en la suma de clientes: 10.965 más de los que perdió. Como la mayoría, se acaba de subir a internet móvil y afila sus ofertas, será el todo o nada para salir del pelotón de las ‘supervivientes’.

En España, las OMV quieren un sitio en el ‘cielo’ de la crisis de los ingresos móviles, han demostrado que tienen cabida, que pueden arañar clientes y encarnar el estandarte de las low cost, pero también que eso no es todo. Marcan las distancias y se resguardan en el apellido común; los datos que aporta el órgano regulador son siempre en conjunto. Sólo tienen ojos para el 31,50% de las nuevas altas de todas las operadoras móviles virtuales en los últimos tres meses; saben que junto con Yoigo, encabezan los rankings de captación de nuevos clientes y comparten a solas con el brazo español de Telia el saldo positivo en portabilidad móvil. Sólo en julio sumaron 12.931 líneas. Pero su mercado tiene hasta ahora los apellidos contados, las nuevas altas y la portabilidad también: Simyo ha ganado más de 48.000, la mitad del total y R (la operadora de cable de Galicia) y Telecable, su competidora asturiana, suman 25.000 clientes más de móviles de los que han perdido durante los primeros meses de 2009.  Les duele la portabilidad.

Como recuerda Expansión, sobre todo a las operadoras nacidas al calor del sector de la distribución. Happy móvil, que pertenece a la cadena de tiendas The Phone House, entre enero y julio de este año ha perdido nada menos que 14.919 líneas por este motivo. Lebara Móvil, dirigida a inmigrantes, ha visto cómo se iban de su lado 6.422 usuarios. Del grupo Carrefour se han ido con la competencia 3.875 y Diamóvil se quedado sin 5.209.

El más difícil todavía les ha permitido a las operadoras móviles virtuales en el último trimestre blindarse ante las pérdidas del sector y hacerse con las medallas de los nuevos clientes, pero apenas han podido aprovechar el espacio que dejó de sumar en el primer trimestre Movistar: su saldo positivo en portabilidad fue para todas las OMV en el último trimestre sólo de 12.931 números números, menos de la mitad que Yoigo, con 29.185 números portados. Y aunque todas juntas captaron un 31,50% de las líneas móviles ganadas en el último trimestre, basta otear a los lados para ver que sólo Yoigo, el cuarto operador móvil, captó un 22,6%.

Es suficiente pasar revista a sus apellidos para certificar que  las costuras de las cinco primeras dejan poco más que migajas del mercado a las demás. Son Euskaltel (con 235.000 clientes) Lebara Móvil (200.000 líneas activas) E-Plus (con unas 200.000 tarjetas SIM, el 70% de ellas de Simyo) Happy Móvil (con 160.000 personas) y MáSmovil (con 100. 000 tarjetas) las que, según un estudio de Actualidad Económica en junio, devoran por sí solas un 86% de los mercado de las Operadoras Virtuales, 1.150.000 de líneas activas Una tarta que sólo deja otras 255.000 líneas para el resto.

Son una docena tras las huellas de Pepephone (grupo Globalia), Carrefour Móvil, Diamovil, Eroski Móvil y Hits Mobile. Si se le restan los 43.000 clientes de móvil de R, que viene siendo 1/6 de esas 255.000 líneas, entre todas ellas cruzan sables por poco más de 200.000 clientes. Buscan sacar provecho al desarrollo de la competencia efectiva en un mercado ya saturado en el que ya hay dadas de alta 52 millones de líneas en España (con una alta tasa de penetración de 112,7 líneas por cada 100 habitantes) y tratan de quitarle el pescado a las tres grandes con el cebo de los precios y con la caña de las redes ajenas, las de las propias operadoras históricas. Las OMV apuntan al sol para arañar el cielo de las operadoras convencionales, pero sus piruetas, como en las demás OMV, chocan entre sí y con el suelo del mercado celular y del Internet para llevar, de espaldas al efecto iPhone y a años luz de los cielos del adsl en movilidad y el 3G.

El miedo a la ‘sobrepoblación’ mantiene en el congelador a una docena de operadoras ‘nasciturus’ y le estrecha el oxígeno de los ingresos por clientes a la veintena de las Operadoras Móviles Virtuales que ya hace más de dos años que han visto la luz. Sus líneas rojas están marcadas: la portabilidad, la suma de clientes a golpe de ‘chutners’ y el 2,2% del mercado que no lleva el sello de Yoigo tienen los apellidos contados, tanto que sólo entre cinco operadoras móviles virtuales se reparten el 86% de las 1.150.000 líneas activas. La guerra de precios, el techo de las cuatro operadoras que son sus proveedores y la orfandad de redes les echan en brazos de nuevos tratamientos de choque para llegar más allá de las migajas. Por eso, las OMV han comenzado a buscar ‘vacunas’, con tal de conjurar la maldición de Doppelhammer, el consejero delegado de Simyo, que vaticina que alguna desaparecerá. No será, claro, la marca de KPN, una de las cinco OMV más rentables, con más de 150.000 usuarios. Se suben a la guerra de precios de internet móvil, tejen una alianza de portabilidades, se saltan las líneas rojas del VoIP y Skype y buscan mercados diferenciales -como han hecho con los inmigrantes  Happy móvil, Lebara Móvil, o la china Hong Da-.

MERCADOS DIFERENCIADOS E INTERNET

Las OMV otean en busca de mercados diferenciados: lo ha hecho The Phone House con los clientes extranjeros, Happy móvil ha convencido de momento a 160.000 personas y a Lebara Móvil, su enfoque en el mercado de los inmigrantes –y una red de distribución ad hoc, que permite comprar sus tarjetas también en pequeños locutorios de barrio- le ha valido una silla entre las cinco OMV que más y más rápido aumentan su cartera de clientes. A Vodafone, las expectativas del consumo móvil entre los inmigrantes le costaron la ‘gripe española’, pero ni Yoigo -con la china Hong Da- ni los de Hits Telecom Spain se dan por vencidos. La misma senda que espera transitar ahora Orbitel. Las operadoras virtuales visten sus esperanzas de ‘internet para llevar’ -el último gran granero de consumo del sector- y  los servicios 2.0 para el teléfono. Según una encuesta realizada por GetJar, el 68% de los usuarios de aplicaciones móviles navegan ya más por el propio móvil que por el ordenador.

Las OMV no quieren ser menos. Ninguna operadora renuncia a insuflar esas bocanadas, aunque lo tenga que hacer con redes prestadas y piruetas propias. Tanto que se ha convertido, por primera vez en el único apellido de una operadora española: el británico Barablu prometía en la antesala de su bautizo ver la luz lomos de la infraestructura de Movistar con la piel de la especialización -casi en exclusiva- de internet móvil y con cobertura 2G y 3G de Movistar y prestar sus servicios de voz a través de VoIP desde el móvil o desde el ordenador. Una catapulta a la que se suben también la gallega R -que ha duplicado la velocidad de subida,  hasta los 200 kbps- y  Pepephone -que pasado del ‘mira que me voy’ a los acuerdos de ofertas dirigidas específicas- para marcar distancias con sus compañeras del banquillo de la distribución entre las OMV. Dentro del segmento de las modalidades de 1 GB, se autoproclama el operador más barato en tarifa de datos.

Fon You ha optado por otros caminos para consumar su bautismo. Se asoma desde julio al club de las OMV por la puerta de la reinvención: la de las operadoras virtuales y la de la telefonía móvil. España será el laboratorio y, a medio plazo -en el que esperan llegar a medio millón de usuarios en un plazo de dos o tres años- la catapulta para llevar la telefonía móvil online más allá de los Pirineos, al menos a otros dos mercados europeos. Todo bajo unos apellidos a estrenar: ‘telefonía móvil online’, un híbrido entre operador de telecomunicaciones y empresa de Internet que ofrece servicios de telefonía que los usuarios pueden controlar y configurar completamente a través de la Red. No sustituye, sino que complementa a los servicios de la operadora habitual. Y no se pierde en la guerra de los smartphones, o las batallas por arañarle a las cuatro con red propia clientes a golpe de portabilidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...