edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
14/10/2008

En Jazztel no confia ni su padre

Planes, según Fernández Pujals, haberlos haylos. Pero a la vista de la deuda y de “sus problemas de gestión”, vida no se sabe. Ni siquiera su fundador apuesta por su supervivencia. “¿Irá a la quiebra?”, se pregunta Martin Varsavsky en su blog. Aviso para navegantes: los accionistas pueden llegar a perder más del 80% si los de Pujals no renegocian sus deudas o siguen los consejos del gurú argentino y hermanan con Ono algo más que la condena de la deuda. Nada fácil, ahora que Ono renuncia a Digital+, afina sus encantos del Adsl y apunta a hacerle ojitos a France Telecom. Y que Jazztel no tiene quien la quiera. Afina unos resultados que, dentro de diez días esperan seguir alimentando el humo de su remontada. Pero a Fernández Pujals se le corta la masa de la operadora, la bursátil y la operativa. Demasiado aire y algunos ingredientes caducos para un plato condenado a la soltería. Una receta en la que Varsavsky jura que ya no reconoce a la que fue criatura.

El fundador de Fon le entregó a Fernández Pujals una Jazztel reestructurada, sin deuda y con una capitalización de 700 millones de euros y hoy la ‘verdad verdadera’ sólo apresa aire. Aire bursátil -pierde más de un 48% en el año-  el vendaval de la desconfianza de los inversores, el siroco de unas inversiones -reducidas un 25%- que iban a ser el salvavidas de la operadora y la dejan náufraga en el mar de las zozobras de las low cost españolas. Mantiene una ampliación de capital cercana a los 120 millones de euros y, a pesar del aumento de sus ingresos en un 17% en el último trimestre, no ha hecho el verano en las playas del Internet móvil y el móvil virtual, como pretendía el cubano. Con su red en ristre, Jazztel no ha podido subirse a la guerra del cable de Orange y Vodafone. Tampoco al tren que Ono y Telefónica con la red Futura están a punto de desplegar. Se lanza a las piruetas del Club de los Ícaros de las operadoras virtuales y las low cost. Para poder mantener su nivel de liquidez y afrontar el pago de su deuda, 277 millones, debería alcanzar una cuota de mercado del 10% en ADSL, cuando en la actualidad no supera el 3,5%.

Las dudas sobre su plan estratégico y sus objetivos parecen pesar más que la renovación del contrato Paceo con Societé Générale y no mueven la euforia de una cotización que difícilmente va a dar grandes alegrías, en un contexto en que la competencia del sector es muy dura, los márgenes muy justos y el recorte de gastos muy castrante. De poco le ha servido que Goldman haya suavizado su pesimismo. Ni los inversores ni la mayoría de los analistas olvidan el diagnóstico: “Jazztel no es un valor seguro”. Pujals, tampoco. La vía de agua bursátil le da ya por las rodillas al presidente y primer accionista de la compañía, incapaz de salvaguardar en positivo sus propios títulos, ya bajo el nivel de los 0,24 euros a los que él llegó hace cuatro años.

Los negocios tradicionales -ADSL y móvil- hacen aguas, por la puerta de la portabilidad y el descenso del consumo. Y la operadora, más obligada que sus rivales a reducir costes, sólo fue capaz de rebajar sus pérdidas un 4% en el primer semestre hasta 24,7 millones de euros, pese a acometer un recorte del 25% en sus inversiones y a incrementar en un 28% sus clientes de ADSL.

A nadie le amarga un pretendiente y a la ‘verdad verdadera’ de Fernández Pujals  le hacen falta. Lo suficientemente barata -a 0,16 céntimos-  y débil, al descubierto en la tornenta europea, tiene condiciones para ser un bocado a mano. Pero para un baile de pretendientes hacen falta dos y no acaba de llegar nadie que quiera ‘bailar con la más fea’. Austrian Telecom sale a la caza, Belgacom se pone a tiro  y KPN no sabe si compra o vende. Vodafone, urgida de un arma de aligerar su dependencia del móvil,  no está para ir de rebajas, menos después de su ‘gripe española’. A France Telecom, entretenida ahora en seguirle la pista Digital+,  le quitaron el hambre los mordiscos de TeliaSoner a; British Telecom no tiene dientes ni ganas para ese bocado y Deutsche Telekom, que tampoco está para fiestas -y menos españolas, tras la venta de Abura- no se asoma. Bastante tiene con coronar y digerir con el Estado la compra de la griega OTE y segurirle la pista a la serbia Mobi 63.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...