edición: 3098 , Lunes, 30 noviembre 2020
22/06/2020

Endesa no es sostenible

La singular sostenibilidad italiana del dividendo de Endesa es hoy una seña de identidad de la compañía eléctrica. Presume, con razón, del retorno de la inversión para el accionista, que en el último ejercicio ha sido del 25,3%. A esta política de distribución le llama la eléctrica "atractiva y prudente", pero sobre todo sostenible porque el dividendo va a continuar siendo para "la caja" de Enel.

Y no hay nada más en el horizonte que pueda preocupar a la filial en España, una Endesa que produce a buen ritmo y que hoy está muy lejos de ocuparse de la sustitución de los desmantelamientos de las centrales térmicas que viene realizando en los últimos tiempos. A Endesa no le preocupa la transformación de las comarcas en las que cierra sus instalaciones, nada de proyectos de renovables para el recambio de anteriores actividades industriales: Endesa cierra y se va, deja el tejido empresarial y el empleo de las zonas afectadas y a otra cosa, al dividendo, la obsesión italiana, su leit motiv.

Cabe aquí citar algún ejemplo que podría ser una guía de buenas prácticas industriales para la eléctrica. Sirva mencionar la política de sustitución de Iberdrola con la puesta en marcha de complejos eólicos por media España, plantas fotovoltaicas, proyectos de economía circular, plantas de valorización de residuos y reciclaje de cenizas para nuevos materiales, etc, etc. iniciativas en territorio español que realizan tras el desmantelamiento de centrales obsoletas y que ahora se convierten en instalaciones sostenibles y verdes. Para Endesa esta política de compromiso con la economía española y su empleo, que practica la competencia, resulta incómoda porque obliga a la italiana a invertir, algo que no contemplan sus planes. Sólo tienen un plan sostenible: pillar dividendos.

La eléctrica italiana ha comunicado el pasado cinco de mayo en la Junta de accionistas que espera lanzar en breve "un plan para acelerar sus inversiones" en energías renovables y convertirse en "uno de los principales vectores de crecimiento económico y generación de empleo y riqueza en el escenario postpandemia en España", que ya veremos. Pero nada se sabe ni conoce de las inversiones puesto que hasta ahora sólo se tiene constancia del cierre de centrales de carbón que, a diferencia de otras compañías del sector, no parecen interesados en sustituir por fuentes renovables. Eso sí, la eléctrica italiana no pierde su mejor costumbre y ya confirmó que repartirá el beneficio de 2020 al completo entre `sus´ accionistas que, como se sabe el 70.01% irá para la caja italiana de Enel, dueña del negocio de la filial en España, Endesa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...