edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
12/03/2018

E.ON y RWE acuerdan una reorganización de sus activos y cambian el mapa energético alemán

Las dos primeras del sector en Alemania resurgen de los problemas sufridos por la revolución energéticas
Carlos Schwartz
Las dos primeras empresas generadoras y distribuidoras de energía eléctrica de Alemania han alcanzado un acuerdo en principio para una compleja operación de redistribución de activos y consolidación parcial que supone un cambio radical en el mapa energético del principal mercado interno europeo en el que están presentes las industrias que son las mayores consumidoras de electricidad de la Unión Europea. El acuerdo implica que E.ON adquiere de RWE su filial Innogy en la que se concentran todas los activos de energías renovables de esta última y de la que tiene el 76,8%. Al mismo tiempo, RWE recibe en compensación por su aporte en especie el 16,67% de E.ON. Las acciones se emitirán por vía de una ampliación de capital del 20% contra una aportación en capital existente y autorizado. Como parte de esta compleja operación, que en su conjunto equivale a unos 43.000 millones de euros en dinero y activos RWE, recibirá los activos renovables de E.ON y los de Innogy que generarán electricidad bajo el paraguas de RWE. Esta última también recibirá el negocio de los depósitos de gas y la participación de Innogy en la austriaca Kelag.
E.ON y RWE acometieron tras la decisión de Alemania de anticipar el cierre de su generación nuclear de electricidad en 2011 movimientos asimétricos pero convergentes. E.ON hizo una escisión de activos y dejó fuera de su matriz los activos de generación convencionales y los nucleares reteniendo el negocio de redes, distribución a clientes y generación renovable. 

De forma divergente RWE hizo lo contrario, escindió sus activos renovables y los concentró en una filial externa que bautizó Innogy conservando en su órbita a la energía convencional y la nuclear. Ambos movimientos desde luego llevaban implícita la posibilidad de ser complementarios en un futuro si ambas eléctricas sobrevivían con pie firme a la revolución energética proclamada por el Gobierno de la canciller Angela Merkel hace 17 años con el objetivo de hacer una transición escalonada hacia la energía renovable. 

Las transferencias de activos y las tomas de participaciones una vez aprobadas por los consejos de administración de ambas empresas serán retroactivas a enero de 2018. Como parte del conjunto de la transacción RWE hará un pago en dinero de 1.500 millones de euros a E.ON por la transferencia de parte de los activos.

Ambas empresas dieron indicios claros el año pasado de haber sorteado los grandes escollos de la reforma energética alemana y la crisis financiera internacional y la gran recesión durante la cual la industria sufrió una fuerte caída del consumo. La política energética germana golpeó de lleno a las dos mayores eléctricas verticalmente integradas del país. Ambas empresas vieron caer sus márgenes de forma dramática en 2013, y recién en 2014 lograron estabilizar sus ingresos aunque fuesen significativamente inferiores a los de años anteriores.

Pero el punto de viraje fue el año pasado cuando el Tribunal Constitucional de Alemania dictaminó que un impuesto al combustible nuclear impuesto por el gobierno a las eléctricas era ilegal abriendo la posibilidad de que ambas empresas recuperaran un mínimo de 6.300 millones de euros aplicados por ese concepto. La complementariedad de las decisiones adoptadas por ambas eléctricas entre 2014 y 2015 de separar activos ha quedado desvelada recién tras el anuncio de la operación de redistribución de activos y concentración parcial de ambas empresas el pasado fin de semana. 

E.ON hará una oferta de adquisición de las acciones de Innogy en manos de terceros a un precio total de 40 euros que representan 36,76 euros por las acciones y 3,24 euros por acción en concepto de dividendos por los años fiscales 2017 y 2018. RWE no participa de esta oferta. De acuerdo con un portavoz de E.ON la empresa hará foco en su clientela y se concentrará en las redes de distribución de energía y los servicios de valor añadido a los clientes.

Por su parte, RWE gestionará el conjunto de los activos renovables de ambas empresas y mantendrá las líneas de generación convencionales que considere estratégicas. Innogy sufrió el año pasado problemas de gestión que desembocaron en la dimisión de su consejero delegado Peter Terium en diciembre pasado tras advertir la empresa que sufría una caída de ingresos que hizo retroceder las acciones un 13% en la bolsa. Fue reemplazado de forma transitoria por Uwe Tigges, un consejero de la empresa. La semana pasada se supo que el director financiero de la filial de RWE, Bernhard Günther, fue atacado con ácido por desconocidos y quedó  seriamente herido y está hospitalizado. El reagrupamiento de los activos supone ponerlos bajo el control de gestión directa de RWE.

La operación supone un intento de sellar la ambiciosa transformación de dos de las empresas energéticas más relevantes de Europa que se dotaron de una estrategia de medio plazo para salir del atolladero de los cambios en los mercados de la energía internacionales. El acuerdo es una señal de que ambas empresas están de vuelta en el terreno de la competencia internacional tras su atrincheramiento y tratando de consolidar los perfiles que decidieron desarrollar hace ahora cuatro años de forma asimétrica pero convergente. 

En enero pasado, E.ON vendió su participación en la filial Uniper en la conservaba un 47% al grupo finlandés Fortum por 3.800 millones de euros. Uniper era la filial en la que E.ON había concentrado sus activos de generación convencional. Es decir que la operación queda ahora como una paso previo a la concentración y redistribución con RWE. Los analistas europeos del sector d ella energía consideraban el fin de semana que la operación en Alemania es reflejo de una tendencia general dentro del sector también en el resto de Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...