edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
25/03/2019

Inversores entre el calvario y el refugio

Para conocer a qué distancia se encuentra la próxima crisis, los economistas aconsejan medir la intensidad con la que los inversores compran otros activos y la velocidad a la que se dirigen al refugio. El activo, que coincide con el refugio, es el bono alemán. Huyen a Alemania, emigra el dinero. Compradores conocedores de que allí no hay deuda sino cuentas al cobro. Así parece que es el destino dorado cuando los pronósticos indican que vienen mal dadas para el mundo de la inversión. Y da igual que el bono germano cotice en negativo: si es seguro, basta y sobra.

El comportamiento es razonable. Sucede cada vez que asoma una corrección bursátil. Esta debería producirse en breve a juzgar por la subida vertical del selectivo español, del cual se asegura en medios bien informados, que habría agotado ya todo su potencial previsto y calculado para el presente ejercicio. Los razonamientos de los inversores, no siempre razonables, siguen dándole a la cantinela de las dudas sobre la economía, a la guerra comercial mundial y al papelón que resulte de la barahúnda de los isleños británicos, enredados en su enredo.

Ya refugiados en el bono germano, fuera del mercado variable y a salvo de cualquier naufragio nacional -político o económico- se sienten seguros los inversores tras haber pillado el 11% de ganancia a un riesgo que apenas duró tres meses, lo que lleva de año el río revuelto. Ahora la duda está en averiguar el tiempo de permanencia al amparo del bono, un albergue que puede prolongarse por nueve meses, o más, con el dinero en lugar seguro pero sin rendimiento alguno. Porque tampoco parece que el regreso a la inversión patria, a la Bolsa española, pudiera reportarles mejor destino.

Al respecto no hay buenas noticias. Primero porque las ganancias están agotadas; la Bolsa no subirá más en lo que resta de ejercicio. Segundo porque los beneficios de las empresas que cotizan en Bolsa no irán más allá del 1% (que demasiado poco parece, aunque si lo aseguran los expertos...) que chinos y norteamericanos seguirán sin entenderse y que los isleños anglosajones llevarán a la ruina a media Europa. Mal panorama, muchos peligros para la altura del año en la que se encuentra la civilización. Y todo a la espera de los resultados de las urnas. Un calvario. Al refugio de cabeza.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...