edición: 2657 , Viernes, 15 febrero 2019
06/11/2017
EE UU y Europa inician el cambio de ciclo

Entidades financieras advierten de que la recuperación será flor de un día

La subida de tipos que tanto ansían los intermediarios financieros, será el primer golpe que reciban familias y particulares y que impactará de lleno en la capacidad de consumo
Juan José González
Gestores de patrimonios de los mayores bancos mundiales ofrecen estos días en sus informes de perspectivas para el próximo ejercicio una visión positiva pero al mismo tiempo preocupante. Positiva en tanto que la economía real va viento en popa, es una fase de expansión económica la que se vive en la actualidad, con niveles muy aceptables de empleo, de renta y, sobre todo, de fuertes inversiones, dicen que, consecuencia de un período de liquidez demasiado prolongado. Preocupante porque los banco centrales despiertan en su actividad y, tras una etapa de corrección y tratamiento del enfermo se disponen a recuperar la ortodoxia monetaria. En otras palabras, el dinero va a cambiar de valor, al alza, las deudas serán más costosas, se espera que en el mismo orden se apunten a la subida los beneficios bancarios y empresariales. Sus informes advierten sin embargo, que la economía de referencia, EE UU, está cerca de agotar su ciclo de crecimiento. Si a esto último se añade que la etapa de subidas de tipos a nivel global anda cerca habrá que convenir en que la recuperación parece tan breve que se intuye un final muy cercado. Algo así sucedió hace ahora once años, justo cuando comenzó el cambio de ciclo, o cuando comenzó la crisis, da igual.
Los gestores se preparan a toda velocidad para recibir la nueva fase de la política monetaria. Son los cambios de estrategia de los dos principales centrales del mundo, la Fed y el BCE. El banco central de Reino Unido ya ha comenzado, es el pistoletazo de salida del cambio. A los once años de la crisis financiera, parece llegada la hora de reducir balances y subir tipos habida cuenta que aquel cambio inicial de la Fed y del BCE estuvo motivado por la profundidad y la virulencia de una crisis financiera que se llevó por delante cientos de bancos de todos los tamaños, incluso casi una docena de los grandes, hoy calificados como sistémicos.

Comienza la etapa de adelgazamiento de balances y se abandona la política de adquirir deuda pública porque se entiende que los Estados han procedido a limpiar deudas y entrar en disciplina, a respetar la ortodoxia de los mercados. La retirada por tanto de los estímulos para las economías crezcan y el entorno macro y microeconómico mejoren ya se ha dado, lo viene cumpliendo desde hace un tiempo, quizá ya demasiado largo para algunos que no conciben ciclos económicos de más de tres años de duración, porque aseguran que ahora, la economía, en tanto que globalizada, circula a más velocidad que antes y adelanta también su agotamiento.

Es lo que dicen sus informes de coyuntura y que si esto es así, el ciclo americano está más cerca del final y que al europeo le sucede otro tanto. Puede parecer una competición entre uno y otro lado del Atlántico, dos grandes mercados económicos y financieros que compiten por ver quién se agota antes. Así las cosas, parecería que EE UU toma ventaja, pues la Fed, aprovechando el cambio de primer responsable, se dirige hacia una nueva subida de tipos mientras que todo indica que mantendrá el mapa de viaje, la ruta o calendario de subidas leves en el tiempo.

Claro que, con este panorama que dibujan los gestores, y que, en definitiva viene a presionar a empresas y particulares para que aprovechen el tiempo y no dejen escapar las oportunidades, el mensaje difiere bastante del que intentan transmitir los Estados, sus Gobiernos, más interesados en la bonanza de una recuperación al fin y de su prolongación en los próximos ejercicios. La realidad indica que los mercados de renta se encuentran en una trayectoria alcista, que su agotamiento aún parece lejano en el tiempo, al menos en Europa, donde la recuperación se muestra más lenta pero también más sólida y probablemente acabe siendo más estable que la americana.

En un ámbito más local, el que correspondería a la economía española, la recuperación no parece que será flor de un día como aseguran algunos informes de estos gestores. La subida de tipos, revisión de la política monetaria del BCE, seguirá otorgando un ligero margen a las cuentas públicas españolas en su trabajo de reducción del coste de la deuda y también del déficit público. Pero otro asunto será la forma en que este nuevo cambio o nueva velocidad de la recuperación, para otros el final del ciclo, impacte o influya sobre las familias, en sus préstamos e hipotecas en su mayoría referenciadas al Euribor. Estos serán los primeros en padecer los males de la subida de tipos que tanto ansían los intermediarios financieros, un primer golpe el que recibirán por la subida que impactará de lleno en su capacidad de consumo y de ahorro. Familias y particulares que, por otro lado, hay que recordar que han sido sus artífices con la decidida apuesta por el consumo. Para estos, familias y particulares, la recuperación sí se podrá afirmar que es, o habrá sido, flor de un día.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...