edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
18/11/2008

Entre dos aguas

J.J. González

No entra dinero pero tampoco sale mucho papel. A la inversión le cuesta cogerle el pulso al enfermo, y así no hay quién pueda. En las Bolsas cotizan la recesión y los resultados empresariales del año, no los del tercer trimestre.

Se esperan malos resultados empresariales; del orden del 30% menos de promedio para las empresas del Ibex, lo que no supone añadir ningún aliciente al deteriorado escenario de la inversión, que se bate en retirada ante el inevitable sprint de final de año, y para el que muchos no esperan rally. Hoy los inversores comprobaron de nuevo que la autoría de nuestra Bolsa es limitada: todo el día perdiendo para al final darse la vuelta y salvar la sesión con un tímido avance.

En el mercado se habla de incertidumbre extrema, como si sobre nuestras cabezas pendiera una espada a punto de hacer justicia: los gestores de carteras siguen dando explicaciones erradas. Resulta que el origen de las bajas cotizaciones son las cumbres de los gobernantes que no llegan a resolver nada, cuando en realidad, la explicación esta más próxima al mercado, casi se puede tocar: es la recesión y sus efectos, y las empresas y sus valores. Ahora todo vale menos, incluso el dinero.

Hoy la morosidad se encargó de aguar lo que podría haber sido una sesión más, de esas jornadas que los técnicos denominan “escenario lateral”. La cifra de mora, la peor en los últimos diez años, sirve para que muchas empresas y agentes económicos sientan de verdad que estamos en una situación comprometida. La mora en octubre aumentó por quinto mes consecutivo y avanza con más fuerza en las cajas que en los bancos.

Lo cierto es que el sector bancario es el que está soportando, como no podría ser de otra forma, las embestidas de la crisis financiera. El panorama en Europa es desolador: el sector bancario ha perdido en lo que va de año más del 46% de su valor en Bolsa. Sin ir más lejos, el Santander inmerso en su ampliación de capital se deja en el año un 50% de su valor, un viaje en el que le acompaña el Popular.

Del BBVA no se podrá decir que se queda atrás y hoy mismo se encargó de llamar la atención con una operación de 8.500 millones de euros que sirve, básicamente, a dos objetivos: coartada para no acudir a las subastas “de la vergüenza” más que del “miedo escénico” y porque aumenta liquidez de cara al BCE sin tocar el número de acciones. Parece jugar a una ampliación de capital pero no lo es, es una titulización de activos hipotecarios. Nada más.

El malestar de la Bolsa española se mantuvo durante todo el día hasta que se puso en marcha el mercado norteamericano, que recibió con aplausos los resultados del fabricante de ordenadores HP, un valor que es considerado entre los inversores como un índice que demuestra que el consumo tiene pulso. En general, los mercados no reaccionan a las declaraciones de intención de políticos y gestores públicos. El dinero se aferra a la realidad y esta no es otra que los datos macro que llegarán en los próximos días.

Y mañana comienzan las subastas del Tesoro Público, una cita para la que no se espera foto, pero ya nos enteraremos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...