edición: 2558 , Jueves, 20 septiembre 2018
11/04/2018

En un giro imprevisto Merkel advierte de que Nord Stream 2 no puede dejar a Ucrania sin ingresos

Kiev percibe por el tránsito de gas ruso por su red un peaje que forma parte de sus ingresos fiscales
Carlos Schwartz
La canciller alemana Angela Merkel advirtió a Rusia que la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2 no puede suponer la pérdida de los ingresos por peaje que percibe Ucrania por el tránsito de gas ruso a través de su red de gasoductos. Este es un cambio significativo en la política exterior de Berlín en la medida que hasta ahora la canciller había señalado que Nord Stream 2 al igual que Nord Stream en su momento son “iniciativas privadas ajenas a las decisiones del Gobierno”. El consorcio de los gasoductos está formado por la rusa Gazprom como socio mayoritario y las compañías Wintershall, E.On, Gasunie de Holanda y ENGIE. En la historia de su desarrollo el gasoducto fue defendido desde su fundación en 2005 como una forma de evitar las interrupciones de suministro de gas que se manifestaban ocasionalmente por las tensiones entre Rusia y Ucrania en torno al abastecimiento de gas a la república ex soviética. El presidente del consorcio es el ex canciller alemán socialista Gerhard Schroeder quien ha sido designado en septiembre pasado presidente de la petrolera estatal rusa Rosneft. Desde que la denominada revolución del Maidán se encumbró en Ucrania con su política de adhesión a la Unión Europea y la elección como presidente del empresario Petro Poroshenko y el desencadenamiento de la crisis con Moscú con la ocupación rusa de la península de Crimea, la política exterior germana cambió su relación con Kiev y tomó distancia de Moscú.
Pese a ello esta es la primera vez que Merkel hace una advertencia a Rusia sobre la posibilidad de que los ingresos fiscales de Ucrania caigan por la entrada en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2.

El incidente pone de relieve una vez más el profundo condicionamiento geopolítico del comercio energético internacional, en este caso a través de una red de gasoductos. El desarrollo de Nord Stream 2 ha provocado profunda irritación en los gobiernos de Polonia y las naciones del Báltico que rechazan la creciente influencia energética de Rusia en el norte de Europa. 

Un grupo de naciones europeas que formaron parte del “bloque del Este” en épocas de la Unión Soviética han hecho una activa campaña en contra del Nord Stream 2 argumentando que va a afectar su seguridad energética. El grupo intentó suscitar el bloqueo de licencias para el paso del gasoducto por el lecho del mar del Norte sin éxito. Las declaraciones de Merkel se han producido esta semana en el contexto de una visita del presidente Poroshenko a Alemania. 

Esto ha hecho que algunos analistas consideren la posición alemana como una concesión transitoria a Kiev en el contexto de la visita presidencial pero que Alemania no va a renunciar en ningún caso a tener la llave energética del norte de Europa aunque el 51% de esa llave sea propiedad de la gasista estatal rusa Gazprom. Sin embargo el Gobierno alemán, firmemente comprometido en la expansión económica dentro del espacio ex soviético y en el caso de Ucrania materializado sobre todo por el interés en las fértiles tierras del oeste del país, no puede dar la espalda a los intereses económicos de Kiev. “No puede ser que Ucrania pierda toda relevancia en términos de tránsito de gas como resultado de Nord Stream 2”, afirmó Merkel. La canciller añadió que “Estos son ingresos para Ucrania.Esto tiene una importancia estratégica para Ucrania. Es por ello que he dejado muy claro que el proyecto Nord Stream 2 no es posible sin claridad sobre el papel de Ucrania como territorio de tránsito”. Merkel dijo durante la rueda de prensa conjunta con Poroshenko que había hecho las mismas observaciones un día antes en conversación telefónica al presidente ruso Vladimir Putin.

La semana pasada el consejero delegado de Gazprom Alexei Miller afirmó que Nord Stream 2 va a suponer una reducción del paso de gas por Ucrania de entre 10.000 y 15.000 millones de metros cúbicos al año. Una reducción de este volumen supone una reducción de ingresos para Ucrania del orden de los 3.000 millones de dólares anuales que el país obtiene de bombear gas a través de una red de gasoductos desarrollados en el país durante la era soviética. “No estamos diciendo que vamos a suprimir por completo el paso de gas a través de Ucrania, en la medida que hay ciertos países, regiones, que están sobre el borde de la frontera de Ucrania del lado de Europa”, afirmó Miller. El recorte en el volumen del paso de gas puede convertir al gasoducto en un generador de pérdidas.

Las advertencias de Merkel no suponen el fin del proyecto de Nord Stream 2, sino más bien una combinación de los compromisos adquiridos con Kiev y con el presidente Poroshenko de un lado y del enfriamiento de las relaciones con Moscú de los principales gobiernos occidentales tras el incidente del ataque a un ex espía ruso en Londres adjudicado a una decisión del Kremlin. No cabe la menor duda que Gazprom sabrá leer en las advertencias de la canciller una creciente resistencia a los planes energéticos de Rusia y la empresa deberá reconsiderar su política frente a Kiev en la medida que una buena parte de la inversión para esta infraestructura con un coste de 9.500 millones de euros y un recorrido de 1.200 kilómetros ya se ha hecho. Abandonar el proyecto tendría un coste inasumible. 

La defensa de los intereses económicos de los países del Este europeo pone de manifiesto el interés por parte de Merkel de consolidar la influencia germana en los estados ex soviéticos en Europa del Norte. Que la actitud política hacia Moscú ha cambiado en el Gobierno alemán lo ha puesto en evidencia el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, la semana pasada.  Además de haber hecho advertencias en contra de la agresión rusa el ministro alemán dijo que “la posición de Rusia cambia la realidad de nuestra política exterior”. Maas se ha mostrado mucho más beligerante contra Rusia que los anteriores ministros alemanes de Exteriores respondiendo al clima de creciente rechazo a la política del Gobierno de Putin.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...