edición: 2455 , Jueves, 26 abril 2018
13/06/2016

Entre la mentira y la hipocresía

Alfonso Pajuelo
Mienten. O no dicen la verdad. Vayan los unos por los otros y la población distraída con los espantajos que les ponen día tras día.  Ni nueva política ni gaitas, zarandajas del marketing político aplicado con mejor o peor fortuna. Mienten los del PP y los de Podemos. No dicen la verdad los del PSOE y Ciudadanos. La diferencia pues entra la centralidad y los extremos no es otra que la que hay entre la falsedad y la hipocresía.
PP y Podemos presentan propuestas electorales simple y llanamente irrealizables. Por tanto, irresponsables. Las consecuencias de la impostura de Podemos están por ver pero las del PP son clamorosas y diáfanas. Después de cuatro años, Rajoy –sí, Rajoy acompañado de su equipo (no confundir con todo el PP)- deja un país desorientado, incapaz de reconocerse a sí mismo. Porque lo peor de su héjira no ha sido el desbarajuste económico sino el social.

Mal su política económica pero admitamos que eso es discutible. Lo peor ha sido la sistemática destrucción del tejido social y la búsqueda interesada del aumento de las desigualdades, con gran éxito en el resultado. Esta es una herencia terrible y la primera consecuencia es la misma existencia de Podemos. No se entiende lo uno sin lo otro. Podemos se alimenta de la gestión destructiva del PP –de Rajoy-. Y Rajoy va a ganar las elecciones aprovechando el voto del miedo que genera Podemos.

Decía que las consecuencias de que Podemos pueda aplicar sus políticas están por ver. Nos tememos lo peor pero, insisto, está por ver. En espera de lo que pueda ocurrir –qué remedio- el PP se presenta con su gran capacidad de gestión, la gran mentira, el peor engaño. Sin ir más lejos, la misma corrupción desmiente sin matices que hayan gestionado bien. No tanto por el robo –que también-, como por lo que representa de mala administración de los recursos públicos, del dinero de todos. Y no vale invocar la lucha contra esa corrupción porque no es verdad, sólo son simples enunciados más o menos épicos. El principal instrumento contra la corrupción es la transparencia y en eso el PP suspende con vergüenza.

Como no es posible retocar la realidad de los partidos habrá que empezar a pensar que no queda más remedio que dirigir nuestras inquinas hacia las personas y los equipos que las identifican. Sobran Rajoy y Pedro Sánchez. El uno, por lo dicho; el otro, por ausente ya que ha sido incapaz de gestionar el liderazgo que le ofrecieron, y si no fue capaz de eso no hay razones para creer que pueda gestionar algo más.

Como no se puede cambiar el mapa político, habrá que incidir en los líderes. Rajoy y Sánchez no sirven (tampoco es necesario establecer comparaciones injustas entre ambos). Que se vayan. Rivera e Iglesias son líderes de circunstancia pero es pronto para denostarlos. Quizá hubiera estado bien que cumplieran un papel de contrapeso y vigilancia a derecha e izquierda pero Podemos rompe ese esquema al convertirse en segunda fuerza (a la espera de la urnas).

Empezaba por decir que mienten o no dicen la verdad. La verdad es la deuda pública, las pensiones, el desempleo (y el empleo precario o mísero) y la desigualdad. Hablan de ello como hechos puntuales cuando la realidad es que se proyectan un quinquenio como poco. Habrá que hacer esfuerzos añadidos pero de ello no hablan porque espanta votos. Lo dicho, unos mienten y otros no dicen la verdad. No son de fiar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...