edición: 2910 , Viernes, 21 febrero 2020
27/11/2019

Endesa, un expolio que no cesa

Recogen las crónicas del momento aquella tarde del mes de marzo de 2009 cuando en plenas fiestas carnavaleras la primera eléctrica española pasaba a manos italianas de Enel tras haber logrado que Acciona vendiera su parte y pasar a controlar el 92% (hoy el 70%) de la empresa eléctrica. La entrada de los italianos ya había comenzado dos años antes, cuando se pretendía bloquear la entrada de los alemanes de E.ON.

Desde entonces no ha hecho más que llover, tormentas, ciclones, borrascas cerradas de dividendos caídos del cielo, de la cuenta de resultados de una utility segura. Se podría decir sin lugar a confusión, que con beneficios garantizados. Seguramente no habrá accionistas con mayor felicidad como contribuyentes defraudados por la misma operación. Engañados que se sientan empobrecidos ante lo que más de uno ya ha calificado como un alzamiento de bienes públicos, de patrimonio del Estado que bien merecería mayor atención en el futuro.

Si se hace caso de que el precio pagado (que no desembolsado) por los italianos en la adquisición de Endesa -39.000 millones de euros de 2007 y 2009- se diría que la operación les ha salido redonda a los italianos puesto que según indica (sólo) la suma de los dividendos percibidos por el propietario del 70% de las acciones desde 22007 hasta 2019, la eléctrica italiana se encontraría a un paso de cubrir y recuperar la inversión en la española.

Y así resulta que la venta de Endesa, compañía de `bandera´ eléctrica española, facilitada y animada por el Gobierno de la época, sale redonda, jugada maestra y ejecución limpia y precisa a los italianos. Una venta que dirán unos, un regalo que dirán otros, en bandeja con la garantía oficial del Estado español, de la máxima tolerancia con los italianos al permitir con todo el descaro y mayor caradura, el reparto del 100% del beneficio en modo dividendo, y que sumados desde aquel año de 2007 hacen poco más de 30.000 millones de euros de hoy. Quizá el Estado español estaba mirando hacia otra parte, o durmiendo la siesta o disfrazado de cándido zopenco incapaz de detener una operación que se demostrado con el tiempo un claro alzamiento de bienes, de patrimonio del Estado. Un expolio que no cesa y que habría que corregir.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...