edición: 2640 , Miércoles, 23 enero 2019
25/11/2011

Erre que erre

Rafael Vidal
Resulta cuando menos curioso que la mayoría de los analistas y comentaristas estadounidenses consideren la actual situación de la UE como el proceso que lleva, de forma inexorable, al final del euro. No parecen tener duda alguna sobre esta cuestión y, visto lo visto, en cuanto a soluciones políticas se refiere, no les falta razón.

Parecía que en los últimos días se había avanzado algo en el asunto de los eurobonos, pero Angela Merkel ha vuelto a decir NO, porque ello supondría que todos los países se financiarían al mismo precio, y ¡hasta ahí podríamos llegar!. Primero, los ajustes que nos empobrezcan lo suficiente y, luego, y sólo luego, una política fiscal común y los eurobonos. Es obvio que la canciller Merkel quiere imponer a toda Europa los ajustes que hizo Alemania hace unos años, lo cual estaría bien, pero con la gran diferencia de que ahora vivimos una crisis económica sin precedentes que cambia, o debería cambiar, algunas de las reglas del juego.

Dicen los analistas estadounidenses que los eurobonos eliminarían los riesgos de liquidez, de crédito y de tipo de cambio, al facilitar financiación más barata a los países con problemas -tal vez eso les ayudaría a salir de la recesión-, relajaría las preocupaciones sobre la solvencia y, lo que es más importante, ayudaría a la banca, al proporcionarle colaterales de alta calidad que mejorarían su perfil de riesgo y la permitirían acudir a los mercados a financiarse en mejores condiciones. Todo eso no parece ser importante para la canciller Merkel, ni siquiera cuando la banca alemana, una de las más perjudicadas de Europa, ha pedido tiempo a la Autoridad Bancaria Europea para presentar sus planes de recapitalización, es decir, para revisarlos al alza.

En cuanto a la cuestión de la liquidez, que últimamente me preocupa bastante, no queda más que decir que los inversores han apretado al acelerador en la venta de bonos alemanes, hasta el punto de que la rentabilidad del bund a 10 años se situaba ayer en el 2,12%. Esto quiere decir que cada vez hay menos inversores dispuestos a comprar la seguridad alemana en medio de la inseguridad de la eurozona, porque lo que ahora está en juego es la permanencia del propio euro.

Ante todo esto, se han convocado más reuniones para diciembre en las que, probablemente, se intentará eludir una vez más la cuestión de fondo, a menos que para entonces el bund haya alcanzado una rentabilidad propia de los eurobonos más caros, lo cual es cuestión de tiempo. No sé si puede haber una Europa de dos velocidades, pero lo que sí sé es que el mundo funciona a dos velocidades, una es la de los mercados, la realidad misma, y la otra, la de algunos políticos europeos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...